Macrocausa por narcotráfico

El juicio contra el clan de Los Castaña se reanuda tras un nuevo volcado de las escuchas

La sesión del juicio del clan de Los Castañas celebrada este lunes.

La sesión del juicio del clan de Los Castañas celebrada este lunes. / Erasmo Fenoy

La sección séptima de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Algeciras ha retomado este lunes el juicio contra el clan de Los Castaña, que quedó aplazado en junio tras la celebración de varias sesiones por un problema en el volcado de las escuchas telefónicas. En esta sesión han declarado los peritos que han analizado el disco duro donde se han copiado las grabaciones realizadas con el sistema Sitel y un agente de la Policía Nacional encargado de su volcado, proceso que ha durado entre un mes y medio y dos meses. Está previsto que este martes se podían oír las primeras escuchas en el juicio después de que las defensas hayan podido acceder a su contenido.

Al comienzo de la sesión, el abogado de Isco Tejón, Gonzalo Boye, recordó que había puesto en cuestión el funcionamiento de Sitel en este caso, no en general, cuando la Fiscalía aportó una prueba pericial en la que un agente explicaba su funcionamiento. El letrado indicó que los peritos contratados por la defensa, como explicarán más adelante, habían encontrado algunos problemas en el disco duro y tachó la prueba de "extemporánea". En este aspecto coincidieron el resto de abogados defensores. 

Tras unos minutos de receso, las magistradas decidieron aceptar la pericial aportada por la Fiscalía sobre el funcionamiento de Sitel realizada por un agente facultado para acceder a este sistema de escuchas. 

Los peritos, a preguntas de Boye, realizaron una extensa explicación del estado del disco duro en el que se volcaron las escuchas. Se hizo un volcado en un disco duro en lugar de en DVD porque algunos de ellos fallaron cuando la defensa intentó acceder a las grabaciones. Uno de los peritos contratados por la defensa explicó todo el funcionamiento y afirmó que a la hora de conectarlo a un ordenador recibió un mensaje de error que le impidió realizar su copiado, por lo que solicitó en el juzgado la realización de una copia, aunque no iba a ser posible que estuviera para este lunes porque se tardaron unos dos meses en realizar esta copia

El perito también informó de que no había información captada de las Blackberry que usaba Isco Tejón, que cuentan con un sofisticado sistema de encriptación, o de las balizas instaladas para localizar a los acusados. "Hay autos pero no están las pruebas", indicó. 
El policía que elaboró el informe pericial sobre el funcionamiento de Sitel explicó que el sistema avisa cuando hay algún error en el volcado de los archivos y que en este caso no lo hizo, por lo que defendió la validez del soporte como prueba. 
El juicio se retoma este martes con las primeras escuchas. La vista oral comenzó en abril, aunque fue interrumpida nada más empezar al pedir las partes la suspensión por estar uno de los 17 acusados internado en un centro psiquiátrico. Finalmente, la magistrada decidió su reanudación.

En junio quedó nuevamente aplazado hasta este lunes, 3 de octubre, después de un fallo técnico en el volcado de las escuchas telefónicas que las defensas no podían reproducir. A partir de ese momento, las defensas, en contra del criterio de la Fiscalía, alegaron que un nuevo volcado sería una nueva prueba y que no podía ser admitida durante la celebración del juicio. 

El procedimiento

La Fiscalía solicita para Isco y Antonio Tejón penas de quince años de prisión y una multa de 4 millones de euros para cada uno como “jefes y encargados del delito contra la salud pública", es decir, tráfico de drogas; tres años más de cárcel por tenencia de armas y dos por delito de receptación. Isco se encuentra en la actualidad en libertad provisional bajo fianza, mientras que Antonio permanece interno en prisión provisional por su presunta relación con la Operación Dismantle.

Para el resto de procesados, las penas pedidas por la Fiscalía son, para cada uno de ellos, de 9 años de prisión y multa de 4 millones de euros por tráfico de drogas, y dos años más por delito de receptación.

El relato acusatorio de la Fiscalía deja constancia de que, fruto de la investigación desarrollada desde 2015 en la zona de La Línea de la Concepción por la Unidad de Crimen Organización (Udyco) de la Policía Nacional, se tuvo conocimiento de la existencia de un grupo de personas lideradas por los hermanos Tejón, “conocidos como jefes del clan de Los Castañas", que se dedicaba presuntamente "a la introducción de sustancias estupefacientes procedentes de las costas marroquíes, con uso de embarcaciones de gran potencia, con estabilidad en el tiempo”.

La acusación contra los tres agentes de la Policía Nacional acusados queda descrita de forma nítida: “También como integrantes dentro de la organización están los procesados L.B. B., M.B.B. y J.Z.B., los cuales como miembros del Cuerpo Nacional de Policía estarían favoreciendo a la organización marcando la vía libre para poder introducir las sustancias en las costas españolas, marcando los servicios de los agentes de la autoridad, así como informando a la organización de controles y de las actividad de la Policía, con el fin de facilitar y dar cobertura para que el alijo se pudiera realizar”.

Los tres declararon el pasado 22 de abril, cuando explicaron que solo les une una larga relación de amistad con Isco Tejón, que con su hermano Antonio apenas han cruzado algún saludo por la calle porque es un hombre más discreto y que jamás facilitaron sus actividades delictivas aprovechando que eran agentes de la Ley porque desconocían a qué se dedicaban. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios