Balonmano | Mundial femenino Las Guerreras de Jénnifer Gutiérrez, a la final en Japón

  • La selección de la algecireña vence a Noruega (28-22) y hace historia

  • Holanda, el rival el domingo con el premio añadido del billete a los Juegos

La algecireña Jénnifer Gutiérrez. La algecireña Jénnifer Gutiérrez.

La algecireña Jénnifer Gutiérrez. / E. S.

Las Guerreras de la algecireña Jénnifer Gutiérrez hacen historia. La selección nacional femenina de balonmano venció este viernes a Noruega (28-22) en las semifinales y el domingo disputará ante Holanda (12:30) la gran final del Campeonato del Mundo de Japón. España, enorme durante todo el torneo, sacó su lado más fiero para alcanzar su primera final mundialista.

Después de conquistar el bronce en Brasil 2011, el balonmano femenino español logra un nuevo hito y llega a la lucha por el título con la máxima confianza. Con Almudena Rodríguez como mejor jugadora, con un equipo que bordó el juego durante los 60 minutos ante un verdadero equipazo como Noruega, que se vio superado de principio a fin, el combinado de Jénnifer Gutiérrez hizo vibrar a todos los que se pegaron a la pantalla para ver Teledeporte.

España fue mejor. Las Guerreras, dirigidas magistralmente por Carlos Viver, ofrecieron una verdadera exhibición, especialmente en una segunda parte memorable, probablemente los mejores 30 minutos que este equipo ha regalado nunca. La clave del partido estuvo en la defensa española, que dejó a Noruega, campeona en dos de los últimos tres mundiales, en tan solo nueve tantos en los segundos treinta minutos, un dato que explica a la perfección el enorme trabajo táctico realizado por todo el combinado nacional, que siempre creyó en sí mismo y que demostró una fe y un pundonor inquebrantable.

Si hizo falta la ayuda de Montenegro para estar en este partido, esta vez solamente tocó recurrir a las Guerreras, que cuajaron su mejor encuentro del campeonato, apoyadas en los pilares del equipo, en una gran Shandy Cabral al principio, en una monumental actuación de la pivote Ainhoa Hernández, en las paradas de Silvia Navarro y en esa jugadora espectacular jugadora que es Almudena Rodríguez, nombrada MVP con merecimiento. Pero fue un trabajo ejemplar de todo el equipo el que propició esta victoria ante uno de los mejores equipos de la historia, una Noruega que llegaba como favorita a la semifinal y al torneo. 

Noruega resistió hasta el descanso, aunque remando siempre, pero tras la reanudación se desató España, que acumuló un torrente de gran balonmano, tanto detrás como delante, sumando goles e impidiendo ataques clarividentes de su rival. Las noruegas tiraron de casta y orgullo y no renunciaron al milagro hasta que la realidad se hizo evidente en el marcador. España, por su parte, nunca dudó de sí misma y ahí estuvo gran parte de esta enorme leyenda que ya es historia del deporte español. Las Guerreras siempre supieron la forma de actuar, cómo jugar a Noruega y la ventaja siempre fue a más, sin permitir que los nervios y la experiencia tuvieran peso en el partido en los minutos finales.

Los últimos quince minutos del choque sólo sirvieron para homenajear a un equipo que está cuajando un campeonato de sobresaliente, de matrícula de honor, en el que solamente perdieron ante Rusia y en el que pasaron por encima de grandes equipos. Todo lo que han logrado se lo han ganado ellas. Y queda la guinda.

España y Holanda -que tumbó a Rusia en la otra semifinal- jugarán este domingo la gran final de un mundial, el mejor resultado que ya ha logrado España en una cita mundialista. Además, la victoria este domingo vale una plaza en Tokio 2020, premio doble para un equipo de leyenda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios