Tráfico Las autoescuelas calculan que hay 3.000 alumnos pendientes del examen del práctico en la comarca

  • El sector se manifiesta el martes 25 de agosto para reclamar más examinadores que reduzcan las listas de espera

  • Las academias ven peligrar su viabilidad ante la acumulación de usuarios pendientes de las pruebas

Un vehículo de autoescuela circula por la Avenida de España de Algeciras. Un vehículo de autoescuela circula por la Avenida de España de Algeciras.

Un vehículo de autoescuela circula por la Avenida de España de Algeciras. / Jorge del Águila

Las autoescuelas del Campo de Gibraltar están desbordadas. Desde hace años denuncian que la falta de exámenes teóricos y prácticos provoca que se acumulen los alumnos que esperan para presentarse a una de estas pruebas. Ante esta situación, agravada ahora por el coronavirus, las autoescuelas han decidido volver a movilizarse para pedir más personal administrativo y examinador que permita agilizar las listas de espera. Lo harán con una manifestación el próximo martes 25 de agosto.

El presidente de la Asociación de Autoescuelas del Campo de Gibraltar, David Arjona, explica que en la comarca suman "casi 3.000 alumnos en condiciones de ir a examen práctico sin poder". Esta acumulación se debe, entre otras causas, a la imposibilidad de realizar la prueba con prontitud. Como ejemplo, las citas para el examen teórico se están dando ya para finales de octubre, con más de dos meses de antelación.

Estas demoras provocan que las autoescuelas no puedan trabajar de forma adecuada, lo que también dificulta su propia viabilidad, algo que se ve agravado por los meses en los que han interrumpido su actividad por el coronavirus. "Si no se toman soluciones urgentes tendremos que cerrar nuestros negocios y no descartamos paralizar los exámenes en la zona", advierte.

Antes de llegar a este extremo, pondrán en marcha una manifestación el próximo martes 25 con sus vehículos. Partirán desde La Menacha, la habitual zona de exámenes en Algeciras, desde donde se dirigirán a la Jefatura de Tráfico de La Línea para la entrega de un manifiesto y posteriormente de vuelta al municipio algecireño, hasta la oficina coordinadora de la Subdelegación del gobierno.

No es la primera vez que llegan a esta situación. En 2019, ya se manifestaron en Cádiz por este mismo motivo. Las reclamaciones no han cambiado: necesitan más examinadores para desatascar las listas de espera de los exámenes. Arjona cuenta que, hace unos años, eran 36 los examinadores del examen práctico. Ahora quedan menos de la mitad entre jubilaciones y traslado de puestos. 

Desde las autoescuelas denuncian que esta situación se ha agravado este verano, periodo en que muchos estudiantes realizan las clases de conducir y en el que también se unen todos aquellos que no pudieron realizar la prueba durante el parón por la pandemia.

Algunos de los examinadores son, además, personal de riesgo, por lo que no se han reincorporado, mientras que una gran parte se encuentran de vacaciones, cuando, según Arjona, se había llegado al acuerdo de que estas se fueran cogiendo de forma escalonada para reducir las listas de espera. Una situación similar, explican, se vive con el teórico. En La Línea hay un único examinador, que está de vacaciones y el resto viene de Cádiz, lo que provoca también retrasos en las fechas. 

La consecuencia es que algunas autoescuelas, en cada examen, apenas pueden llevar a una pequeña parte de los aspirantes que están listos para enfrentarse al práctico. El resto debe esperar. Arjona cuenta que esto a veces crea un conflicto entre autoescuelas y alumnos, que no entienden la larga espera. Muchos de ellos, abandonan temporalmente. "Los alumnos, cuando no pueden ir a examen, dejan de ir a clase y vuelven cuando está próximo el examen", señala. El problema es que esta situación merma considerablemente los ingresos de unas autoescuelas que ya tienen problemas para subsistir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios