Campo de Gibraltar

La juez exonera a Abdellah El Haj, el Messi del hachís, de la muerte del narco Brian Martos

  • Prisión para uno de los detenidos tras aparecer su ADN en un guante hallado en el lugar del tiroteo

  • Libertad provisional por falta de pruebas para los otros cuatro arrestados por secuestro y asesinato

Comentarios 1

El motivo de la sonada huida de la Justicia española del narcotraficante Abdellah el Haj, conocido como el Messi del hachís, quedó anoche al descubierto después de que la titular del Juzgado de Instrucción n.º 1 de Algeciras, Belén Barranco, dictase a las 22:30 un auto en el que niega la existencia de pruebas que vinculen a este con el secuestro y asesinato de Brian Martos Carmona, ocurrido el 2 de octubre de 2018.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Algeciras había iniciado unas investigaciones para esclarecer la muerte de Brian Martos que le habían llevado a centrar sus sospechas en Abedellah el Haj y su entorno. La víctima había sido señalada en el mundo del narcotráfico como responsable de varios vuelcos -robos de droga- a algunos clanes que deseaban cobrarse venganza.

La noche de autos, Martos se encontraba cenando junto a dos amigos en la terraza de un restaurante de comida rápida de Estepona cuando cinco individuos encapuchados se dirigieron hacia él. Al verles, la víctima emprendió la huida a la carrera en medio de un tiroteo que concluyó cuando Martos fue apresado e introducido a la fuerza en un BMW X5, robado el mes de mayo anterior en el barrio sevillano de Nervión. Eran las 22:00. A las 00:45 su cadáver apareció cerca del hospital Punta de Europa, de Algeciras, con un disparo mortal en el torax y múltiples signos de haber sido torturado, con contusiones y heridas de arma blanca. El ajuste de cuentas había sido ejecutado. El coche apareció posteriormente calcinado en la A-381, en dirección a Jerez, con el fin de eliminar pruebas.

Las investigaciones desarrolladas por la UDEV condujeron hacia un grupo de narcotraficantes de nacionalidad marroquí vinculados a Abdellah el Haj. El pasado viernes, día 15, se llevaron a cabo las detenciones de cinco individuos. Cuatro de ellos se encontraban ya imputadas previamente junto a Abdellah el Haj por su participación en un procedimiento sumarial pendiente de juicio por organización criminal, tráfico de hachís y blanqueo de capitales.

Son cuatro colaboradores de la estrecha confianza del Messi del hachís, hasta el punto de que el 29 de noviembre de 2017 le secundaron sin rechistar y se personaron junto a él ante la Fiscalía de Algeciras para entregarse a la Justicia y poner fin a una huida iniciada en marzo de ese año. Abdelllah el Haj depositó en el acto una fianza previamente pactada de 80.000 euros y sus cuatro compañeros, más un quinto, otras tantas, a razón de 25.000 euros por cabeza. El pacto comprometía a Messi a comparecer a diario ante la Justicia para estar localizado, periodo que se amplió hasta una semana para sus compinches.

La violenta muerte de Brian Martos y las investigaciones de la UDEV han vuelto a sacar a escena a todos ellos. Abdellah el Haj emitió estando ya huido la noche del pasado día 13 un comunicado, adelantado en exclusiva por Europa Sur, en el que hacía algunos apuntes en relación a la actuación policial: “Se está induciendo a personas de mi entorno para que me acusen falsamente de la comisión de ilícitos en los que no tengo intervención alguna. […] Me consta que se están pergeñando en mi contra diligencias policiales sin base alguna, con el único propósito de colgarse medallas por la detención del por ellos denominado el Messi de Algeciras, con fines meramente propagandísticos, que buscan la pena de telediario sin base probatoria alguna”.

La UDEV, a tenor de las consultas realizadas por esta redacción, tiene el convencimiento de no haber errado en sus pesquisas. De hecho, la juez decretó anoche en el mismo auto el ingreso en prisión comunicada sin fianza de uno de los cinco detenidos el pasado viernes por su presunta relación con el secuestro de Brian Martos Carmona. Una prueba vincula a este individuo, Brahim M., con lo ocurrido, ya que su ADN es el mismo que el hallado en un guante de trabajo encontrado por la Policía en el lugar donde se produjo el tiroteo y secuestro. Además, “un par de guantes idénticos al hallado” fueron encontrados en su domicilio durante el registro policial.

No ocurre lo mismo ni con Abdellah, quien continúa en paradero desconocido, ni con los otros cuatro detenidos, que al filo de la medianoche emprendían camino a Casares, donde residen. La jueza es contundente en sus conclusiones provisionales: “Dicho todo lo cual, no existen indicios racionales de criminalidad que permitan imputar la autoría intelectual de tales hechos delictivos a Abdellah el Haj Sadek el Menbri, ni tampoco existen indicios al día de la fecha, que conecten al resto de detenidos (sí a Brahim) con el delito de detención ilegal, y ni siquiera de asesinato, salvo que aparezcan tales indicios tras el análisis de los efectos intervenidos en la entrada y registro en domicilio antes mencionada”.

De la decisión de la juez discrepó la Fiscalía, que solicitó prisión provisional sin fianza para los cinco detenidos por homicidio y detención ilegal, mientras que las defensas reclamaron para todos su libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios