EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Gibraltar | Crisis del coronavirus Gibraltar llena Main Street en la reapertura de su pequeño comercio

  • Centenares de trabajadores transfronterizos, la mayoría de La Línea, regresan a sus puestos tras la cuarentena

  • El tránsito por la Verja sigue vetado a los que no tienen contrato o son residentes en el Peñón

La calle Real de Gibraltar, este sábado dos de mayo La calle Real de Gibraltar, este sábado dos de mayo

La calle Real de Gibraltar, este sábado dos de mayo / Gibraltar Chronicle/Eyleen Gomez

Gibraltar y muchos trabajadores transfronterizos han abierto en la mañana de este sábado los ojos a su nueva realidad. El Gobierno que encabeza Fabian Picardo había autorizado la apertura del pequeño comercio. Eso ha propiciado que muchos de los empleados de esas tiendas, la mayoría linenses o residentes en La Línea, hayan vuelto a cruzar la Verja después de algo menos de dos meses sin hacerlo. El público se ha echado a la calle y, sobre todo en torno al mediodía, ha respetado solo en parte las indicaciones de las autoridades sanitarias, especialmente en la calle Real.

Este sábado dos de mayo es un día grande en Gibraltar. Tal y como se han desarrollado los acontecimientos quizás demasiado grande. La excelente temperatura y la reapertura del pequeño comercio han sacado a los gibraltareños de sus casas después de muchas semanas de respeto al confinamiento y no siempre se han respetado las normas de convivencia impuestas por esa tan cacareada nueva realidad a la que obliga el Covid-19 (coronavirus).

Es de desear que no haya consecuencias. o, como ya anunció el Gobierno, las autoridades podrían verse obligadas a endurecer de nuevo las medidas y los ciudadanos verán de nuevo limitadas sus salidas a la calle.

El caso es que el pequeño comercio, uno de los pulmones de la economía de Gibraltar, ha subido por fin el cierre de sus puertas. Es cierto que por la frontera aún no puede pasar aquel que no disponga de un permiso de trabajo en el Peñón o sea residente –así ha podido comprobarlo este periódico esta mañana- pero de momento con los vecinos de la Roca ha bastado para que la mítica calle Real (Main Street), haya recuperado parte de su apariencia habitual, llena de vida. Por momentos, demasiado llena.

Tanto que el propio Ministro de Comercio, Turismo y Transportes. Vijay Daryanani, ha apelado al sentido común de los gibraltareños y ha pedido que sólo acudan a la calle principal del Peñón si es necesario.

A finales del pasado mes de marzo el Gobierno de Gibraltar -que ya había decretado el cierre del pequeño comercio, la hostelería y las obras- anunció que prohibía los despidos –de hecho anulaba los que se hubiesen producido después del día 15 de ese mes- y que garantizaba con dinero público un salario mínimo de 1.150 libras (unos 1.260 euros) para todos los empleados afectados.

El plan de ayudas público –denominado Términos de Asistencia a Empresas y Empleados o BEAT por las siglas de Business & Employee Assistance Terms– beneficiaba a 14.322 trabajadores transfronterizos, según la cifra contabilizada por el ejecutivo de la Roca. De ellos, 9.090 son españoles, gran parte de ellos linenses o residentes en La Línea.

Un buen número de ellos ha visto como finalizaban sus vacaciones forzadas. Otro grupo muy numeroso, el que se dedica principalmente a la construcción en exteriores, tiene señalado el lunes como la fecha del regreso a la tarea.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios