Justicia

Álvarez-Ossorio, el abogado que logró la libertad en Portugal de Alex Male, el prófugo más buscado en Reino Unido

  • El letrado gaditano lleva al Tribunal Constitucional luso a revisar la detención de Alex Male, acusado de blanqueo de capitales y de tráfico de cocaína, ketamina y armas

Anuncio de las autoridades de Reino Unido con la petición de colaboración para dar con Alex Male.

Anuncio de las autoridades de Reino Unido con la petición de colaboración para dar con Alex Male. / NCA

Un complejo entramado de recursos presentados ante diversas instancias judiciales de Portugal, hasta llegar al plenario del Tribunal Constitucional luso, que aún debe pronunciarse, han permitido que Alex Male, el prófugo más buscado por las autoridades de Reino Unido, esté ahora en libertad tras haber sido detenido el pasado mes de mayo en el aeropuerto de Lisboa a su vuelta de Turquía, desde donde fue devuelto tras denegársele la entrada al presentar el pasaporte de otra persona.

A la espera de que su futuro procesal se resuelva y acusado en su país de blanqueo de capitales y de tráfico de cocaína, ketamina y armas, Male se pasea libremente por Portugal, con el pasaporte retirado y con las únicas obligaciones de tener un domicilio fijo donde poder localizarle y de personarse a diario ante la justicia.

No pintaban tan bien las cosas para Male en junio, cuando requirió los servicios de Ricardo Álvarez-Ossorio, abogado con bufete en Sotogrande (San Roque) y especializado en grandes causas vinculadas al narcotráfico. Para entonces, Male llevaba un mes en prisión y había firmado su consentimiento para ser entregado a las autoridades de Reino Unido, que habían reclamado su repatriación.

La historia arranca de bastante atrás. La NCA, la Agencia Nacional contra el Crimen británica, había situado a Male como su objetivo número uno tras haber huido de Reino Unido después de ser detenido y acusado de participar una trama criminal de carácter internacional de tráfico de drogas. El hoy prófugo había caído en una trampa, el sistema de comunicaciones encriptado Encrochat, que una vez descifrado por Europol se convirtió en una fuente inagotable de información sobre las actividades de decenas de grupos delictivos.

Destino, Dubai

Male, de unos 30 años, fue detenido, imponiéndole un juez prisión provisional bajo fianza en 2020. Fue esta circunstancia la que aprovechó para poner pies en polvorosa y dirigirse a España. Para ocultarse eligió Marbella, una ciudad propicia para llevar un vida de lujo pasando relativamente desapercibido. La fiesta se prolongó hasta el pasado mes de mayo, cuando el cerco de las policías española y británica se cerraba en su entorno. Fue en ese momento cuando Male activó un nuevo plan de fuga cuyo destino final era la ciudad de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, un país que no suele hacer muchas preguntas sobre la procedencia del dinero que traen aquellos que llaman a sus puertas.

Para ello, según las fuentes consultadas por Europa Sur, planeó una ruta que primero le llevó en coche hasta Lisboa, desde tomó un avión con rumbo a Estambul, escala previa antes de llegar a Dubai. La hoja de ruta falló a mitad de camino, cuando a su llegada a la ciudad turca la policía detectó que portaba el pasaporte de otra persona. La legislación internacional indica que, en esos casos, el pasajero debe ser devuelto al país de origen, en este caso, Portugal. Cuando Male llegó de nuevo a Lisboa, las autoridades lusas, avisadas por las turcas de lo sucedido, ya habían contactado con las británicas y obtenido información sobre el perfil del personaje. De inmediato, fue detenido.

El Brexit, a su favor

El Brexit jugó en favor de presunto narcotraficante. Con Reino Unido fuera de la UE y al contrario de lo que sucede entre los países miembros con la repatriación de personas con causas pendientes con la justicia -con procedimientos muy ágiles- el plazo para enviar a casa a Male desde Portugal puede prolongarse hasta 150 días.

Ricardo Álvarez-Ossorio. Ricardo Álvarez-Ossorio.

Ricardo Álvarez-Ossorio.

Es ese el periodo que han aprovechado Álvarez-Ossorio y su colega portugués Vitor Parente para mover ficha, presentar una secuencia de recursos y elevar en nombre de su cliente una petición de habeas corpus -por el que toda persona detenida tiene derecho a exigir que se detallen las causas de su arresto- que deberá resolver ahora el más alto tribunal de Portugal. Desde el pasado 6 de octubre, Male cumple con su obligación de dejar constancia de su presencia en Portugal. Y así, como poco, hasta que se decida sobre su extradición a Reino Unido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios