Campo de Gibraltar

Un proyecto medirá la contaminación por partículas ultrafinas por primera vez en la comarca

  • Analizará su composición y la procedencia de los contaminantes de estas partículas, las que tienen más peligro potencial para la salud

  • Los datos se recogerán en la cabina de Puente Mayorga

Vista de la Bahía de Algeciras.

Vista de la Bahía de Algeciras.

Miden menos de 0,1 micras (un cabello tiene 60 micras de diámetro), provienen del tráfico o la actividad industrial y son sospechosas de causar daños cardiovasculares y respiratorios. Las partículas ultrafinas son el último (o penúltimo) enemigo invisible, pequeñas porciones de sal marina, materia mineral, pero también de metales y otros contaminantes que penetran fácilmente en el cuerpo humano y por ello son las que tienen más peligro potencial para la salud. Entre un 80 y un 90% del número de partículas registradas en las áreas urbanas son de este tipo pero hasta ahora no se había medido su presencia en el Campo de Gibraltar, pese a su gran peso industrial.

Ese déficit va a ser solventado en los próximos meses gracias a un proyecto de investigación que desarrollará la Universidad de Huelva con financiación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, bajo el título Caracterización físico-química y contribución de fuentes de aerosoles atmosféricos inorgánico y orgánicos (rango fino-ultrafino) en zonas industriales complejas. Una investigación que estudiará el material particulado de menor tamaño en dos de las grandes zonas industriales del país, Campo de Gibraltar y Huelva, con el objetivo final de tener la mayor información posible sobre la contaminación atmosférica en estas zonas, su composición y fuentes, para que este conocimiento ayude a aplicar políticas de mejora de la calidad del aire.

Los sistemas de control existentes actualmente miden solo las PM10 y PM2,5, las partículas de mayor tamaño para las que la directiva europea establece valores objetivo. Los datos obtenidos hasta ahora muestran la presencia de elementos tóxicos en la atmósfera derivados de la actividad industrial y portuaria: en la comarca destacan níquel, vanadio y cromo.

“Ahora tendremos todavía más detalle”, explica uno de los investigadores principales del proyecto, Jesús de la Rosa, de la unidad asociada CSIC-UHU Contaminación Atmosférica. “Mediremos los contaminantes que hay en la zona pero también sabremos cuál es el origen de esas partículas ultrafinas, en qué porcentaje contribuye cada una de las posibles fuentes, el tráfico rodado, portuario, la industria, el aerosol marino, la intrusión sahariana”. Hasta ahora, los estudios de ultrafinas se han centrado en las emisiones procedentes de los vehículos.

Este estudio es aún más relevante porque, como recuerdan los propios investigadores en su propuesta, cada día hay más artículos que recogen los efectos de las partículas ultrafinas en la salud, relacionándolas con la aterosclerosis o con la isquemia cardiovascular, porque pueden acumularse en los órganos en un corto espacio de tiempo “e incluso ir directamente al sistema nervioso central”. “Si las partículas ultrafinas afectan más a la salud trataremos de arrojar luz sobre estos efectos”, apunta De la Rosa.

Para ello contarán con nuevos equipos que serán instalados en la cabina de medición que hay en Puente Mayorga, controlada por la Junta de Andalucía, medidores que complementarán los ya existentes y que estarán perfectamente calibrados con los que se instalen en Huelva, para poder hacer un estudio comparativo. Se trata de unos equipos que hasta ahora no se vienen usando en Andalucía y que en España “pueden tener Madrid y Barcelona”. En estos momentos se están calibrando para ser instalados en las próximas semanas.

A ellos se sumará dentro de un año un equipo único en el país, para la medición de metales en continuo, una mejora notable respecto a la situación actual, en la que la medición se hace en momentos puntuales. Este equipo irá rotando por distintos puntos de Andalucía en los que la contaminación por metales sea importante.

Los investigadores tendrán tres años para desarrollar su proyecto, que cuenta con una financiación de 200.000 euros por parte del Ministerio dentro del programa Retos de la Sociedad. Cuentan con el apoyo de la Junta de Andalucía, administración muy interesada en los datos que se puedan obtener para la implementación de políticas sobre la calidad del aire en sus futuras estrategias para las zonas estudiadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios