Campo de Gibraltar

Ultimátum al alcornocal: regeneración o muerte

  • El Instituto de Estudios Campogibraltareños reúne a instituciones para ahondar en el mal que mata a la principal masa arbórea del sur de Andalucía

Imagen del monte de La Teja, en Los Barrios, donde el mal de la seca ha tumbado alcornoques. Imagen del monte de La Teja, en Los Barrios, donde el mal de la seca ha tumbado alcornoques.

Imagen del monte de La Teja, en Los Barrios, donde el mal de la seca ha tumbado alcornoques. / Jorge del Águila

O el Parque Natural de Los Alcornocales es sometido a una intensa y diligente regeneración o le espera la grave continuidad de un proceso que comenzó hace años y no detiene su avance: una muerte lenta y agónica. Hay mucho en juego. Este espacio protegido representa el 3,5% de la masa arbórea alcornocal en el mundo, el 16% de la que hay en España y el 38% de la andaluza. Además, en él habitan animales de hasta 22 especies protegidas. 

El Instituto de Estudios Campogibraltareños juntó este miércoles en Castellar de la Frontera y Los Barrios a representantes municipales, autonómicos y científicos de toda la comarca para ahondar en el análisis del mal de la seca, ese extraño conjunto de padecimientos que afecta a una parte significativa de los árboles del Parque Natural de Los Alcornocales.

Tal y como ocurre con el cambio climático, no hay mucho tiempo que perder. El alcornocal que se extiende por 16 municipios de la provincia de Cádiz y uno de la de Málaga necesita, sobre todo, regeneración. Con palabras aún más claras: plantaciones de nuevos ejemplares que sean mimados y crezcan muy protegidos, tanto de la ganadería como de ejemplares de especies de caza mayor que ven los brotes verdes que surgen de las bellotas como un manjar exquisito.

Hay un especialista clave en esta guerra que no libra sino sus primeras batallas: el ingeniero forestal Rafael Sánchez Vela, funcionario de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y colaborador del Instituto de Estudios: "La cuestión es buscar las causas, el porqué", adelantó al explicar que el mal de la seca no es una sola cuestión porque engloba realmente a varias. 

Dijo que hay un listado de asuntos que ha tomado toda la apariencia de 'comando asesino' contra los árboles. A saber: el incremento de las temperaturas, los cambios en los ciclos de lluvias (ahora cae mucha agua también pero en muy poco tiempo) y otro, fundamental, que es el envejecimiento y consiguiente debilitamiento de los árboles. Es lo que más vulnerables los hace. 

La comparación entre árboles y seres humanos cae, en este caso, por su propio peso: si una neumonía atrapa a un hombre de 30 años es muy raro, hoy en día, que acabe con él. Pero si hace presa de un anciano de 90 estamos hablando ya de otra cosa. 

Sánchez Vela se extendió sobre toda la problemática ante el alcalde de Castellar, Adrián Vaca, la presidenta de la junta rectora del Parque de Los Alcornocales, la bióloga Ana Villaescusa, el vicepresidente de Mancomunidad Daniel Perea, la concejala algecireña de Medio Ambiente, Laura Ruiz, el director del espacio protegido, Juan Manuel Fornell, y el del Instituto organizador, Eduardo Briones, entre otros responsables técnicos y gestores. 

La jornada se desarrolló entre la casa convento de La Almoraima, en Castellar, y el arranque del sendero del monte de La Teja, en Los Barrios. Teoría expuesta en el primero de los lugares y visión práctica sobre el mismo terreno en el segundo. El alcalde castellarense mostró su preocupación por el mal de la seca y la necesidad inmediata de una actuación conjunta. 

El alcalde castellarense, Adrián Vaca, mostró su preocupación por el síndrome que afecta a los árboles y la necesidad inmediata de una actuación conjunta. 

“La regeneración es una prioridad, tenemos que poner el foco en este parque porque ya hay indicios de alarma y más vale prevenir que curar. Desde el Ayuntamiento de Castellar vamos a levantar la mano para que se acaben por saber bien las causas y erradicarlas”, dijo Vaca.

El primer edil aseguró en La Almoraima que ha trasladado a la Junta de Andalucía la necesidad de que el mal de la seca sea tomado con la mayor seriedad y sensibilidad posibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios