Economía

Las bolsas festejan la rebaja del BCE y la retirada del referéndum griego

Comentarios 1

Las bolsas europeas festejaron con significativos avances la bajada de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la retirada del referéndum con el que el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, quería sondear el apoyo del pueblo heleno al nuevo plan de rescate.

Los parqués del Viejo Continente, que comenzaron la sesión con pérdidas, empezaron a anotarse ligeros avances en cuanto Papandréu perdió la mayoría absoluta que tenía en el Parlamento para afrontar una moción de confianza prevista para mañana.

Los mercados lo interpretaron como un jaque a la continuidad del primer ministro y al temido referéndum, que hacía peligrar la continuidad de Grecia en el euro y provocó que Alemania y Francia optaran por bloquear las ayudas al país mediterráneo.

Los inversores tardaron solo minutos en empezar a celebrar la retirada de apoyos a Papandréu, mientras en España el Tesoro Público cerraba una subasta de casi 4.500 millones de euros en bonos, a pesar de las turbulencias del mercado. El éxito lo consiguió a costa de elevar ligeramente la rentabilidad de los bonos a 5 años y atrayendo una fuerte demanda, a pesar de las dudas que persisten sobre las economías periféricas y tras conocerse un nuevo ascenso del paro, que sitúa a cierre de octubre en 4.360.926 el número de personas registradas oficialmente como demandantes de empleo.

A mediodía las principales bolsas europeas subían: el DAX de Fráncfort, un 1,75 %; el MIB de Milán, un 1,56 %; el CAC de París, un 1,50 %; el IBEX de Madrid, un 0,70 % y el FTSE londinense, un 0,42 %. Sin embargo, el rally alcista de los parqués no llegó hasta que el nuevo presidente del BCE, el italiano Mario Draghi, anunció por sorpresa una rebaja de un cuarto de punto de los tipos de interés, que dejó el precio oficial del dinero al 1,25 %.

Así, poco después de las 14 horas, la Bolsa de Milán subía un 4,05 %; la de París, un 3,31 %; Fráncfort, un 3,29 %; Lisboa, un 2,68 %; Madrid, un 1,91 % y Londres, un 1,26 %. No obstante, la euforia inicial de los inversores por la rebaja de tipos de interés se fue conteniendo a medida que avanzaba la rueda de prensa de Draghi y se digerían sus palabras.

En primer lugar, se aceptaba que las tensiones en los mercados financieros probablemente afectarán al crecimiento de la eurozona en la segunda mitad de año, que ya se espera que sea muy moderado, a lo que se suma una inflación por encima del objetivo del 2 %.

Pero además, de cara a 2012, el nuevo presidente del BCE dejó entrever que es probable una revisión significativa a la baja en las previsiones de crecimiento económico, con menos inflación pero sin riesgo de que los precios caigan.

Por último, la fiesta también se contuvo por la petición del BCE para que los países con problemas tomen las medidas adicionales que sean necesarias y se acelere la aplicación de las reformas estructurales comprometidas, porque el organismo rechaza la idea de convertirse en "prestamista de última instancia".

En cualquier caso, los inversores apostaron por la compra de acciones al considerar que se allana en parte la larga crisis griega con la retirada definitiva del referéndum y con un nuevo presidente del BCE que podría ser más activo que su antecesor.

Al fin y al cabo, el recorte de tipos en su estreno se puede interpretar como un intento de ponerse por delante del mercado y adelanta al menos un mes el consenso de buena parte de los expertos. Finalmente, al cierre del mercado, la Bolsa de Milán subió un 3,23 %; París, un 2,73 %; Fráncfort, un 2,81 %; Madrid, un 1,61 % y Londres, un 1,12 %.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios