EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crisis del coronavirus

Una familia francesa pasa el confinamiento en un velero en Alcaidesa Marina

  • El cierre de las fronteras pilló a Amandine y Fred y a su hija Charlotte, de dos años, en la Bahía de Algeciras

Fred, Amandine y Charlotte, que viven el confinamiento en un velero Fred, Amandine y Charlotte, que viven el confinamiento en un velero

Fred, Amandine y Charlotte, que viven el confinamiento en un velero

Una familia francesa pasa el confinamiento en un velero atracado en el puerto deportivo Alcaidesa Marina, en La Línea. Fred y Amandine, con su hija Charlotte, de dos años, y su gata Harley viven en el barco desde 2019, cuando vendieron su casa, coches y negocios para comprar el velero Tchao, de la clase Kirie Feeling 486, para vivir su sueño de viajar en familia. 

El invierno lo pasaron en las inmediaciones de Lisboa, desde donde zarparon el pasado 13 de marzo para regresar al Mediterráneo francés. En este trayecto el Tchao hizo escala en Gibraltar para llenar el depósito de diésel y hacer tiempo para evitar que el fuerte vendaval previsto le cogiera en alta mar. Entonces se dirigieron hacia el puerto Alcaidesa Marina, adonde llegaron cuatro horas antes de que España decretara el cierre de las fronteras. 

Amandine cuenta cómo es vivir en un espacio reducido con una niña de dos años. "Charlotte es una niña que vive principalmente fuera. Le encanta andar en bicicleta, jugar en la playa y especialmente navegar. Mantenerla ocupada no es fácil, especialmente porque el mal tiempo no ayuda. Desde el 25 de marzo ha estado lloviendo durante nueve días y el viento ha soplado fuerte. Cuando hace buen tiempo, sacamos el columpio, la hamaca en el puente, hacemos una cabaña ... Pero no ha sido posible durante este tiempo", lamenta la madre.

El velero 'Tchao' El velero 'Tchao'

El velero 'Tchao'

"Charlotte pide regularmente "dejar Tchao". Entonces creamos la canción del confinamiento. Es muy divertida y nos mantiene en modo zen. Afortunadamente, tenemos conexión wifi en el puente y podemos descargar actividades educativas. Charlotte tiene muchas ganas de ir a la escuela. Nuestros días están marcados por las clases, la limpieza (el bote es pequeño), la lavandería y la preparación de comidas, pero especialmente por Charlotte", indica Amandine. 

Uno de los principales problemas de esta familia es el aprovisionamiento: "El confinamiento significa comprar en la tienda más cercana, a pesar de que sea cara. Hacemos la compra una vez por semana tomando las protecciones necesarias. La hace Amandine porque solo tenemos un par de guantes para lavar los platos y son de su tamaño. Ella también hizo una máscara de tela para la ocasión. Siempre es mejor que nada para proteger a tu vecino", explica Fred. 

Para preparar la comida, la familia usa dos placas eléctricas en el puerto para ahorrar gas y guardarlo para su viaje de regreso a Francia, ya que ahora no pueden comprar botellas de camping gas. 

Una de las reparaciones que ha realizado Fred en estos días Una de las reparaciones que ha realizado Fred en estos días

Una de las reparaciones que ha realizado Fred en estos días

La familia cuenta cómo ha tenido que hacer frente a un par de incidencias:"Este jueves ha sido el primer día de buen tiempo y Fred ha aprovechado para reparar un ojo de buey con fugas. Es el que está encima del banco. ¡Genial, con la próxima ola nos mantendremos secos!", indican con humor. También han tenido que improvisar algunas reparaciones, ya que las tiendas de material están cerradas y el puerto no permite que se hagan entregas. 

Con este panorama, Fred, Amandine y Charlotte esperan poder regresar al Mediterráneo francés a mediados de abril. "La navegación promete ser larga, sin escalas en los puertos españoles. Nos consideramos afortunados. Tenemos la cabina exterior para tomar el aire y nuestra casa es móvil. No tenemos televisión a bordo, lo que contribuye en gran medida a no desarrollar sentimientos de ansiedad. Como todos los marineros, esperamos recuperar nuestra libertad de viajar pronto", espera esta familia de aventureros, que publica en Facebook cómo pasan los días de confinamiento en su velero.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios