Real Balompédica | Primera RFEF

La Española se reúne esta semana para estudiar las medidas contra el 'Club de los Cinco'

  • Los fundadores de la asociación, entre ellos la Balona, se niegan a disolverla

  • El Real Unión de Irún, propiedad de Unai Emery, decidido a adherirse 

  • Pandalone: "Es incierto que Javier Tebas esté detrás de nuestro colectivo"

Luis Rubiales, presidente de la Federación Española

Luis Rubiales, presidente de la Federación Española / Efe

La directiva de la Federación Española de Fútbol tiene previsto llevar a cabo esta semana una reunión en la que analizará las medidas a tomar con las cinco entidades (entre ellas la Real Balompédica Linense) que la pasada semana anunciaron la constitución de la Asociación de clubes de la Tercera Categoría Nacional y que fueron reprobados en el transcurso de una reunión con los participantes en la Primera RFEF que tuvo lugar el pasado jueves.

Ese día y en el transcurso de una tensísima asamblea de la categoría, el secretario general de la Española, Andreu Camps, denominó “mercenarios” a los responsables de esos cinco clubes fundadores y les advirtió que si no anunciaban su disolución en el plazo de 48 horas la Federación impediría que le llegasen ayudas económicas y amenazó con impedirles participar en Primera RFEF la próxima campaña, con independencia de cuáles fueran sus méritos deportivos.

Cuatro días después este Club de los Cinco (Real Balompédica, Linares Deportivo, Dux Internacional de Madrid, UD San Sebastián de los Reyes y Rayo Majadahonda) no solo no se han movido un ápice de su posición inicial (sostienen que el derecho de asociación está bendecido por la Constitución) sino que todos los mensajes que amanan de sus presidentes van en una sola direción: seguirán adelante con su proyecto e incluso se reservan la posibilidad de recurrir a los tribunales ordinarios de justicia para defender lo que entienden que es un derecho inviolable.

El argumento no debe resultar demasiado pintoresco, ya que Majadahonda Magazin informa que el Real Unión de Irún, propiedad de Unai Emery (actual entrenador del Villarreal) y de su hermano Igor, ha decidido sumarse a este colectivo de díscolos y que incluso ha tramitado ya su adhesión, que solo está a la espera de que se haga pública.

Por el contrario y según algunos de los presentes en la reunión del jueves en la Ciudad del Fútbol -que se celebró a puerta cerrada con especial mención a prohibir el acceso a los medios de comunicación- mostraron su rechazo a esta iniciativa Cultural Leonesa, Nástic de Tarragona, UD, Logroñés, Albacete Balompié, FC Barcelona y Alcoyano.

Ante esta situación, el diario ABC desvela: “El organismo presidido por Luis Rubiales tiene previsto reunirse esta semana para estudiar todos los escenarios posibles y las consecuencias para estos clubes ante su negativa a renunciar a la citada asociación”

La postura de los clubes

El presidente y futuro propietario de la Real Balompédica, Raffaele Pandalone, ha salido al paso de muchos de los comentarios que han surgido en los mentideros tras la asamblea de la categoría, ha recalcado que es incierto que el presidente de la Laliga, Javier Tebas, esté tras la asociación de la que forma parte, pero admite que hay “varios clubes profesionales han mostrado su solidaridad” con los integrantes de este colectivo “porque saben que es una categoría deficitaria. Nuestra idea siempre ha sido ayudar para mejorar”,

En unas declaraciones de las que se hace eco Ángel García a través de su popular cuenta en redes sociales  Cazurreando, agrega: “La gente quiere mejorar esta categoría porque la Segunda B era menos exigente en gastos. No discutimos con la Española los ingresos, discutimos los gastos porque nos han quitado la ayuda de la SS y han aumentado los gastos de las fichas profesionales, de desplazamientos...”.

"Estamos en una categoría experimental, pero se necesita mejorar todo cuanto antes. La Federación la quiere mejorar, y nosotros solo queremos ayudar, pero ellos lo han interpretado mal. No queremos asociarnos para crear otra competición, nunca lo hemos pensado”, aclara.

“El otro día (en relación a la asamblea del pasado jueves) nos sentimos insultados; queríamos diálogo y nos llamaron mercenarios cuando desconocen que estamos gastando nuestro patrimonio personal”, recuerda.

Queremos encontrar soluciones comunes, pero ellos dicen que nos expulsan y ahí no entramos. Esto es algo por el bien común porque la categoría es muy interesante pero hay que darle una solución porque todos van a acabar con déficit este curso”, recalca.

“No entendemos que nos digan que nos expulsan porque no estamos haciendo nada que sea inconstitucional”, defiende. “No hemos firmado nada con la Federación porque solo hubo una reunión informativa en agosto en la que se dijo algo, pero no estaba claro. Insisto en que lo que queremos es mejorar la competición y que todos nos beneficiemos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios