real balompédica linense

Robador, gente sin complejos

  • El meta navarro asegura que su desembarco en la Balompédica supone "un paso adelante" y recalca que no le pesa la condición de sub-23 y que llega para disputarle el puesto a Javi Montoya

David Robador, con el balón en las manos durante un partido con el Linares Deportivo de la pasada campaña. David Robador, con el balón en las manos durante un partido con el Linares Deportivo de la pasada campaña.

David Robador, con el balón en las manos durante un partido con el Linares Deportivo de la pasada campaña. / e. s.

David Pinto Robador [David Robador] llega a la Balona sin achicarse. El meta navarro, que procede del Linares de Tercera pero que acumula experiencia en Segunda B con el Granada B, llega decidido a no estar a la sombra de Javi Montoya. "Éste es un paso adelante en mi carrera y quiero aprovecharlo", sentencia el guardavallas, que la próxima temporada disfrutará de la condición de sub-23.

"Hace un año tomé la decisión de irme a Tercera división porque necesitaba jugar, pero con la intención de dar un paso atrás para coger fuerza y dar dos adelante y me ha salido bien porque vuelvo a la Segunda B, pero no para jugar en un filial sino en un equipo asentado en la categoría, con historia", reflexiona. "Sé que la exigencia no es la misma cuando juegas para un primer equipo, pero sí sé que siempre quiero dar lo mejor de mí".

"No conozco a Javi Montoya, sé que la temporada pasada lo renovaron pronto, pero a mí el cartel que él pueda tener no me preocupa demasiado, yo voy a hacer mi trabajo y a ganarme el puesto", recalca. "En Granada tampoco tenía cartel y acabé jugando partidos y en Linares nadie me conocía y jugué treinta y cuatro".

Robador, que reconoce que sus dos encuentros frente a la Balompédica le producen un recuerdo especialmente positivo, se define como "un portero alto, que controla el juego aéreo, entiendo que tengo un buen juego con los pies, que tengo reflejos y que solvento bien el uno contra uno".

"De la Balona lo que me han contado es que es muy parecido a Linares en el sentido de que la afición es exigente, que tiene mucho seguimiento y que la gente aprieta mucho, algo que tampoco me es nuevo porque yo he ido a jugar allí y sé lo complicado que es", explica.

"También me han dicho que se puede trabajar muy bien y eso supone un atractivo añadido", abunda el portero, que no ha compartido vestuario antes con ninguno de los que ya se sabe que serán sus compañeros. "Eso no es ningún problema y además me han dicho que es una plantilla que acoge especialmente bien a los recién llegados".

David Robador se define como "una persona humilde y trabajadora" que pretende "sumar su granito de arena" para que la temporada sea "lo mejor a nivel personal, pero también para el club".

Robador toma el testigo, de alguna manera, del último guardameta pamplonica que jugó en el equipo albinegro, Mikel Pagola, con el que los albinegros disputaron una fase de ascenso a Segunda división. "Bueno, pues ya saben lo que tienen que hacer, ponerme a mí, que soy navarro, para repetir", bromea antes de despedirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios