Algeciras CF - Córdoba CF | La crónica (2-2) El Nuevo Mirador no capitula

  • Los albirrojos se reponen a un 0-2 en una última media hora frenética en la que pueden remontar y perder

  • Antonio Sánchez se reivindica e Iván logra la igualada que reporta un punto que sabe casi a victoria

Iván marca el empate final para el Algeciras ante el Córdoba. Iván marca el empate final para el Algeciras ante el Córdoba.

Iván marca el empate final para el Algeciras ante el Córdoba. / Erasmo Fenoy

El Algeciras CF se ha propuesto vender muy cara su piel en el Nuevo Mirador. El fuerte resiste en Segunda B. Da igual que te llames Córdoba CF, que vengas con jugadores fogueados en campos de Primera y Segunda, que te pongas por delante una y dos veces... Todo eso da igual si concedes un hálito de vida a este Algeciras, a un torbellino que te puede poner el partido patas arriba en un abrir y cerrar de ojos. Del 0-2 al 2-2 para acabar con un final trepidante que se pudo decantar para cualquier lado. Lo de este Algeciras en su templo ya convalidaba cita con el cardiólogo y ahora va camino de hacerlo con el psiquiatra. Qué locura de partido.

El algecirismo disfrutó de otra tarde de fútbol total en La Menacha. Se escaparon dos puntos, pero esta vez supo a triunfo porque no hace tanto que a uno de lo antojaba imposible que el Algeciras fuera capaz de reponerse a dos goles de un rival de la talla enorme del Córdoba. Puede que los de la Mezquita, que parece que andan aún aterrizando en la categoría, tengan su cuota de responsabilidad por no saber amarrar semejante renta, pero también es verdad que es muy difícil contener a este Algeciras cuando se desata como si fuera un potro desbocado.

Los de Emilio Fajardo se entregaron por completo a sus ideales, a un juego valiente, desabrochado, kamikaze por momentos, pero también solidario, asociativo, muy atractivo para un público que se multiplica por semana en las gradas. Y es que parece una utopía aburrirse en el Nuevo Mirador, un lejano recuerdo de otro tiempo dominado por los bostezos. Este Algeciras transmite, se arrima al toro y sí, recibe alguna que otra cornada, pero no se rinde. Fajardo ha sabido conjuntar esos arrebatos de casta algecirista con el empuje de una hinchada que empuja de lo lindo.

El Algeciras pudo marcar a los ¡diez segundos! en un balón prolongado por Antonio Sánchez que centró Tote y remató Iván para que Becerra sacase una primera mano salvadora. Ahí estaba la carta de presentación de lo que se venía. Y con dos protagonistas inesperados: Fajardo devolvió al once al canterano Tote para dar mordiente a las bandas y apostó el '9' por Antonio Sánchez, que se reivindicó con un partido notable. El míster recuperó para la titularidad también a Francis Caturla pero el mediocentro no tuvo su mejor día. Tampoco sería justo martirizarlo porque le tocó bregar en una zona en la que el Córdoba supo buscar las cosquillas.

Después de ese primer fogonazo algecirista, el Córdoba asestó el primer golpe en su primera aproximación. Zelu supo acomodarse cerca de la frontal del área y sacó un disparo inapelable para Lopito. Corría el minuto 7 y los de Enrique Martín, muy bien plantados, amenazaban con dar la tarde. Pero el Algeciras se rehizo y comenzó a hacer lo que sabe, con algunas precipitaciones y malos centros, pero con paciencia. Antonio Domínguez probó con un disparo lejano en el 21'. Estuvo muy marcado el onubense. Fue aparecer Antoñito y el Algeciras adquirió otro ritmo, otro color. La viveza del algecireño permitió varias internadas por los costados que desembocaron en acciones sin peligro real. Los blanquiverdes se asomaron por segunda vez en el minuto 39 con un remate de González que llevó el ¡uy! a las gradas. Los algeciristas tuvieron el empate en el minuto 42 con una galopada de Tote y un balón centrado al que no llegó Antonio Sánchez por muy poquito.

El segundo acto arrancó con una oportunidad para los cordobesistas, con Zelu y González de por medio y con Lopito acertado. El Algeciras maniobró desde el banquillo para buscar más verticalidad con la entrada de Karim por Caturla. Fajardo hizo un favor al malagueño, que definitivamente no se encontraba en el césped. Y el Córdoba seguía al acecho, con Owusu muy activo, tanto que el ariete sacó provecho de un centro lateral que los albirrojos no supieron abortar. 0-2 en el 64' y parecía la puntilla.

Fajardo se lanza a un ataque total y acaba con tres puntas

Sin embargo, no dio tiempo ni a decepcionarse porque el Algeciras replicó rapidísimo y en el 66' Antonio Sánchez ejerció de killer dentro de sus dominios, del área rival, para llevarse el balón y batir a Becerra. El 1-2 fue un chute total de adrenalina para el Nuevo Mirador. Fajardo lo palpó y metió a un tercer delantero, a Jardel. Iba a por el empate y seguramente a por algo más.

El Algeciras recuperó el esférico y el sentido del encuentro y metió al Córdoba en su campo. Fue en una internada por la derecha, con Choco pugnando por la pelota, donde apareció Karim para robarse el balón y poner un centro que el capitán algecireño Iván Turrillo enganchó para dentro. 2-2 en el 79'. Con la caldera completamente prendida, el Algeciras se abrió por completo la camisa: pudieron marcar Borja Vicent, de volea en el 83', y Pablo de Castro, de manera acrobática en el 87', pero también pudo marcar el Córdoba con una contra de Moyano que salvó Borja Vicent casi sobre la línea de gol. Lo celebró el jabato como si hubiese marcado en la otra portería y no era para menos.

Los de Fajardo apretaron hasta que el árbitro silbó en el minuto 94. Este equipo sigue corriendo aunque esté vacío. Nadie podrá decir lo contrario. El Algeciras suma su cuarto empate de la temporada, lleva tres jornadas sin ganar, pero se mantiene en la zona media con 10 puntos tras ocho partidos. Esto es Segunda B, que nadie lo olvide.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios