UD Los Barrios | Écija Balompié | La crónica La Unión sigue a lo suyo

  • (1-0) Los barreños doblegan al Écija gracias a una genialidad de Mario

  • Escobar, tras seis partidos, sigue invicto y reflota a los gualdiverdes

La Unión Deportiva Los Barrios continúa en su particular racha ascendente en el grupo X de Tercera. Los barreños se impusieron por 1-0 al Écija Balompié, una de las mejores plantillas de la categoría. Los de Rafa Escobar –que continúa invicto desde su llegada al banquillo– encadenan su sexto partido sin perder y dejan por cuarta jornada consecutiva su marco a cero. El resultado aúpa a los gualdiverdes a la duodécima plaza con quince puntos y les permite distanciarse en seis puntos a los puestos de descenso.

El partido acontecido en el San Rafael fue muy pobre. Ambos equipos, que no vieron ni una sola cartulina amarilla en todo el encuentro, apenas propusieron en juego ofensivo. El empeño y la voluntad no escasearon, pero no se sabe muy bien porqué, si fue efecto del cambio de hora o de la ola de frío que cogió a más de uno por sorpresa, pero la única ocasión de peligro real fue la única que acabó subiendo al marcador. El latigazo de Mario.

Al Écija le anularon un tanto cerca del camino de vestuarios, en una acción dudosa. Falta colgada al corazón del área que remató Migue. Zamora evitó el gol rival con una atajada espectacular a mano cambiada y el rechace cayó en pies de Galiano que marcó con el meta vencido. El colegiado lo invalidó. En el segundo tiempo, algo muy similar sucedió con Forján. El delantero gaditano estrelló el balón en el travesaño, aunque el bote de la pelota no terminó de cruzar la línea de gol. Acción nula por posición antirreglamentaria igualmente.

Sólo un destello de pundonor de Mario pudo estrenar el marcador a poco para el final en una Unión que parece ir cogiendo soltura ante rivales de mayor empaque en la categoría. Una jugada rápida por banda, como las que se sucedieron con frecuencia en el duelo, acabó en botas del capitán de la Unión en la frontal del área. A diferencia del resto de ocasiones, en vez de decidir seguir tocando el balón, el gualdiverde probó fortuna convencido de que la tendría. Y la tuvo. Un disparo seco, ajustado al palo izquierdo de la portería defendida por Miguel, en la que nada pudo hacer por evitar el tanto el ex del San Roque.

En los diez minutos que quedaron, el conjunto astigitano se fue con todo lo que tenía a por el empate, pero la Unión, con más confianza y segura atrás, sobre todo desde la llegada de Bonaque, tiró de oficio para saber encauzar el envite hasta conseguir que los tres puntos se quedasen en casa por segunda semana seguida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios