Campo de Gibraltar

El juez condena a seis meses de cárcel al empleado de la TV de San Roque

  • El fallo por la agresión a un policía barreño, fijado por conformidad El perjudicado dice sentirse indefenso y Multimedia abre un expediente

Comentarios 9

El empleado de la televisión municipal de San Roque Carmelo Justicia resultó ayer condenado a seis meses de prisión y una multa de 210 euros (costas incluidas) por un delito de agresión a un agente de la autoridad tras el incidente registrado en la tarde del lunes en el polígono de Palmones. La condena fue emitida mediante procedimiento de conformidad previa al juicio. Al no constarle antecedentes penales y ser la pena inferior a los dos años, no ingresará en prisión.

El propio empleado municipal expuso a Europa Sur el resultado del procedimiento rápido, pero sostuvo que la versión de los agentes es desproporcionada y no ajustada a la realidad. Justicia explicó que, no obstante, ha optado por aceptar una condena por conformidad en lugar de ir a juicio ante la posibilidad de recibir una pena superior dado el contenido del atestado policial sobre el incidente. Dijo considerarse en situación de indefensión y ahora baraja emprender acciones legales contra los agentes por supuesto maltrato.

El equipo de gobierno de San Roque no quiso valorar el caso al considerar que se trata de un asunto personal. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix (PSOE), informó que la empresa municipal Multimedia, donde presta su labor desde hace años, le ha abierto un expediente informativo que podrá acabar en un expediente disciplinario una vez se valoren todos los datos y se resuelva. Así mismo, dijo desconocer el contenido de los reportajes que elabora la emisora.

El periodista fue detenido por la patrulla cuando realizaba labores informativas sobre controles policiales en el polígono. La versión del atestado policial sostiene que la patrulla le negó autorización para ser grabada mientras que él amagó con hacerlo esgrimiendo su profesión y que realizaban controles por afán recaudatorio y órdenes políticas.

El atestado señala que al serle requerida la documentación, alegó no tenerla y se negó a ser traslado a dependencias policiales para cumplir con el trámite. Cuando era conducido al coche patrulla por desobediencia, según la versión policial, propinó un cabezazo a uno de los agentes y esgrimió su pertenencia al PSOE como motivación de su arresto además de amenazarles.

Según la versión del trabajador de Multimedia, se encontraba en el polígono realizando encuestas para la cadena cuando vio a la patrulla y pidió permiso para grabarles para una pieza sobre seguridad y controles policiales tras conocer, por testimonios, que se realizaban con frecuencia en la zona.

"Uno de los agentes me reconoció por haberme multado un mes y medio antes en esos controles y me acusó de chulería. Nunca me negué a acompañarles para identificarme", sostuvo. Su versión de los hechos sigue con que fue detenido y trasladado en coche patrulla recibiendo insultos, golpes en la nariz y amenazas. "Me sentí vejado por uno de los policías. La afiliación a partidos políticos la sacó a colación el agente, que me acusó de socialista sin yo decir nada. Pero en la jefatura no me tomaron ni declaración. Me sentí vejado y, ante la posibilidad de recibir una pena mayor en el juicio, acato la sentencia para evitar males mayores pero no la comparto", comentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios