Sequía

Los pantanos de la comarca, en nivel de alerta y con las reservas al 38,5%

  • La Junta de Andalucía evaluará a partir de octubre, en el arranque del nuevo año hidrológico, la declaración de la comarca como territorio en situación de sequía

  • Hace ahora un año, las dos principales presas se encontraban al 33,5%

Un regajo de agua discurre bajo el viaducto de la A-381, en Charco Redondo.

Un regajo de agua discurre bajo el viaducto de la A-381, en Charco Redondo. / E. Fenoy

Los embalses del Campo de Gibraltar afrontan el último mes del verano y la recta final del año hidrológico con las reservas al 38,5%. La Junta de Andalucía valorará a partir de octubre si declara formalmente a la comarca como territorio en situación de sequía, lo que daría pie a la aplicación de restricciones para moderar el consumo.

En la actualidad, la zona se encuentra en nivel de alerta, según explican a Europa Sur fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, y bajo constante supervisión de sus recursos embalsados para adelantar la toma de decisiones si resultara preciso. 

Los dos principales pantanos que abastecen a la comarca, Charco Redondo (en Los Barrios) y Guadarranque (en Castellar), acumulan en conjunto 65,33 hectómetros cúbicos de agua; aproximadamente para algo más de un año de consumo. Ambas presas son capaces de acoger hasta 169,3 hectómetros en total, por lo que el nivel de aforo se encuentra en el ya referido 38,5%, según datos de la Consejería de Medio Ambiente del pasado viernes, 13 de agosto. 

La administración regional aprobó hace ahora dos meses un decreto por el que quedaron fijados los indicadores hidrológicos para la entrada y salida de la situación de sequía prolongada o excepcional sequía, así como las medidas paliativas. 

Según el texto, para el Campo de Gibraltar la entrada en sequía se puede aprobar si se dan una de estas dos condiciones: un volumen total embalsado inferior a 76,7 hectómetros cúbicos durante un período superior a un mes coincidiendo con sequía prolongada o un volumen total embalsado inferior a 41,5 hectómetros cúbicos. Ya se da la primera de las condiciones.  

No obstante, la aplicación de la clasificación y sus medidas no es inmediata y requiere de una serie de trámites. Para considerar a un territorio bajo sequía, previamente debe haberse reunido el comité de gestión en el que están representados, además de la Junta y sus técnicos, entidades como la Confederación Hidrográfica y colectivos como regantes y ganaderos, entre otros. La declaración formal parte de este comité y debe ser ratificada posteriormente por el Consejo de Gobierno de la Junta.

Un perro se refresca en la orilla del pantano barreño. Un perro se refresca en la orilla del pantano barreño.

Un perro se refresca en la orilla del pantano barreño. / E. Fenoy

En el caso de la comarca, las fuentes consultadas apuntan a que el asunto se abordará ante la llegada del nuevo año hidrólogico (que comienza cada mes de octubre) dado que la situación es ligeramente mejor que la registrada hace ahora 12 meses. En agosto de 2020, las reservas estaban al 33,5%, con 56,7 hectómetros cúbicos en total entre las dos presas principales.

En el arranque del año hidrológico 2020/2021, la situación fue más acuciante. A 1 de octubre, el embalse de Charco Redondo se encontraba al 22,1% de llenado, con 18,1 hectómetros cúbicos, mientras que el de Guadarranque estaba al 32,9% con 28,9 hectómetros cúbicos de agua. Juntos sumaban apenas 47 hectómetros cúbicos, aunque aún superior al límite ahora marcado para la sequía extrema.  

Y en octubre de 2019, Charco Redondo estaba al 50,9% y Guadarranque al 52,9% frente al 66 y 78%, respectivamente, del inicio del año hidrológico en 2018. 

A las reservas actuales se le pueden añadir las del pequeño embalse del Almodóvar, en Tarifa, que atesora 3,31 hectómetros cúbicos, el 58% de los 5,7 que es capaz de acoger en total. No obstante, para analizar la situación de los recursos de abastecimiento del Campo de Gibraltar no entra en consideración junto con Charco Redondo y Guadarranque por tratarse de un embalse enclavado en la Cuenca Atlántica (los otros dos en la Mediterránea).

Este tercer embalse radicado en la comarca se encuentra aún muy lejos del límite para entrar en situación de sequía: 2 hectómetros cúbicos de nivel mínimo o por debajo de 3 hectómetros en un periodo superior al mes.

Declaración de sequía

El decreto de sequía aprobado por la Junta de Andalucía el pasado 15 de junio, y publicado en el Boletín Oficial (BOJA) tres días más tarde, sí estableció directamente la entrada en situación de situación de excepcional sequía en las zonas de El Condado, en Huelva (embalse de Corumbel Bajo); sistema Barbate, en Cádiz (embalses de Barbate y Celemín) y en Viñuela, Málaga (embalse de Viñuela, en la Axarquía).

Charco Redondo, el pasado sábado. Charco Redondo, el pasado sábado.

Charco Redondo, el pasado sábado. / E. Fenoy

Además, concedió a la zona de Cuevas de Almanzora, en Almería (con embalse homónimo), la clasificación como territorio en sequía prolongada.

El decreto recoge que el denominado como Sistema Campo de Gibraltar de la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, acumulaba dos años con precipitaciones que se situaban sistemáticamente por debajo del 50-60% de la media histórica, llegando incluso al 25% de este valor en algunas áreas del sistema.

"Las aportaciones de comienzos del año 2021 han permitido pasar de un volumen almacenado inferior a 41 hectómetros cúbicos a principios de enero de 2021, inferior a las demandas correspondientes a un año, a algo más de 80. En en el comité de gestión de mayo de 2021 se constató que el año hidrológico 2021-2022 comenzará con una situación de alerta o escasez severa para el abastecimiento de una población superior a los 250.000 habitantes, lo que se traduce en una garantía de abastecimiento ligeramente superior al año", recoge el texto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios