EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Algeciras CF

El día que El Mirador de Algeciras pudo ser de Primera

  • El añorado estadio fue designado para acoger un Málaga-Almería por el cierre de La Rosaleda pero los malaguistas no se presentaron

  • Se cumplen 40 años del único partido de la máxima categoría que nunca se jugó

El desaparecido estadio El Mirador de Algeciras. El desaparecido estadio El Mirador de Algeciras.

El desaparecido estadio El Mirador de Algeciras. / E. S.

Son días sin fútbol, días de recuerdos para los más nostálgicos cuando tratan de evadirse unas horas de la realidad, de la dichosa pandemia del coronavirus. La afición del Algeciras CF ha encontrado algo de refugio en los partidos históricos que está reponiendo Onda Algeciras durante la cuarentena. Las imágenes del viejo El Mirador han tocado la fibra de muchos. El desaparecido estadio a la orilla de la bahía guarda una curiosa anécdota que cumple cuarenta años: el día que debió acoger un partido de Primera que nunca se disputó.

El añorado El Mirador fue designado como el escenario de un duelo entre los extintos Club Deportivo Málaga y Agrupación Deportiva Almería que debía jugarse el 30 de marzo de 1980 por el cierre de La Rosaleda, sin embargo los malaguistas no se presentaron a la cita. Cuarenta años después son varios los medios malagueños que se han hecho eco de una incomparecencia que trajo muchísima polémica y que a día de hoy se trata del único partido en la historia de la Liga que nunca se jugó.

Uno de los que mejor rescata el episodio es Domingo Muñoz, historiador de la fundación del Málaga, que cuenta con todo lujo de detalles por qué aquel CD Málaga decidió no presentarse en el Mirador el 30 de marzo de 1980. El argentino Sebastián Viberti entrenaba al cuadro malaguista, que ocupaba puestos de descenso (17º) antes de medirse con el Almería.

Toda la polémica previa a la incomparecencia del CD Málaga surgió por una sanción de clausura del estadio La Rosaleda por un encuentro. El caso se remonta a la jornada 25 del campeonato liguero 1979-80, cuando se celebró el 16 de marzo de 1980 un choque entre el Málaga y el Rayo Vallecano, en un encuentro que acabó con un 1-3 a favor de los rayistas y que, según relatan las crónicas malaguistas, dejó un gran malestar en la grada por lo que consideró un arbitraje pésimo y perjudicial para su equipo por parte del valenciano Fandos Hernández. Tal fue el ajetreo en las tribunas de La Rosaleda que el colegiado decretó el final del partido cuando el crono aún marcaba el minuto 86 y el Rayo había anotado su tercer y último tanto.

Cuatro días más tarde, el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol acordó el cierre de La Rosaleda por un partido. El Málaga intentó revocar la decisión con la idea de recibir al Almería a las 11:30 del mencionado domingo 30 de marzo. El miércoles 26 de marzo, el Comité de Competición decidió que el encuentro se disputase en terreno neutral, en concreto en el Mirador de Algeciras, el domingo 30 a las 17:00.

El CD Málaga apuró la opción del Comité de Apelación, pero este órgano desestimó el sábado 29 su recurso y, ya el mismo domingo, un funcionario de Telégrafos intentó entregar el telegrama de notificación en el mismo estadio, a lo que el club adujo que ésa no era su sede oficial para no recogerlo.

A pesar de ello, el domingo día de partido, más de 4.000 aficionados acudieron a La Rosaleda, los jugadores fueron convocados a las 10:30 y la directiva presidida por Federico Brinkmann se reunió en las instalaciones del estadio malagueño. A las 12:25, tanto la directiva como los jugadores malaguistas abandonaron el campo y a las 17:00, en el Mirador, la Agrupación Deportiva Almería saltaba al terreno de juego alegcireño junto al trío arbitral... sin el Málaga.

No fue hasta el 1 de abril cuando el Comité de Competición dictaminó la derrota del Málaga por incomparecencia, otorgando los dos puntos a la AD Almería y restando tres al CD Málaga como sanción.

El pulso echado por el Málaga entonces ha tenido después algunos casos similares, pero todos en divisiones inferiores a Primera o en la Copa del Rey. En el recuerdo de la mayoría de los futboleros está el Barcelona que se negó en abril de 2000 a jugar la vuelta de su semifinal copera ante el Atlético de Madrid en el Camp Nou.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios