Campo de Gibraltar

El Albarracín, fuera de control

  • El avance de las viviendas ilegales no cesa pese al bando que lo prohíbe desde 2005 · El Consistorio quiere darle solución este año

La vida en El Albarracín sigue igual. Los intentos del equipo de gobierno por legalizar la zona durante el anterior mandato no han surtido efecto y las construcciones siguen proliferando a pesar del bando emitido por el alcalde de San Roque, José Vázquez, en agosto de 2005 que prohibía taxativamente cualquier tipo de edificación o modificación del terreno. Europa Sur ha podido comprobar cómo se siguen construyendo amplias viviendas en parcelas de los diferentes caminos por los que discurre la barriada.

El plan especial que el equipo de gobierno planea en la zona está sujeto a la adaptación del Plan Subregional del Campo de Gibraltar, un trabajo que está previsto para este año. El primer edil del PSOE señaló el pasado viernes que el equipo de gobierno sigue trabajando ello. "No hay nada concreto, pero estamos buscando la vía necesaria para comenzar y sacarlo adelante", indicó. El equipo de gobierno remitió el pasado viernes a través del gabinete de prensa del Ayuntamiento un comunicado -publicado en la edición del sábado- en el que asegura que los técnicos municipales junto a la Junta de Andalucía pretenden legalizar El Albarracín, contando con la participación de los vecinos.

El objetivo sigue siendo el mismo que en 2005: frenar el avance de las construcciones ilegales que ha sido constante en las últimas décadas. El Ayuntamiento se ha mostrado, desde que se dictó el bando, incapaz de erradicar las edificaciones ilegales y las parcelaciones. El que en los últimos meses se note menos actividad se puede achacar más a la crisis económica que a la prohibición municipal. Muestra de ello es que sigue habiendo operarios que trabajan en la construcción de inmuebles en un suelo que no es urbanizable.

Vázquez es consciente de la construcción de nuevas viviendas en este tiempo. Asegura que el bando sigue vigente. "Es imposible parar las construcciones ilegales totalmente y eso pasa en San Roque y en otros municipios. El problema está si se perjudica al entorno como puede ser un hotel o un restaurante, en ese caso se tomarían otras medidas más drásticas", espetó.

El último censo realizado cuando se emitió el bando cifraba un número de viviendas cercano a las mil, frente al último dato aportado por la Oficina Técnica que habla de más de 700. También en 2005 se realizó una foto aérea para comprobar la fisonomía de las construcciones, un documento gráfico que tampoco es válido puesto que todo ha cambiado.

Muchas de las viviendas son ocupadas permanentemente por ciudadanos, que esperan que se legalice cuanto antes la situación, especialmente porque existe un problema con el agua y otras infraestructuras.

"Este verano, al igual que los anteriores se podían ver largas colas en la fuente María España para coger agua", señaló uno de los miembros de la Plataforma creada por los vecinos de El Albarracín, Manuel Serrano, quien aseguró que también existen grandes problemas con las fosas sépticas. Serrano añadió que el problema no sólo afecta al Ayuntamiento sino a otras administraciones, por lo que los trámites se han prolongado durante demasiado tiempo, sin que hasta ahora se haya visto ningún avance. A ello, se le añade el silencio por parte del Ayuntamiento.

Por otra parte, la Fiscalía tiene conocimiento de la situación urbanística de la barriada, tras una denuncia interpuesta por Verdemar y conoce las actuaciones realizadas por el Ayuntamiento, al haber solicitado información al propio alcalde.

Mientras todo esto se resuelve, los vecinos se preguntan si la documentación aportada por las distintas comunidades en la oficina de Puente Colmena servirá para algo o si el Ayuntamiento y los técnicos de la Junta de Andalucía deberán iniciar de nuevo el proceso en el presente mandato, alargando por más tiempo la ilegalidad en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios