ULB - Enrique Soler de Melilla | La crónica

Javi Balastegui resucita a la ULB, que se 'merienda' a otro líder (76-74)

  • Los albinegros superan al Melilla con una canasta de su base sobre la bocina

  • Los linenses apelan a su orgullo y se reinventan tras un mal primer cuarto

Javi Balastegui entra a canasta, rodeado por defensores del Enrique Soler de Melilla Javi Balastegui entra a canasta, rodeado por defensores del Enrique Soler de Melilla

Javi Balastegui entra a canasta, rodeado por defensores del Enrique Soler de Melilla / Jorge del Águila

La ULB no podía acabar la temporada sin completar otro de sus milagros. Por segunda vez en esta temporada el equipo de La Línea doblega al líder de su competición. Lo hizo con Udea. Y esta vez dobló la rodilla en el mismo escenario el Enrique Soler de Melilla, que llegaba como claro favorito, impuso su ley en los primeros diez minutos y fue empequeñecido después por los albinegros.

El equipo de La Línea se encomendó al regreso de su estrella, Javier Balastegui, que por si no hizo bastante durante el partido también se entretuvo en anotar, con una bandeja al tablero, la canasta de la victoria, prácticamente ya sobre la bocina.

Las bajas habían dejado a la ULB con un solo jugador interior, Cándido Matoso, que se las tuvo que ingeniar para competir y protegerse de las faltas. Melilla salió buscando la pintura y tras el primer cuarto la diferencia (17-27) hacía pensar que el partido se desarrollaría de acuerdo a los cauces previstos.

Pero no fue así. La Línea tiró de orgullo y no tardó en enjugar la diferencia, en buena medida porque los bajitos ayudaron al rebote y cortaron la sangría.

Los albinegros comenzaron a defender con rabia y otra vez apareció la figura emergente de Adri Mateos (17 puntos, 21 de valoración), que está cuajando una segunda mitad de la temporada extraordinaria.

A Melilla le entró vértigo. No estaba preparado para sufrir y el paso adelante de los de casa se le atragantó. Cuando se vio por detrás en el luminoso tardó en reaccionar

Como era previsible el mayor fondo de banquillo y la calidad de los norteafricanos llevaron a un final apretado. A falta de cuatro segundos los forasteros igualaban el marcador. Vicente González solicitó tiempo muerto. Y a la vuelta a la cancha el balón llegó a Balastegui y... dentro.

La ULB lava su imagen después de las dos últimas derrotas, engarza su tercer triunfo en esta segunda fase, mejorando sus números del curso pasado, abandona la última plaza y de paso acerca a Udea al título de campeón. Favor de vecino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios