Unión Deportiva Los Barrios La plantilla de la UD Los Barrios denuncia impagos: "Algunos compañeros no tienen para comer"

  • Los jugadores en un comunicado, apoyado por los técnicos, señalan que la directiva adeuda "varias nóminas"

  • Rosano: "Hemos tenido algún desmayo durante los entrenamientos este año; la situación es insostenible"

Dani Ekedo y Adrí Domínguez se disponen a leer el comunicado ante los medios.

Dani Ekedo y Adrí Domínguez se disponen a leer el comunicado ante los medios. / M. C. I. C.

La primera plantilla de la Unión Deportiva Los Barrios ha confirmado este miércoles, mediante un comunicado y en rueda de prensa, la información adelantada por Europa Sur que advertía que la directiva gualdiverde, de la que oficialmente sigue siendo su máximo responsable Álvaro Moya, le adeuda "varias nóminas". El entrenador, Keko Rosano, denuncia que en el transcurso de esta temporada ha habido jugadores que han sufrido desfallecimientos en los entrenamientos como consecuencia de la falta de alimentación al carecer de ingresos.

La preocupante salud financiera de la Unión Deportiva Los Barrios sigue en ebullición. Tras los problemas que ha afectado a los equipos de la cantera gualdiverde, sancionados con pérdida de puntos por impagos de los recibos arbitrales, en algunos casos desde enero, ahora es la primera plantilla la que ha dado un paso al frente para denunciar "que son varios meses" los que adeuda el club a los jugadores y entrenadores provocando que algunos de ellos no tengan, según sus propias palabras, "dinero  ni para comer".

La denuncia llegó mediante un comunicado, leído por uno de los capitanes, Adri Domínguez, a quien respaldaba el resto de la plantilla, sentada a su espalda, en la grada. Los jugadores reclaman las nóminas atrasadas y afirman que solo ven "guerras empresariales entre las dos partes que rigen los intereses de la UD Los Barrios", en referencia a Álvaro Moya y a Pablo Nazabal. También denuncian que carecen de ropa para los viajes oficiales del club, a los que tienen que acudir en muchas ocasiones con ropa de calle.

"Faltan dos semanas para que termine la competición y hay compañeros que no tienen ni para comer. Tenemos compañeros de fuera y se quedan prácticamente tirados porque no tienen para volver a sus países, para comer ni para nada. Llevamos sufriéndolo toda la temporada. Llevamos exigiendo lo que nos pertenece varios meses y no se cumple con nosotros. Hemos dado la cara por todos y ahora nos toca exigir lo nuestro", explicó Adri Domínguez en representación del vestuario y el cuerpo técnico.

El vestuario incidió, en boca de su capitán, en los continuos incumplimientos por parte del club: "Se nos dice que se nos va a pagar, que esperemos unos días... pero así llevamos varios meses. Siempre nos han pagado tarde y ahora se nos adeudan unos cuantos meses. Nuestro objetivo era salvar la categoría y hemos estado todo el año entre los tres primeros. Al final no conseguimos mantenernos ahí pero sí logramos el objetivo que se nos marcó desde el club".

Otro de los capitanes, Dani Ekedo, también mostró la incertidumbre por la que atraviesan los jugadores: "El equipo está muy preocupado por el tema de los cobros, llevamos todo el año así. Aquí ninguno gana gran cosa, cobramos para sobrevivir y para comer. Pedimos lo que nos pertenece. El objetivo era salvar al equipo y lo cumplimos. Cuando llegamos aquí, todos íbamos a cobrar, todo iba a estar bien, pero ahora no tenemos noticias de ellos (de la directiva). Queremos saber qué es lo que está pasando".

El entrenador de la Unión, Keko Rosano, ha querido mostrar su total apoyo a la plantilla: "Cuando llega una situación insostenible es cuando los jugadores no tienen ni para comer. Este año hemos tenido más de un desmayo durante los entrenamientos porque no comían. Cuando han venido a mí y me han dicho que no podían más, no me queda otra que estar a su lado, apoyarlos a muerte y defender lo que se han ganado".

"Esta es la otra cara del fútbol profesional. Somos el equipo que más entrena de la categoría, seis días a la semana, como auténticos profesionales. Hemos competido al máximo nivel pero nadie se ha dado cuenta de las dificultades que hemos pasado a lo largo de la temporada", resalta el técnico.

"Los responsables del club son los que tienen que tomar cartas en el asunto. Los jugadores van a seguir entrenando como profesionales y compitiendo. A este grupo no se le puede poner ni un pero porque han sido auténticos profesionales. Se han ganado el respeto de todo el mundo y poder exigir su dinero porque como han dicho los capitanes, esto se acaba, no vemos soluciones y porque hay chicos que tienen que regresar a sus países y no tienen ni un euro en la cartera, con compañeros teniéndoles que prestar dinero, y no pueden más", señala Rosano.

Sobre por qué no han denunciado antes la situación, Rosano responde: "Porque yo saqué de este grupo un compromiso deportivo. El 90% de los jugadores son jóvenes que han venido a formarse y crecer como profesionales y ellos tenían que mirar por eso".

"Los hemos tenido ahí aguantando. Sabemos que muchos equipos tienen problemas, pero cuando los problemas son de subsistencia ya no se puede más. Por eso se han callado, han trabajado y han luchado sin sacar ningún comunicado hasta que llega un momento en que los chicos no pueden más. Ha llegado una situación insostenible", agregó.

Preguntados sobre si se plantean no jugar alguno de los dos encuentros que restan para que termine la competición, tanto los dos capitanes como Rosano son rotundos: "No".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios