AD Ceuta FC - UD Los Barrios | La crónica (0-0) La Unión mantiene el tipo

  • Los barreños sacan un valioso empate y el golaveraje en Ceuta y se quedan en el quinto puesto a un punto del cuarto

  • Los de Ríos imponen su labor defensiva en el Murube y David Zamora se erige en protagonista al final

El gualdiverde Javi Forján y el local Polaco, ex de la Balona. El gualdiverde Javi Forján y el local Polaco, ex de la Balona.

El gualdiverde Javi Forján y el local Polaco, ex de la Balona. / Nicol's

La Unión Deportiva Los Barrios salió indemne de su visita al Alfonso Murube de Ceuta (0-0) este jueves, incluso después de habérselas visto con el Cádiz B apenas tres días antes. Con el empate a cero conseguido en el territorio caballa, los barreños terminan la jornada quintos con 57 puntos en el grupo X de Tercera, a dos puntos del Ceuta (59), al que le ganaron el golaveraje, y a uno solo del Betis Deportivo (58), ahora cuarto.

Máxima igualdad. Una situación en la que cobra especial valor el golaveraje que los de Carlos Ríos se llevaron al bolsillo. Un punto muy meritorio aunque la jornada dejó también a un Algeciras cada vez más al acecho. 

Tal y como prometió, Carlos Ríos no hizo apenas rotaciones, salvo la obligada baja del sancionado Alan. El técnico gualdiverde dispuso de inicio su clásico 1-4-4-2 con Goma y Javi Forján como jugadores más avanzados. Gonzalo y Ayala ocuparon las bandas, como era de esperar ante la sensible baja de Alan, aunque a los de la Villa les faltó profundidad a la hora de encarar al equipo caballa.

Ambos conjuntos se tomaron la primera parte como tanteo y lograron hacerse fuertes en la retaguardia. Los de Carlos Ríos no quisieron asumir riesgos innecesarios y apostaron por construirse desde atrás, como la semana pasada ante el Cádiz B. El miedo a encajar un gol estuvo más presente que la propia idea de lanzarse a por el contrario sin ataduras.

En la primera media hora el Ceuta, con mucho juego por dentro gracias a la activa participación de Jony, el algecireño Willy y Migue García tuvo el control del balón, aunque tampoco fue capaz de conseguir profundidad en la visión de juego. Al bloque ceutí le faltó precisión en los últimos metros con la defensa de la Unión muy atenta.

En la primera media hora no se vio ni un sólo remate a portería. Por fin, el Ceuta se atrevió a probar el marco defendido por Zamora superado el ecuador del primer tiempo. Migue García lo intentó con un disparo desde el interior del área que se marchó directamente a las manos del guardameta gualdiverde.

La Unión consiguió estirarse en los últimos compases de este primer periodo y logró forzar tres saques de esquina consecutivos, en lo más reseñable de los barreños. La zaga caballa no ofreció concesiones y la tentativa visitante quedó abortada. De ahí al descanso, poco más.

A la vuelta de la caseta, el local Jony trató de sorprender con un lanzamiento que se perdió por encima del larguero. Esta acción fue la única peligrosa para los de casa en la reanudación porque el Ceuta se diluyó ante la insistencia gualdiverde. Ayala buscó la réplica visitante en un contragolpe. El banda algecireño se internó hasta la cocina, aunque en el momento de golpear no contactó bien con la pelota, que terminó yéndose muy desviada. El capitán barreño Mario tuvo otra ocasión dos minutos después para la Unión. El mediocampista no pudo empalmar con plenitud el balón dentro del área que había rechazado Víctor. Ahí estuvo la más clara hasta el momento para los del otro lado del Estrecho.

El técnico local, Juan Ramón Martín, buscó el hueco en las líneas de su rival y agotó el cupo de cambios con la entrada de su hombre con más olfato goleador, el exalgecirista David Camps, que estaba en la recámara con vista al duelo del Nuevo Mirador del domingo. El delantero menorquín entró a poco para el final, cuando los de la Villa se sentían más cómodos sobre el Murube. El partido era de idas y venidas y la Unión merodeaba con frecuencia el área local. Forján corría detrás de todas las que podía. Ayala y Goma trataron de asociarse, pero las jugadas morían antes de concretarse en algo más. Eso sí, los barreños inculcaron peligro entre la afición caballa.

El Ceuta apretó y dispuso de un par de oportunidades de gol en el tramo final. Lo Unión, que minutos antes había puesto en jaque a su rival, tuvo que tirar de oficio para poder sumar al menos un punto. Chakir culminó una jugada personal en el 86’ con un disparo directo a la escuadra, que obligó a Zamora a emplearse a fondo y erigirse en el jugador con mayor protagonismo. En otra acometida, David Castro se sacó un zurdazo desde la frontal que también pudo atajar el cancerbero gualdiverde.

Punto para mantener la cabeza fría y saber que cuando no se puede ganar es mejor empatar. La Unión sigue ahí, próximo destino: el San Pablo de Écija el domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios