Coronación de la feria de Castellar 2019 Que empiece la fiesta

  • Nuria Gómez y Mélody Álvarez, reinas infantil y juvenil para los festejos del Cristo de la Almoraima

  • Francisco Mena relata sus vivencias en el pregón

Las autoridades, la cortes de honor y el pregonero brindan por la feria de Castellar. Las autoridades, la cortes de honor y el pregonero brindan por la feria de Castellar.

Las autoridades, la cortes de honor y el pregonero brindan por la feria de Castellar. / Erasmo Fenoy

La luz, el color y la alegría inundan el pueblo de Castellar que celebra hasta el domingo sus fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo de la Almoraima. Los primeros vinos, los primeros bailes y los primeros encuentros entre amigos estuvieron precedidos del protocolario acto de coronación de las reinas infantil y juvenil, Nuria Gómez yMélody Álvarez, y la lectura del pregón por parte de Francisco Mena para dar por abiertos los cuatro días de feria.

Todo estaba preparado en la caseta municipal al filo de las nueve de la noche cuando comenzó la gala –presentada por Alberto Espinosa– con la entrada de las cortes, la romera mayor y las autoridades encabezadas por el alcalde, Juan Casanova, y la concejal de Fiestas, Pilar Lobato.

Ya en sus puestos sobre el escenario, presidido por una pantalla gigante en la que el público podía seguir todos los detalles de la gala, fue el turno del pregonero. El presidente de la Coordinadora Alternativas relató sus vivencias tras casi cuatro décadas vinculado a Castellar.

Mena llegó a Castellar por motivos laborales en agosto de 1980 y, como muchos otros, acabó echando raíces con el paso de los años las experiencias vividas en un pueblo rodeado de naturaleza. Su primer episodio en el pueblo tuvo como protagonista una inexistente cabina telefónica que le llevó a conocer a Antonio Carrillo, quien años después se convirtiera en su suegro. “Le pregunté dónde había una dichosa cabina y me contestó que no había. Que tenía que ir a la centralita que estaba enfrente donde él se encontraba”, comenzó Mena tras describir la llegada a Castellar por la zona de Los Timbales como un lugar privilegiado.

En 1981, Mena vivió su primera romería del Santísimo Cristo de la Almoraima “donde no cabía ni un alfiler”. Y en 1982, casado con Lola Carrillo, decidió instalarse en el municipio y participar activamente de su vida social, asociativa y comunitaria.

Francisco Mena durante el pregón. Francisco Mena durante el pregón.

Francisco Mena durante el pregón. / Erasmo Fenoy

“Somos privilegiados por vivir donde vivimos. Tenemos un patrimonio natural e histórico único con dos joyas que tenemos que cuidar y mimar, la finca de La Almoraima y el Castillo de Castellar que tenemos que poner en valor para que sean el motor económico de nuestro municipio. Siempre desde el respeto al medio ambiente y a un desarrollo sostenible. Tenemos unos servicios públicos de calidad tanto en educación como en sanidad. A eso le tenemos que sumar las instalaciones deportivas, culturales y de ocio sin olvidar las zonas recreativas, los parques y las zonas ajardinadas de las que gozamos y que no tienen parangón en otros municipios. A los que nos visitan, solo deciros que en Castellar se vive con calidad y con calidez”, concluyó.

Tras las palabras de bienvenida del pregonero, llegó el turno de las cortes. La infantil, formada por Cristina Rodríguez y África Villalón, recibió sus bandas de honor momentos antes de que la pequeña Nuria Gómez fuera coronada como reina de las fiestas por parte de la concejal Pilar Lobato.

La corte infantil quedó completada con Samuel Arroyo, quien recibió el bastón de mando que le acredita hasta el próximo domingo como el alcalde infantil de Castellar.

La joven chisparrera María del Carmen Orellana recibió el título como romera mayor poco antes de que fueran colocadas las bandas de la corte juvenil, formada por Amparo Lozano, Isabel María Barrios, Judith Vilo y Olaya Sierra.

Llegó entonces el esperado momento para la joven Mélody Álvarez, reina juvenil, quien recibió el título por parte del alcalde. La joven se dirigió al público para agradecer la espera del pueblo de Castellar. Fue designada reina de 2018 pero el fallecimiento de su padre le impidió ser coronada. La joven tuvo un recuerdo emocionado desde el escenario que fue correspondido con aplausos.

Una vez cumplido con el protocolo, las autoridades, el pregonero y las cortes brindaron por una buena feria antes de dirigirse a la portada para proceder al alumbrado. Para entonces, las atracciones ya estaban en plena actividad (aprovechando el precio reducido de 1,5 euros que también estará en vigor el viernes) mientras que los jóvenes se acercaban a las barracas de comida para prepararse antes de la primera noche en las casetas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios