Algeciras CF

Tote, el hijo pródigo vuelve hecho un hombre

  • El algecireño ha vuelto más maduro, curtido por la experiencia en el norte y dispuesto a "ser feliz"

  • "Hay muchísimo nivel en la plantilla, pero nadie tiene el puesto asegurado", dice

Tote posa en los anexos al Nuevo Mirador. Tote posa en los anexos al Nuevo Mirador.

Tote posa en los anexos al Nuevo Mirador. / Andrés Carrasco

Cuando Tote se marchó al norte era un niño. Ahora, tan solo un año después, se puede decir que ha vuelto al Algeciras CF hecho un hombre. El canterano se ha curtido en su experiencia con el Vitoria, el filial del Eibar, y tiene claro que en el fútbol, por encima de otras cosas, "es muy importante ser feliz".

Alejandro López Escalante Tote es un jugador mucho más maduro. A sus 21 años ya sabe lo que es estar lejos de casa y convivir con otro tipo de fútbol, con uno muy diferente al que estaba acostumbrado. El algecireño se marchó traspasado, con su Algeciras en Segunda B, pero con otras miras muy distintas a las actuales. Ahora ha regresado a un equipo que marcha líder y aspira a todo.

El extremo, uno de los revulsivos en el último ascenso algecirista, sabe que parte de cero con Salva Ballesta, por eso quiere aprovechar cada sesión para ponerse a tono y el pasado martes, por ejemplo, se ejercitaba durante la jornada de descanso junto a los jugadores que están en recuperación. "Quiero ponerme a punto y estar disponible lo antes posible", afirma Tote. "Hay competencia, muchísimo nivel en esta plantilla, pero nadie tiene el puesto asegurado y con trabajo puedes llegar a tener la oportunidad", sostiene.

Tote se confiesa desbordado "por el cariño recibido por la afición" desde que se concretó su regreso. "Siempre, cuando subí al primer equipo, cuando me fui y ahora, no puedo estar más agradecido", subraya.

El extremo dice que ha vuelto "con experiencia, con mucho aprendido y con ganas de trabajar y demostrar lo que sé para ayudar al equipo", a un Algeciras que marcha líder del grupo IV-A de la Segunda B y aspira a acabar la primera fase entre los tres primeros para dar el salto a la nueva categoría profesional.

Tote reconoce que "se echa de menos la casa" y se queda con el aprendizaje que le ha supuesto este año en el norte. "Te vas a un filial y te vuelves a sentir como que vuelves a empezar otra vez. Y en cuanto al fútbol es muy diferente, no tiene nada que ver con el que se juega aquí", explica.

El algecireño llegó a un acuerdo con el Eibar para rescindir el contrato y empezó a mirar opciones: "Tenía de varios grupos pero en cuanto me llegó la posibilidad de volver a casa le dije a mi representante que no mirara más", admite. "Al final donde uno ha sido feliz siempre vuelve y es lo que quiero, volver a ser feliz aquí", acaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios