Real Balompédica Linense Víctor Mena viene a jugar "diez finales" con la Balona

  • El lateral califica de "determinante" la presencia de Calderón para que aceptase la oferta

  • "Veo mucho pesimismo, en el equipo hay calidad y ganas", defiende

  • "Puedo garantizar que lo voy a dejar todo en el campo", recalca

Víctor Mena, en un entrenamiento con el Melilla Víctor Mena, en un entrenamiento con el Melilla

Víctor Mena, en un entrenamiento con el Melilla / UD Melilla

El lateral zurdo Víctor Mena llega a la Real Balompédica Linense dispuesto a “dejarlo todo en el campo”  y convencido de que la clasificación del grupo IV-A de la Segunda B es “engañosa” y que el equipo de La Línea tiene aún opciones de aspirar a todo. “Quedan diez partidos y todos serán una final” advierte el zaguero, que subraya que la presencia al frente del cuadro técnico albinegro de Antonio Calderón, a cuyas órdenes disputó 24 encuentros en el Salamanca UDS ha sido “determinante” para que desoyese otras ofertas y se decantase por los linenses.

Mena llega procedente de la UD Melilla, a la que llevaba defendiendo una temporada y media, aunque en la primera vuelta del presente curso, con escasa presencia en las alineaciones. El futbolista de Los Palacios conoce bien la categoría, porque en ella ha jugado con Betis B, Córdoba B (llegó a disputar con el primer equipo en cinco partidos de competición), y Salamanca UDS, donde coincidió no solo con el preparador balono, sino también con quien se perfila como su más directo rival para el puesto de titular, el macedonio Din Alomeróvic.

Desde el primer momento supe que mi decisión iba a ser venir a la Balona”, asegura el futbolista sevillano, que desliza que “hace ya mes y medio” que viene siguiendo por televisión los encuentros del que ahora ya es su equipo. “No puedo negar que el hecho de que esté Antonio Calderón es un gran aliciente… determinante”.

Con respecto a la competición con Din, explica: “Ya coincidimos en Salamanca y por un lado tener compañeros que pueden jugar en tu misma demarcación siempre es sano, siempre estimula pero es que además en el caso de Din no sería la primera vez que jugásemos los dos juntos, yo en defensa y él por delante, así que lejos de ser un problema es otro atractivo”.

Conocedor del grupo IV de la categoría de bronce, Víctor Mena recalca que “cada grupo es distinto” y que en éste “se practica un fútbol más vistoso, se valora más al jugador de calidad. En el resto quizás se juegue más práctico, se decidan más los partidos por pequeños detalles”.

“¿La situación de la Balona? Lo que veo es que hay demasiado pesimismo. Aunque no he jugado más que con Din, conozco al resto de jugadores y sé que hay mucho nivel y aunque estamos en la situación que nos ha tocado vivir” [en referencia al confinamiento de la plantilla tras la aparición de cuatro positivos por Covid en la caseta] lo que he podido hablar con los compañeros es que hay muchas ganas”.

“Es que al ser el grupo tan pequeño todo se extrema”, puntualiza. “Si la Balona hubiese podido jugar el domingo y le hubiese ganado al Marbella estaría a un punto del tercero con toda la segunda vuelta por jugarse”.

“Lo que hay que plantearse es que quedan diez partidos y son diez finales”, recalca. “Si no fallamos, no hay que renunciar a nada. Yo siempre digo que los equipos que ganan en casa y puntúan fuera son equipos de play-off y nosotros no es que estemos en disposición de hacerlo, es que matemáticamente dependemos de nosotros mismos”.

Invitado a presentarse como futbolista, Víctor Mena se define: “La Balona ha firmado a un jugador que tiene muchísimo recorrido, que lo deja todo en el campo, que es intenso y agresivo”.

“Personalmente me siento valiente a la hora de incorporarme al ataque, me gusta asociarme e incorporarme al ataque.. aunque tampoco es que sea de hacer goles”, finaliza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios