Real Balompédica | UD Tamaraceite La Balona firma tablas con el Tamaraceite tras jugar 35 minutos con uno menos (0-0)

  • Albinegros y grancanarios ofrecen un partido aburrido con una sola ocasión de gol

  • La expulsión de Chironi en el 55' por doble amarilla condiciona el juego local

Chironi, que fue expulsado, conduce el balón durante el Balona-Tamaraceite Chironi, que fue expulsado, conduce el balón durante el Balona-Tamaraceite

Chironi, que fue expulsado, conduce el balón durante el Balona-Tamaraceite / Erasmo Fenoy

La Real Balompédica Linense y la UD Tamaraceite han empatado sin goles en el encuentro de la segunda jornada del grupo IV-A de la Segunda división B que se ha disputado este domingo en el Municipal de La Línea. El choque, aburrido a más no poder, ha estado condicionado por la expulsión del centrocampista local Gabriel Chironi en el minuto 55, por lo que el conjunto de casa jugó con un hombre menos 35 minutos.

La Balona sumó un punto en inferioridad numérica en un duelo que se hizo eterno a los espectadores. Ya comenzó con mal pie cuando el colegiado melillense Samir Amar ordenó reubicar a los espectadores antes del comienzo y forzó a que los que ocupaban localidades en el centro de Tribuna se marchasen a los costados para no estar cerca de los suplentes de uno y otro bando. Por esa causa el duelo arrancó con casi un cuarto de hora de retraso.

En el primer tiempo la Balona tuvo el balón, pero sin crear una sola ocasión de peligro en la meta de un Tamaraceite al que le bastaba con estar ordenado para sujetar a los de casa.

Nada más arrancar la segunda parte llegó la única oportunidad –para uno y otro bando- de la mañana en un centro de Sergio Rodríguez que remató Chironi y al que respondió el meta visitante Nauzet García con un auténtico paradón.

Poco después (55’) una pérdida en el centro del campo con todo su equipo desplegado obligó a Chironi a frenar una contra del conjunto grancanario con un derribo que le supuso la segunda amarilla y la consiguiente expulsión.

A partir de ahí tomó el mando del esférico el bloque insular, pero con tan escaso peligro como la Balona había generado en el primer periodo, porque carece de mordiente arriba. Así que el duelo caminó hacia un final sin goles que se puede entender como justo. Ni uno ni otro, romos, muy romos en ataque, merecieron ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios