Educación

España obtiene su peor resultado en el informe PISA, donde destaca el 'dato doloroso' de Ceuta y Melilla

Alumnos en el patio de un instituto.

Alumnos en el patio de un instituto. / EFE

España ha obtenido sus peores resultados en el último informe PISA, que evalúa el rendimiento académico del alumnado de 15-16 años de 81 países, una caída del rendimiento que ha originado críticas a los gobiernos central y autonómicos.

La pérdida de conocimientos se da en las tres materias que evalúa el informe PISA -matemáticas, ciencias y lectura- y traza una clara tendencia a la baja a lo largo de la última década en España. Nuestro país saca 473 puntos en matemáticas, ocho puntos menos que en la anterior edición de 2018; repunta levemente en ciencias al pasar de 483 a 485; y en lectura alcanza los 474 puntos, una competencia que registra un desplome de catorce puntos con respecto a 2012.

La ministra de Educación, Formación Profesional y Deportes, Pilar Alegría, ha destacado que los centros educativos españoles "se han adaptado mucho mejor a la adversidad" que han vivido todas las instituciones docentes en el continente europeo con la Covid-19. Sin embargo, los "malos resultados" del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA, en sus siglas en inglés), coordinado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, "no se pueden atribuir solo a la pandemia", ha subrayado el asesor de la OCDE Daniel Roberto Salinas.

Lluvia de reproches

El PP, por su parte, ha culpado a la nueva ley educativa, la ley Celáa, y al modelo de inmersión lingüística en Cataluña o País Vasco del retroceso de España en el informe PISA.

El alumnado de Cataluña y País Vasco es el que más ha bajado en sus competencias en matemáticas -con una caída de 21 y 17 puntos, respectivamente-, y en lectura -38 y 31 puntos-, respecto a informes anteriores, frente a Castilla y León que saca los mejores resultados en matemáticas (499), lectura (489) y ciencias (506) y supera en todas las competencias a la media nacional.

En cuanto a los alumnos andaluces, han obtenido una puntuación menor que la media nacional en matemáticas, lectura y ciencia. La consejera de Desarrollo Educativo y FP, Patricia del Pozo, ha señalado que estos datos “no son buenos ni para Andalucía, ni para España, ni para Europa, ni para el mundo en general”, pero ha defendido que el sistema educativo andaluz “ha resistido infinitamente mejor que otras comunidades”. Del Pozo ha dicho que “nosotros bajamos en diez puntos la competencia de matemáticas, pero hay que tener en cuenta también que hay comunidades como Cataluña que baja veintiuno, Galicia, que baja doce, o Navarra, que baja once puntos”.

Entre tanto, asociaciones de padres de alumnos han calificado el informe PISA 2022 de "desolador" en cuanto a los datos de España, que son "preocupantes". "El primer móvil a edades demasiado tempranas no facilita el aprendizaje, les lleva a no concentrarse", ha señalado la presidenta de la Confederación de Padres y Madres de Alumnos (COFAPA), Begoña Ladrón de Guevara.

Un estudiante hace sus deberes de matemáticas. Un estudiante hace sus deberes de matemáticas.

Un estudiante hace sus deberes de matemáticas. / EFE

Ceuta y Melilla, las peor paradas

Los alumnos españoles a la cola del informe PISA son los de Ceuta y Melilla, el "dato más doloroso" de este estudio, en opinión del filósofo, pedagogo y ensayista español Gregorio Luri. "¿Es que no son nuestros compatriotas? ¿Por qué no dedicamos todos los esfuerzos que haga falta a mejorar su situación? Un alumno de Ceuta de 3º de ESO está a la altura de uno de Castilla y León de 6º de Primaria", ha publicado Luri en sus redes sociales.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA) de Ceuta, Mohamed Ali, ha exigido al Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) que haga “una reflexión pública” sobre por qué cree que sus únicos territorios de gestión directa, Ceuta y Melilla, obtienen “sistemáticamente” los peores resultados de España “y que adopte medidas reales para revertirlos”, según una noticia del Faro de Ceuta.

A juicio de Ali, añade este periódico, “este último informe de PISA consolida la deriva de los anteriores con la insoportable pasividad del MEFP que, si bien es cierto que ha aumentado notablemente el número de docentes contratados en la ciudad, sigue sin introducir cambios en un modelo de gestión absolutamente disfuncional dirigido a mil kilómetros de distancia y sin realizar una apuesta real por la construcción y adecentamiento de colegios e institutos, donde las ratios de alumnado por aula siguen disparadas”, ha expuesto el presidente de la FAMPA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios