UD Los Barrios Rosano: "El nuevo inversor de la UD Los Barrios me transmite confianza"

  • El preparador termina su vinculación con la Unión este jueves y se despide de la afición agradecido

  • El técnico, convencido de que Reygadas se hará cargo de las tres nóminas adeudadas por Nazábal

Keko Rosano, en un encuentro en el San Rafael.

Keko Rosano, en un encuentro en el San Rafael. / Juanjo Rodríguez

Aunque ya hace varias semanas que no ejerce tras el final de la temporada en Tercera división, Keko Rosano aún sigue siendo entrenador de la UD Los Barrios, cargo que dejará de ocupar este jueves, cuando se cumpla su contrato. El técnico se ha despedido de los aficionados a través de Europa Sur y ha mandado un mensaje optimista respecto al nuevo grupo inversor comandado por José Reygadas, que toma el relevo del argentino Pablo Nazábal.

"El señor que parece que va a tomar las riendas, tras mostrar la confianza que mostré en el Ayuntamiento, en Moya, en Nazábal... si miro el currículum de este hombre tengo que confiar en que va a montar un proyecto en Los Barrios. A nivel empresario es un bastinazo", comenta el preparador, que actualmente se encuentra organizando campus de fútbol-playa en Andalucía con su empresa Fun and Learning.

Precisamente cuando termine su contrato se cumplirán tres meses en que ni el técnico ni muchos de sus jugadores han recibido sus nóminas. "Cobramos la última nómina en marzo. Hay jugadores que terminaron su vinculación con la entidad en mayo, pero otros tienen contrato hasta final de junio. Nos han dicho que el nuevo grupo inversor se encargará de abonar los pagos atrasados. Confío plenamente en que (Reygadas) va a pagar la liquidación de la temporada y va a hacer un buen proyecto en Los Barrios. Es un hombre serio de negocios. Me da toda la confianza de que va a pagar lo que se nos debe de la temporada", señala.

Los impagos, que fueron denunciados por la plantilla el pasado 28 de abril, enturbiaron un poco la relación del técnico con Pablo Nazábal por apoyar a sus jugadores. Algo que parece haber quedado atrás: "Tengo una magnífica relación con Pablo. Hemos hablado de lo que pensamos el uno del otro, y le dije que falló en prometer que nunca iba a faltar el pago. Saqué un comunicado dándole mi apoyo cuando ya debía dos meses y luego lo usó en mi contra, y se lo dije, como le dije que yo lo apoyé hasta el momento en que dejó de cumplir con los pagos y le retiré mi confianza", explica.

La falta de público y el formato han hecho que la temporada haya sido extraña para Rosano: "Ha sido un año muy raro. Ni el aficionado ha podido disfrutar del equipo ni viceversa, con una temporada atípica en que te jugabas ir al ascenso o al descenso en pocos partidos. He aprendido, y cito a mi mentor Joaquín Caparrós, que para ser un entrenador de élite hay que vivir las experiencias de los equipos de base. Hay que trabajar mucho para conseguir resultados y seguir trabajando a pesar de las adversidades. Y que todo se puede conseguir".

Rosano junto a su segunda durante la temporada, Montse Bustos. Rosano junto a su segunda durante la temporada, Montse Bustos.

Rosano junto a su segunda durante la temporada, Montse Bustos. / Juanjo Rodríguez

"El balance deportivo ha sido bueno. El equipo hizo una primera vuelta magnífica, a pesar de que la gente no confiaba en unos jugadores tan jóvenes. Yo confié en ellos, en Álvaro Moya. Pablo Nazabal tuvo problemas a nivel de liquidez y se fue viendo con los impagos. Traía buenas intenciones y por eso lo apoyamos. A partir de ahí hubo un momento en que no hubo regularidad en los pagos y si cobras poco dinero y te faltan 50 días...", reflexiona.

El técnico cree que cometió un error cuando el equipo estaba en los primeros puestos y luchaba por meterse en el playoff: "Me equivoqué en meter demasiada presión a mis jugadores cuando íbamos terceros, porque les dije que de los cuatro partidos que quedaban dependía su futuro y que sería súper importante. Creo que un equipo tan joven no soportó la presión que yo les metí. Quizás ahí era el momento de haberles dicho que había que disfrutar".

Por último, el entrenador se despide de los seguidores gualdiverdes: "A la afición le quiero decir que es muy importante y reconocida. Le pido que tenga confianza en el nuevo inversor y seguramente puedan disfrutar de un buen proyecto. Y les doy las gracias por apoyarnos en los momentos en los que han podido entrar al San Rafael".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios