Algeciras CF

El Algeciras, el invitado inesperado a la zona VIP

El Algeciras celebra el gol de Roldán en Melilla.

El Algeciras celebra el gol de Roldán en Melilla. / Giner

De los cinco equipos que ocupan los puestos de privilegio del grupo II de la Primera Federación, el Algeciras CF es el único que no figuraba en las quinielas de favoritos de la gran mayoría de aficionados, técnicos, jugadores y especialistas de la categoría. Después de las cinco primeras jornadas de competición y del último triunfo en Melilla, el conjunto de Lolo Escobar se ha convertido en el invitado inesperado a la zona VIP de la clasificación.

Aunque a estas alturas de temporada sigue siendo precipitado posicionar por qué reto va a luchar cada club, pocos se atreverían a dudar de que el Castellón, el Málaga o el Ibiza son tres de los grandes candidatos al ascenso directo. El Ceuta, respaldado por una potente inversión de la ciudad autónoma y con un plantillón, también se ha situado en la parte cabecera de esa parrilla de salida. ¿Y el Algeciras? Tras la profunda revolución vivida en el Nuevo Mirador, el gran objetivo marcado en lo deportivo es no pasar los apuros del pasado curso para mantener la categoría. Así lo expresó la propiedad, tras la transición de Félix Sancho a Mac Lackey y Ramón Robert, y así lo corroboró el cuerpo técnico entrante.  

Lo que también es verdad es que el Algeciras y todo su nuevo entorno mandaron un mensaje que han ido repitiendo una vez y otra vez y que tiene una palabra como denominador común: competir. Bajo esa premisa tan básica y sin tanto artificio, el Algeciras 2023-24 se han levantado con la prioridad de conjugar el verbo competir cada fin de semana. Y hasta el momento lo está recitando al pie de la letra.

Tres victorias y dos empates han elevado al Algeciras hasta los 11 puntos de 15 posibles, a solo dos del liderato que comparten el Castellón y el Ceuta. Los rojiblancos marchan cuartos por delante del Ibiza, aunque los de las Baleares tienen un partido menos (el pendiente con el Murcia). El cuadro de Escobar aventaja en tres al sexto, el Real Madrid Castilla, y en cuatro al pelotón de perseguidores entre los que está el Sanluqueño, el próximo visitante del Nuevo Mirador (el domingo a las 12:00).

Lo más interesante, al menos para los más cautos, es que el Algeciras ha abierto una brecha de siete puntos sobre la zona peligrosa. Toda renta lograda ahora es poca para cuando vengan los tropiezos y las curvas, que tarde o temprano vendrán.

A día de hoy, lo que más concierne es si el Algeciras está preparado para sostener el nivel que está mostrando. Si tiene fondo de armario para cuando empiecen a acumularse sanciones y lesiones. Habrá que esperar al paso de las jornadas y a los contratiempos para ver cómo Lolo Escobar ajusta y cómo va metiendo en la rueda de la competición a futbolistas que ahora cuentan con menos protagonismo o incluso algunos que están en proceso de recuperación o de ponerse en forma.

El Algeciras no va a colgarse el cartel de aspirante bajo ningún concepto, pero la mirada de los rivales ya empieza a mutar a tenor de los resultados y, sobre todo, de la entereza que este equipo está desplegando sobre el terreno de juego. En Melilla, sin ir más lejos, o cuando vino el Mérida se pudo detectar las precauciones tomadas para contrarrestar las virtudes de los algeciristas. Escobar, por su parte, no se sale de su discurso de humildad y hambre por competir.

Fuera de los puestos de play-off del grupo se encuentran trasatlánticos como el Real Murcia (también con un partido menos), el Córdoba de Iván Ania (que enderezó el rumbo en Alcoy), el histórico Recreativo de Huelva o un Atlético Baleares colista y en crisis total que se ha convertido en el primero de la categoría en prescindir del entrenador.

Como cada año, además, hay que contar con que algún conjunto de la clase media dé el golpe como ha ocurrido con el Linares en las últimas ligas. ¿Será el Algeciras ese tapado?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios