Algeciras CF | El rival

Cristo Díaz guía al Marino en su reencuentro con el Algeciras

  • El centrocampista es uno de los referentes del próximo rival albirrojo, el colista tras dos derrotas

  • El tinerfeño guarda cariño de su etapa en el Mirador y destaca "la intensidad" de los de Ballesta

Cristo Díaz, en el Marbella-Marino de la pasada jornada. Cristo Díaz, en el Marbella-Marino de la pasada jornada.

Cristo Díaz, en el Marbella-Marino de la pasada jornada. / Marbella FC

El Algeciras CF recibirá el domingo (12:00) al CD Marino de los Cristianos... y de Cristo Díaz, ese futbolista canario que militó con los albirrojos en Segunda B en la temporada 2015-16, la iniciada con Mere y terminada en descenso con David Guti. Cristo, como aquel equipo, fue de más o menos aquella campaña, pero dejó buen recuerdo entre los aficionados algeciristas.

Cristo Díaz, un mediocentro que destaca por su calidad técnica, forma parte de la columna vertebral del proyecto del Marino, de marcado acento canario. El exalgecirista es junto al exbalono Pablo Santana o el delantero Manu Dimas, ex del Europa FC de Gibraltar, uno de los veteranos con experiencia en la categoría en una plantilla joven.

El rival del Algeciras en la tercera jornada del grupo IV-A de la Segunda B ha pasado un peaje como recién ascendido en su arranque. El equipo de la Playa de los Cristianos encajó su primera derrota en el minuto 90 ante la Balona por una falta lanzada por Pito Camacho y la pasada jornada cayó goleado en Marbella, aunque el 5-1 puede resultar algo engañoso.

El Marino llega como colista al Nuevo Mirador, una situación que provoca el típico partido trampa para los locales. De hecho, Cristo Díaz ha advertido al Algeciras que haría bien en no confiarse. "Quien mire la tabla y vea el resultado del otro día puede pensar algo que es distinto a nuestras sensaciones. Hemos tenido mala suerte y hemos competido en los dos partidos, salvo por ese tramo final en Marbella en el que sí bajamos los brazos", avisa.

"Hemos tenido mala suerte y el equipo ha competido"

Cristo comparte ese pensamiento extendido de que en Segunda B "cualquier equipo puede ganarte". "Nosotros tenemos gente con poca experiencia en Segunda B pero saben ya lo que nos va a deparar la temporada. No podemos relajarnos y tenemos que pensar en puntuar lo antes posible", reflexiona el canario, entrevistado, entre otros medios, por Radio Algeciras.

El centrocampista asume que el Algeciras pondrá "mucha intensidad" el domingo, especialmente al jugar como local. "No me sorprende que haya ganado fuera (por la victoria en Huelva), tiene buena plantilla, es un equipo muy intenso que aprovecha los contraataques y nos va a costar desempeñar nuestro fútbol. Tenemos que estar concentrados para que este Algeciras no nos haga daño". 

Tras su etapa en el Nuevo Mirador, Cristo Díaz inició una peregrinación por la península (Eldense, Lorca Deportiva, Izarra) que le llevó de vuelta a casa: "Quería estar cerca de mi gente", dice. "Es una semana especial porque vuelvo a pisar el Nuevo Mirador, un sitio donde viví muchos momentos muy buenos en mi primera salida de Tenerife", resalta.

"Me quedo con lo bueno de ese año, lo lamentable fue ese descenso. Si hubiésemos mantenido la categoría a lo mejor hubiese estado más años en Algeciras porque estaba muy cómodo", reflexiona. El domingo se reencontrará con el capitán Iván y con Melchor.

Un rival muy canario

El Marino dio el salto tras el accidentado playoff exprés de ascenso, sin llegar a jugar la última eliminatoria ante el Linares en aquella final a cuatro salpicada por el coronavirus. Al final la Federación el ascenso a los cuatro. El club regresó a una categoría, la Segunda división B, en la que estuvo en varias etapas, la última durante una sola temporada, en la campaña 2012-13.

El proyecto del Marino está formado en su mayoría por jugadores canarios, con mucha carrera por delante y algunos con experiencia en Segunda B. El diario El Día de Tenerife publicó un extenso y detallado reportaje sobre el rival algecirista:

"Las novedades se unen a la base ya existente de la campaña pasada, la que situó al equipo en la zona alta del Grupo Canario de Tercera y terminó con el ascenso. Todo, bajo la experta supervisión de Quico de Diego, un profesional que es algo más que el entrenador. Su pasado marinista y su recorrido como técnico de Segunda B, con el San Isidro, son toda una garantía de compromiso y trabajo".

"Una de las vías que exploró el club presido por Francisco García Santamaría fue la relación con el representativo, un CD Tenerife que recibió como una buena noticia el ascenso del Marino. El equipo de Los Cristianos iba a convertirse en una solución para que algunos de sus canteranos pudieran adquirir experiencia en Segunda B sin salir de la Isla. De esas gestiones surgieron las cesiones del lateral Fede Olivera, en la dinámica del primer equipo blanquiazul durante la pretemporada, y el delantero Borja Llarena. El primero ya sabe lo que es jugar en Segunda B. Lo hizo en Las Palmas Atlético y el Barakaldo. En cambio, Borja no cuenta con ese bagaje, pero sí ha tenido minutos en Segunda División y la Copa con el Tenerife".

"El pasado blanquiazul, pero ya como una etapa finalizada, vincula a otros refuerzos marinistas. Son los casos del portero Ángel Galván (Getafe B, Racing de Ferrol y Rayo Majadahonda dieron forma a su carrera en Segunda B fuera del Tenerife); el mediocentro Cristo Díaz, de regreso a la Isla tras pasar por el Algeciras, Lorca Deportiva, Tenisca, Eldense e Izarra -también militó en el Atlético Tacoronte-, participó en diez partidos con el Tenerife en la temporada 2014/2015; el atacante Nadjib Montes, con tres encuentros disputados en Segunda División A con el Tenerife y una corta etapa en el Real Murcia; el central y también mediocentro Samuel Arbelo, con diez encuentros jugados en Segunda B con el Barakaldo y muchos entrenamientos con el primer equipo blanquiazul... Y hay alguno más, pero sin relación directa con el ámbito profesional. Cerca estuvo de llegar a ese nivel Pedro Alemán, capitán del filial blanquiazul que inicia ahora una nueva etapa".

"Desde Gran Canaria ha llegado al Marino el defensa Álvaro Arencibia, cuya trayectoria en el Conquense, Barakaldo y, principalmente, Las Palmas Atlético será muy valiosa para Quico de Diego. Siguiendo el mismo camino se unió a la plantilla el centrocampista Pablo Santana. Lo hizo con un currículum que incluye casi 50 encuentros en la Segunda División B con los uniformes de la Balompédica Linense y Las Palmas Atlético. Otro excanterano amarillo, el atacante Manu Dimas, aceptó la oferta del club tinerfeño. Su última parada deportiva fue un equipo de Gibraltar, el Europa".

"Entre las altas y saliendo del circuito regional, el Marino anunció la incorporación de Joshua Anaba, un central que destacó la campaña pasada en el Linares Deportivo, equipo al que se hubieran enfrentado los tinerfeños en la repesca por el ascenso si ese duelo no se hubiera suspendido por unos falsos casos de coronavirus en el equipo insular".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios