CD San Roque de Lepe - UD Los Barrios | La crónica La Unión salva el honor a última hora (4-4)

  • Los barreños dejan escapar un 0-2 al descanso y acaban por sumar un punto en Lepe tras una segunda parte de locura 

  • Los gualdiverdes se mantienen quintos a la estela de la liguilla

El gualdiverde Bonaque (d) junto al aurinegro Juan Jorrín (i) durante el partido. El gualdiverde Bonaque (d) junto al aurinegro Juan Jorrín (i) durante el partido.

El gualdiverde Bonaque (d) junto al aurinegro Juan Jorrín (i) durante el partido. / P. C.

La Unión Deportiva Los Barrios despertó este domingo a tiempo de la pesadilla para firmar un empate 4-4 de locura en Lepe y mantenerse a la estela de la liguilla. Los barreños, que se adelantaron con dos goles de Gonzalo en el primer tiempo, cayeron en un despropósito de segunda parte en la que encajaron cuatro tantos frente al San Roque de Lepe, que jugaba con un hombre menos por expulsión de Ekedo desde el minuto 44. Forján marró una pena máxima con 0-2 y Guti empató en la última jugada del partido.

En el primer periodo la Unión salió a tantear a su rival y se llevó el premio casi sin querer. En los compases iniciales Forján y Alan protagonizaron los primeros escarceos de los visitantes y, precisamente, en un centro del banda mexicano nació el tanto que abrió el marcador en Lepe. En el minuto 4, Gonzalo aprovechó el centro medido del extremo para rematar en semifallo y batir a Miguel Guerrero, que hizo el muñeco mientras la pelota entraba en el marco llorando. 1-0. El choque tomaba un cariz favorable a los barreños. Los leperos intentaron reaccionar, pero de forma muy tímida en los minutos posteriores. La zaga gualdiverde apenas se inquietó.

A los veinte minutos, Gonzalo, otra vez él, arrancó la moto dentro del área para fusilar al cancerbero local con un auténtico obús ajustado al palo corto. 2-0 y en dos disparos a puerta. Máxima efectividad hasta el momento. Instantes después Alan se echó al suelo y Guti entraba para sustituirle. La primera dificultad para los de la Villa.

La Unión tenía todo de cara para hacerse con una plaza de liguilla tras el descalabro matutino del Betis Deportivo en Guadalcacín (3-2). Más si cabe con el penalti del que dispuso a la media hora Forján. Guti entró como una exhalación al segundo palo y Correa lo derribó. El meta local logró mantener vivos a los suyos con una gran estirada y evitar que el pichichi del grupo se anotase una diana más en su cuenta. Para más inri, el exgualdiverde Dani Ekedo vió la roja por una dura entrada sobre Bonaque justo antes del descanso. La Unión tenía superioridad numérica y con 0-2. A la caseta con un guión casi ideal.

Pero, al igual que en el primer tiempo las cosas salieron a pedir de boca, en el segundo no hubo manera. Los barreños salieron relajados y los leperos con una marcha más, a la desesperada. En el minuto 55 la Unión ganaba 0-2; en el 59 perdía 3-2. Higor Rocha, Correa y Robles voltearon el marcador en un visto y no visto ante la impotencia de la retaguardia gualdiverde.

El primero fue una concesión. Eso y que Higor Rocha peleó hasta la línea de fondo como un animal un balón exquisito, que le brindó Miguelito, para adjuntar un voleón –casi sin ángulo– hacia el marco de Zamora. El segundo, a la salida de un córner. Correa cabeceó y el balón entró con el consiguiente júbilo de la hinchada local, que vio a los suyos realizar algo muy parecido a una gesta. El tercer tanto fue casi idéntico al segundo, sólo que un minuto más tarde y con distinto protagonista. Testarazo de Robles y 3-2.

Los de Carlos Ríos sacaron arrestos y lograron empatar por medio de Guti minutos más tarde. El algecireño empaló una volea en el segundo palo a centro de Gonzalo. Aún así, los de la Villa volvieron a incurrir en las mismas facilidades defensivas y Correa rendondeó su actuación con un doblete. Otro gol más de cabeza. 4-3.

Sin creerlo ni quererlo, los gualdiverdes se lanzaron a por todas y en la última del partido sonó la flauta. Otro gol de Guti, con un doblete, y un punto para seguir a la estela de la liguilla. Punto que sabe a gloria tal y como se pusieron las cosas, pero que se antoja agridulce para como marchaban en el primer tiempo. Así es la locura del fútbol. Bendito fútbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios