Campo de Gibraltar

Margallo insiste en que España debe aprovechar el Brexit para negociar la cosoberanía de Gibraltar

  • El ex ministro afirma que el Peñón puede convertirse en el centro de la posible inversión europea en Marruecos para frenar la inmigración

José Manuel García-Margallo, en un acto en Zaragoza. José Manuel García-Margallo, en un acto en Zaragoza.

José Manuel García-Margallo, en un acto en Zaragoza. / Efe

El eurodiputado y exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (PP), insiste en que el Gobierno de España debe aprovechar el Brexit para negociar la situación del Peñón de Gibraltar en un momento que considera "histórico".  

"Tenemos que negociar de forma inmediata el tema de Gibraltar, si desaprovechamos esta situación histórica, no nos hemos visto en otra igual desde 1713, perderemos una oportunidad dorada", afirmó este viernes en declaraciones a los medios de comunicación en la capital aragonesa, antes de participar en un almuerzo-coloquio con empresarios socios del Club Cámara Líder y con miembros del Pleno de la Cámara de Comercio de Zaragoza. 

García-Margallo abogó por hacer "grandes inversiones" en el Campo de Gibraltar. "La verdad ahora es que muchas de las gentes del Campo de Gibraltar, bien porque se ven forzados a trabajar en el Peñón porque no tienen oportunidades fuera, bien porque se ven beneficiadas del flujo de personas de un sentido y en otro tienen miedo al cambio", continuó. Gibraltar, señaló, podría ser la base logística de las empresas europeas que van a tener que invertir en Marruecos "si no queremos enfrentarnos a un problema de inmigración masiva". "La solución que hemos propuesto, que es cosoberanía en defensa exteriores e inmigración, doble nacionalidad, estatuto de autonomía, y sobre todo un régimen económico especial, sería fantástico y es fácil, y eso daría trabajo inmediatamente a la gente", ya que supondría conectar el Puerto de Algeciras con el corredor Mediterráneo y un nuevo aeropuerto. 

Al Gobierno de España le recordó que si no se presiona en Gibraltar "no cederán". "En relaciones internacionales nadie da nada gratis, salvo en cooperación, pero los estados no somos ONG". Por ello, consideró que hay que hablar con Gibraltar con "toda la claridad" y decirles que si quieren estar dentro de la Unión Europea, que es lo que han votado, "el tratado dice que solamente pueden estar si un estado miembro asume sus relaciones exteriores, ahora lo hacía Reino Unido, cuando se vayan eso no se cumple y quien lo puede hacer es España". 

García-Margallo aseguró que la Ley Internacional ampara a España: "Naciones Unidas viene diciendo desde 1955 que es una colonia, que se tiene que descolonizar bien, negociación entre las dos partes, y que en ningún caso se puede aplicar el principio de autodeterminación, rige el principio de integridad territorial, se les están ofreciendo unas ventajas que harían mal en desaprovecharlas".

Preguntado sobre el Brexit, el eurodiputado recordó que, aunque la salida definitiva del Reino Unido de la Unión Europea será el 31 de diciembre de 2020, es "prematuro" hablar de la preparación de las empresas españolas ante este proceso, porque "el escenario no está definido". "Lo único que hemos aprobado hasta ahora es el acuerdo de divorcio y el acuerdo para el periodo transitorio, el que marcará las relaciones futuras entre Reino Unido y la Unión Europea es el que se está negociando ya, y con arreglo a las previsiones del primer ministro, Boris Jonhson, tendrían que estar terminadas el 31 de diciembre de este año". 

José Manuel García-Margallo dijo que, sólo cuando se conozca ese marco de relaciones, las empresas podrán acomodarse a un escenario conocido. Sin embargo, matizó que sí que se conocen "algunas cosas", como que la declaración política que acompañaba "el acuerdo de divorcio" es distinta a la que había pactado la anterior ministra Theresa May. Con ella, precisó  había "un montón de opciones abiertas", lo que se llamaba un escenario a la Noruega. Pero "ahora la única opción que queda es un acuerdo de libre comercio". 

Además, precisó que los pormenores de este acuerdo de libre comercio todavía están por ver. "Intuyo que se va a tirar de la experiencia acumulada, y el último -acuerdo- que tenemos es el de la Unión Europea con Canadá, creo que ese va a ser el modelo". En este texto, se prevé que el intercambio de mercancías va a estar en las dos direcciones, exento de aranceles en un 92 por ciento de los sectores. "Más complicados serán los servicios y más complicados todavía serán los servicios financieros, que es lo que a ellos les preocupa, el 13 por ciento del producto interior bruto de la city son productos financieros, pero eso está por ver, creo que el escenario no va a ser excesivamente dramático y creo que la UE no va a salir tan perjudicada como se preveía". 

En este punto, el exministro auguró que el Reino Unido va a tener "más dificultades" que Europa, ya que se les cae "la red de acuerdos comerciales que la Unión Europea tiene firmados con 50 países, los últimos Canadá, Corea y Japón". Aunque consideró que este es un problema "de ellos" y que a España lo que le toca es negociar la situación de Gibraltar. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios