Campo de Gibraltar

El coronavirus lleva a los mercadillos del Campo de Gibraltar al borde de la desaparición

  • Los comerciantes ambulantes de la comarca viven "una situación dramática" que ha llevado a muchos a los comedores sociales

  • "No tenemos otra que seguir a duras penas con nuestros negocios, la situación laboral no nos permite cambiar de oficio", afirman

El mercadillo de Algeciras, vacío de puestos por el coronavirus. El mercadillo de Algeciras, vacío de puestos por el coronavirus.

El mercadillo de Algeciras, vacío de puestos por el coronavirus. / E.S.

No hace muchos años había lista de espera para poder montar un puesto en el mercadillo de Algeciras. Después llegó la crisis y golpeó con fuerza al comercio ambulante, que comenzó a solicitar a los ayuntamientos una rebaja de las tasas municipales para poder subsistir. Cambios de ubicación, jornadas de lluvia y la instalación de grandes cadenas de venta de ropa low cost llevaron a decenas de familias del Campo de Gibraltar a una situación precaria de la que luchaban por salir. Pero no sabían que lo peor estaba por venir. Ahora se ven en un callejón sin salida, acorralados por la pandemia del coronavirus, que ha llevado a varios comerciantes a ponerse en la cola de los comedores sociales para poder llevar a sus casas algo de comer. Esta triste historia de lo que se llamaba el piojito, una forma de comercio que llenaba explanadas en la comarca y que ahora se muere, la cuenta José Antonio Moreno, uno de sus protagonistas. 

En la mitología griega, el fénix es un ave de larga vida que se regenera de las cenizas de su predecesor. Fénix es también el nombre de la asociación que aglutina a los vendedores ambulantes, los que piensan que todavía hay una mínima esperanza de resurgir. 

Las restricciones derivadas del Covid-19 han obligado al cierre de toda actividad no esencial y, también, ha muchos puestos ambulantes. "Nos encontramos en una situación dramática al no poder afrontar los pagos de tasas municipales y en algunos casos de fraccionamientos de ejercicios anteriores. Esta maldita pandemia nos obliga a cesar nuestra actividad sin contar con ayudas que sustituyan nuestros ingresos actuales, que también eran pocos por la falta de público asistentes a los mercadillos", explica el portavoz del colectivo. 

"El comercio ambulante está atravesando el peor de los momentos de su trayectoria comercial. Jamás, ni por un momento, hubiésemos imaginado lo que esta ocurriendo", apostilla.

Los vendedores reclaman a los ayuntamientos de Algeciras, la Línea, Los Barrios y Tarifa que suspendan las tasas municipales. A San Roque no se lo piden porque ya lo ha hecho. Los otros cuatro, hasta ahora, cancelan solo las de los días que se ven afectados por el cierre decretado por el coronavirus. A eso están obligados por la Ley. Los comerciantes necesitan, insisten, las de todo el año.

"El fin de esta tragedia es eliminar poco a poco el tradicional mercadillo"

"Quisiéramos que por parte del Ayuntamiento de cada municipio afectado tuvieran la deferencia de anular las tasas por vía pública. El único que desde el minuto uno lo hizo fue San Roque, al que no le ha seguido nadie. Tristemente nos vemos abandonados por los administradores públicos de nuestros impuestos locales, ya que en el caso de la gran mayoría de comerciantes llevamos más de 20 años pagando las tasas tan elevadas a las que nos tienen sometidos, llevamos más de una década solicitando una bajada y hasta ahora no hemos recibido respuesta", lamentan.

"Necesitamos que los ayuntamientos retrasen las tasas, que no las envíen a Diputación ya que nos las mandan a la cuenta bancaria y el poco dinero que el autónomo tiene es para sobrevivir. Cuando decimos que retrasen las tasas nos referimos a que no las envíen hasta el siguiente ejercicio para que nos de tiempo a recuperar la economía. Desgraciadamente la administración no entiende los problemas que tenemos", continúa.

"El fin de esta tragedia es eliminar poco a poco el tradicional mercadillo. No hay rentabilidad para pagar 1000 euros de tasas municipales, no tenemos otra que seguir a duras penas con nuestros negocios, la situación laboral no nos permite cambiar de oficio. Lo más importante para nosotros en estos momentos sería la condonación de tasas para este año 2021 y si la situación no mejora para el 2022, creemos que después de tantos años pagando tenemos derecho a una ayuda a sostener nuestros negocios", relata José Antonio Moreno.

"Sabemos que desgraciadamente no solo somos nosotros los afectados, que también hay muchos negocios en la misma situación pero es el momento de contar con nuestros gobernantes, tendrán que hacer un esfuerzo para evitar la desaparición de licencias. Son muchas familias las que dependen del comercio ambulante, no tenemos otro ingreso y es lo que sabemos hacer", concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios