Fútbol

El divorcio entre Rubiales y Tebas tensa la cuerda

  • El Consejo Superior de Deportes actúa de mediador en un convenio que sigue alejado

Rubiales y Tebas, en un cara a cara. Rubiales y Tebas, en un cara a cara.

Rubiales y Tebas, en un cara a cara. / E. S.

Luis Rubiales y Javier Tebas, presidentes de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga, respectivamente, reunieron este martes a los clubes de Segunda B y Tercera división en sendas reuniones celebradas a la vez en busca de apoyos para la asamblea del próximo día 29, que votará los nuevos modelos de Copa del Rey y Supercopa que propone el primero y rechaza el segundo, entre otros asuntos y peticiones de las entidades. La jornada avivó un poco más la hoguera que existe entre Tebas y Rubiales, que, a ojos de los clubes, están condenados a entenderse por el bien del fútbol.

Pese a volver a sentarse en la misma mesa en el Consejo Superior de Deportes (CSD), que actúa como mediador en la negociación del convenio –el 6 de mayo están citados de nuevo–, el alejamiento y las diferencias no han hecho más que agudizarse en las últimas horas.

Tebas, además, confirmó que no irá a la Asamblea del lunes en la RFEF, que le reprocha intentar bloquear todo, convenio, calendario, competiciones y perjudicar al fútbol modesto.

“Esta es vuestra casa y nos espera un futuro prometedor a todos, juntos”, aseguró Rubiales a las 500 personas que asistieron a la cita en la sede federativa, donde también anunció el nombramiento de tres nuevos vicepresidentes: Maximino Martínez, presidente de la territorial de Asturias, Joan Soteras, de la de Cataluña, y Salvador Gomar, de la Valenciana.

“Venimos a ayudar y a sumar. Vamos a estar al lado de los equipos”, proclamó Javier Tebas a pocos kilómetros de Las Rozas a los muchos representantes de clubes asociados a Proliga.

Junto al dirigente de la Liga, el presidente de ProLiga, David Jiménez, insistió en que son una asociación para velar por los intereses de los asociados, “no enemigos de nadie”, y en “poner todo para que la Federación aclare el reparto del 1%”. Jiménez se refirió así a lo estipulado en el Real Decreto Ley de 2015 que regula la venta centralizada de los derechos audiovisuales del fútbol profesional, que determina que LaLiga debe entregar anualmente a la RFEF un 1 por ciento de los ingresos “como contribución solidaria al desarrollo del fútbol aficionado”, cifra en torno a 60 millones de euros según la Liga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios