Campo de Gibraltar Una Selectividad entre mascarillas

  • La Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU) ha dado comienzo este martes en el Campo de Gibraltar entre fuertes medidas de seguridad

Fotos de las pruebas de la Selectividad 2020 en Algeciras Fotos de las pruebas de la Selectividad 2020 en Algeciras

Fotos de las pruebas de la Selectividad 2020 en Algeciras / Nacho Marin (Algeciras)

Nervios y repasos de última hora antes de entrar a los exámenes. La Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (PEvAU), la antigua selectividad, ha dado comienzo este martes en toda Andalucía. Debido al coronavirus, este año la prueba se ha realizado en julio, y no en junio, como es habitual. La pandemia también ha provocado una estampa totalmente novedosa: aulas y pasillos llenos de jóvenes con mascarillas y la presencia de Policía Nacional y Protección Civil vigilando que se cumplan todas las medidas de seguridad.

La primera jornada de las tres que componen la PEvAU se ha desarrollado con total normalidad, según ha indicado la vicerrectora del Campus Bahía de Algeciras, María del Mar Cerbán. Este año, de forma excepcional, los alumnos han entrado de forma escalonada a primera hora de la mañana para evitar aglomeraciones, aunque para la realización de los posteriores exámenes, no se ha mantenido tanto el orden. "Al segundo examen sí hemos entrado muy agrupados, aunque en general sí se cumple con las medidas", cuenta Carmen Ruiz, del IES Saladillo y que toma parte en el examen.

También se han creado circuitos de tránsito y los alumnos deben ocupar siempre el asiento en el transcurso de la jornada. En el caso de la Politécnica, la sede del Campo de Gibraltar con más alumnos, se han habilitado dos entradas diferenciadas. Cada alumno tiene asignada una de las entradas y siempre deberán entrar y salir del centro por ella, además de permanecer en los espacios comunes asignados a su flujo de tránsito, siempre exteriores, ya que se ha prohibido permanecer en el interior fuera de los tiempos de examen. Los estudiantes también llevan pegatinas de colores para identificar cuál es el itinerario que les toca seguir. Como medida adicional, las aulas se desinfectan entre prueba y prueba.

Exterior de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras durante un descanso de la PEvAU 2020 Exterior de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras durante un descanso de la PEvAU 2020

Exterior de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras durante un descanso de la PEvAU 2020 / Nacho Marín

Cerbán ha indicado que no siempre es posible mantener las distancias porque los alumnos "muchas veces están nerviosos, están deseando compartir cómo les ha ido el examen, aunque en la medida de lo posible están siendo todos muy responsables y se está avanzando la jornada sin incidencias". La vicerrectora también ha agradecido la ayuda prestada por la "Policía Local, Nacional, Autonómica y Protección Civil para que cuando se producen la entrada y la salida, no haya problemas de tráfico ni de aglomeraciones”.

Muchos de los propios alumnos reconocen que no siempre es fácil mantener todas las normas. Juan Portillo, del IES Kursaal, afirma que alguna que "alguna que otra persona no lleva la mascarilla. Dentro de la zona de exámenes hace calor y hay quienes se levantan la mascarilla". Carmen Ruiz, del IES Saladillo, cree que en general se cumplen y explica que los alumnos que están en grupos lo hacen con los de círculo habitual. Laura Montes, del IES Levante, piensa que no se cumple la distancia social pero que sí ve a todo el mundo con mascarillas.

Juan Portillo, estudiante de la PEvAU 2020 Juan Portillo, estudiante de la PEvAU 2020

Juan Portillo, estudiante de la PEvAU 2020 / Nacho Marín

"Dentro de la zona de exámenes hace calor y hay quienes se levantan la mascarilla". Juan Portillo, estudiante

Un examen diferente

En 2020, 1.247 alumnos se han inscrito para realizar la PEvAU en el Campo de Gibraltar en cualquiera de sus cuatro sedes, tres de ellas en Algeciras y la restante en La Línea, en el instituto Mar de Poniente. Este año, de forma excepcional, los alumnos de San Roque han sido convocados en Algeciras para evitar aglomeraciones en el Mar de Poniente, donde suelen realizar la prueba.

La PEvAU ha comenzado la mañana de este martes, como viene siendo habitual, con el examen de Lengua y Literatura, donde las preguntas principales han versado sobre un artículo de El País sobre la necesidad del cuidado de los ancianos y la novela El Cuarto de Atrás, de Carmen Martín Gaite. Durante la jornada del martes se realizarán también los exámenes de Historia de España y de idiomas, que constituyen junto con Lengua y Literatura la llamada fase de acceso. El miércoles y jueves se realizarán los exámenes de modalidad, uno de los cuales también valdrá para la fase de acceso y el resto irá a la fase de admisión, que permite a los alumnos subir su nota en hasta cuatro puntos para llegar hasta los 14, el máximo posible.

Debido a las circunstancias, este año se ha modificado la estructura habitual del examen, que habitualmente constaba de dos opciones a elegir una. En su lugar, se ha instaurado un sistema de bloques, en cada uno de los cuales los alumnos deben elegir contestar una o varias preguntas, según el caso, de entre todas las planteadas. De esta forma, hay una mayor flexibilidad, ya que antes la elección de una opción obligaba a responder a todas sus preguntas y este año es posible elegir la combinación. 

Laura Montes, estudiante de la PEvAU 2020 Laura Montes, estudiante de la PEvAU 2020

Laura Montes, estudiante de la PEvAU 2020 / Nacho Marín

"La prueba está muy bien adaptada a las circunstancias". Laura Montes, estudiante

A los alumnos, este nuevo formato improvisado por la pandemia les ha resultado sencillo. Antonio Molina, del colegio Salesianos, cree que ha sido más fácil porque "he tenido más tiempo para estudiarlo". Juan Portillo piensa que ahora son menos difíciles porque "hay muchas más opciones. Puedes aprenderte una parte y que caiga". También Carmen Ruiz se adhiere a esta opinión, que parece mayoritaria, aunque lo ve bien porque no todos han tenido las mismas opciones. "Hay más opciones pero hay institutos que no han dado todos los temas", alega. Laura Montes incide que la prueba "está muy bien adaptada a las circunstancias".

Aunque este año, la PEvAU ha sido totalmente diferente a la de otros años, sigue siendo el camino para acceder a la universidad y para estar más cerca de formarse en la profesión que siempre han soñado desempeñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios