Algeciras CF El runrún con José Carlos

  • El interés de clubes de Segunda B por el lateral izquierdo del Algeciras vuelve a sobrevolar el Nuevo Mirador

  • La afición presiona para que se quede o, si se va, el club saque tajada económica 

José Carlos celebra su gol ante el Gerena.

José Carlos celebra su gol ante el Gerena. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF vuelve a tener el runrún en las orejas con José Carlos. El interés, real en muchos casos, de clubes de Segunda B -e incluso de alguno de Segunda para refugiarlo en su filial de la categoría de bronce- por el lateral izquierdo albirrojo sobrevuela otra vez el Nuevo Mirador. Ya ocurrió a comienzo de temporada cuando el Real Murcia trató de persuadir al futbolista sevillano y ha rebrotado ahora con el mercado de invierno en plena ebullición.

La campaña de José Carlos en el Algeciras no está pasando desapercibida para los equipos que le pusieron la lupa desde el pasado verano. El joven carrilero ha tenido sus picos al igual que el resto, pero es verdad que es uno de los que más ha destacado hasta el momento con su rendimiento en la banda izquierda. En 23 partidosc como titular ha sumado dos goles, el más reciente ante el Gerena, y un puñado de asistencias. El pasado domingo en el empate en Sevilla volvió a ser el mejor de los albirrojos.

El Algeciras se enfrenta a una situación peliaguda. El club tiene claro que José Carlos no se puede ir así como así y menos en este momento de la temporada. La directiva está haciendo un esfuerzo extra para reforzar la plantilla y reengancharse a los puestos de liguilla. Los albirrojos, en el caso de que la cuerda se tensase por parte del jugador, entienden que tienen derecho a una compensación económica.

La afición se mueve entre los incrédulos que solo ven la típica maniobra por parte del representante y los preocupados por uno de los jugadores claves de este equipo. La mayoría de los seguidores confían en que José Carlos se quede hasta el final de campaña y se comprometa con el objetivo firmado cuando el club apostó por él y le rescató del descendido Castilleja. En lo que sí está de acuerdo la mayor parte del algecirismo es que si la situación se enroca, el Algeciras debe sacar tajada económica sí o sí.

La hinchada tiene reciente aún el caso de Pablo Ganet, que se marchó hace un año al Tánger prácticamente por nada, por una nómina, y la directiva aseguró en la última asamblea de socios que ese caso no volverá a repetirse con los contratos firmados desde el pasado verano. Si un club de Segunda B quiere a José Carlos tendrá que pasar por caja. No hay otra salida posible.

El futbolista, por su parte, ha mostrado hasta el momento un comportamiento ejemplar dentro y fuera del terreno de juego. Es por esto que la afición confía en que el runrún de una posible marcha se esfumará, al menos hasta junio, y el lateral podrá centrarse en lo que mejor sabe hacer para ayudar al Algeciras a pelear por su objetivo del ascenso.

    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios