Campo de Gibraltar

Una "organización criminal" cruzó en julio la valla de Ceuta

  • La Guardia Civil detiene a diez subsaharianos como los cabecillas del asalto de 600 migrantes en la frontera de Ceuta el día 26, a los que acusa de atentado a la autoridad

Un agente de la Policía Naciona vigila a migrantes que saltaron la valle de Ceuta el pasado miércoles. Un agente de la Policía Naciona vigila a migrantes que saltaron la valle de Ceuta el pasado miércoles.

Un agente de la Policía Naciona vigila a migrantes que saltaron la valle de Ceuta el pasado miércoles. / josé M. rincón / efe

Comentarios 1

Diez migrantes subsaharianos -uno de Togo, dos de Camerún y siete de la República de Guinea- fueron detenidos ayer por la Guardia Civil en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta. Se les considera la "dirección logística y operativa" del salto violento de la valla de la ciudad el pasado 26 de julio. El supuesto cabecilla es el ciudadano togolés, que en el momento de su detención opuso una "fuerte resistencia" y causó heridas leves a un agente cuando fue arrestado. "Es el jefe del jefe del grupo que lideró la entrada en territorio nacional de 602 migrantes de manera irregular y violenta", informó la Guardia Civil.

Los diez hombres fueron puesto a disposición del juez. Se les imputan los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, atentado contra agentes de la autoridad y lesiones. La Guardia Civil volvió a destacar ayer que el de aquel jueves, el último del mes pasado, ha sido "el salto más violento que recordamos", en palabras del director general del Instituto Armado, Félix Azón.

La detención se produjo a las 8:00. La llevaron a cabo agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y del Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta, con el apoyo del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS). Las detenciones se practicaron tras el análisis de las grabaciones de las cámaras de seguridad del vallado que separa la ciudad española de Marruecos y la práctica de otras diligencias de investigación. El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta, que estaba de guardia el día del salto, ha decretado el secreto de sumario sobre las actuaciones.

La Guardia Civil recordó que en aquella intrusión se utilizaron sierras radiales, cizallas y mazos para cortar los vallados de protección exterior e interior. "Para evitar que los agentes de la Guardia Civil se acercaran a la zona donde se estaba produciendo el intento de entrada irregular estas personas lanzaron a los agentes recipientes de plástico con excrementos y cal viva y emplearon sprays a modo de lanzallamas, piedras y palos. Además se intervinieron cócteles molotov, así como varias bolsas con hachís", informó la Benemérita. 22 agentes resultaron heridos. Cruz Roja asistió a 132 migrantes. Veinte extranjeros y diez guardias fueron trasladados al hospital.

La Guardia Civil ya puso a disposición judicial el 31 de julio un atestado con los datos de los 602 migrantes indocumentados nacionales de Guinea Conakry (en su mayoría), Gambia, Congo, Chad y Camerún que accedieron a la ciudad y los de los funcionarios del Instituto Armado que resultaron heridos.

Las detenciones de ayer se produjeron un día antes de que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, comparezca en el Congreso para explicar la política migratoria tras los saltos a este puesto fronterizo.

Entretanto, la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, cree que los extranjeros que accedan a territorio español de forma "violenta" serán devueltos a Marruecos, como los 116 que lo consiguieron el 22 de agosto. "Creemos que sí, que se va a continuar igual, el que entra violentamente y agrediendo va a recibir el mismo pago", advirtió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios