José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación | Entrevista

"En lo referente a Gibraltar, la pelota está ahora en el tejado británico"

José Manuel Albares, durante la entrevista.

José Manuel Albares, durante la entrevista. / Julio González (Cádiz)

De visita en Cádiz para asistir a la cumbre internacional sobre migraciones del Pacto de Rabat y antes de partir a México, Albares es contundente a la hora de defender las posiciones españolas y de la UE en relación al futuro tratado llamado a regular el encaje de Gibraltar en los 27 tras el Brexit. La entrevista con el Grupo Joly se realiza en dos fases porque, entre medias, tiene lugar en Madrid (día 14, a las 17:00) una reunión no prevista inicialmente en la agenda oficial con su colega británico, James Cleverly. Desde octubre de 2021 se han celebrado diez rondas de negociación sin que, hasta el momento, haya sido posible cerrar un compromiso.

-¿Habrá una undécima ronda de negociación?

-Es un momento definitorio porque España ha puesto sobre la mesa un acuerdo global y equilibrado para la futura relación de Gibraltar con la Unión Europea. Evidentemente, para alcanzar un acuerdo definitivo necesitamos a las dos partes y Reino Unido tiene que pronunciarse. Estamos trabajando de manera muy constructiva para alcanzar un objetivo común que es una zona de prosperidad compartida y creo que tanto España como Reino Unido estamos siendo constructivos en la forma en la que encaramos este proceso. España no es responsable de esta situación, que viene dada de la decisión soberana de Reino Unido, que respetamos, de abandonar la Unión Europea.

-La pregunta era si va a haber una undécima ronda de reuniones, no sé si habrá tiempo antes de final de año.

-Nos reuniremos tantas veces como sea necesario para alcanzar ese objetivo común. España ha querido ser proactiva, lo más constructiva posible, y una vez pasadas todas las reuniones y vistos los distintos aspectos sobre los que hay que sintonizar para que pueda haber esa zona de prosperidad compartida, hemos considerado necesario poner sobre la mesa esa propuesta de acuerdo global, en la que se tocan todos los aspectos de la futura relación con Gibraltar.

-Ni que sí ni que no, pues, sobre si habrá nueva reunión.

-La habrá si es necesaria para algún detalle más, pero la propuesta española está sobre la mesa.

Albares, en el Palacio de Congresos de Cádiz. Albares, en el Palacio de Congresos de Cádiz.

Albares, en el Palacio de Congresos de Cádiz. / Julio González

-¿Cómo surgió la reunión con su colega Cleverly? En la agenda oficial no aparecía. ¿De quién partió la iniciativa de verse el pasado miércoles?

-La reunión la habíamos decidido en la Cumbre de la OTAN en Bucarest. Allí acordamos volver a vernos en España para dar un nuevo impulso a las negociaciones y lo hemos hecho en cuanto nuestras respectivas agendas nos lo han permitido. Agradecí al ministro Cleverly el esfuerzo, pese al temporal en Reino Unido, que se hubiera desplazado hasta Madrid para mantener el encuentro conmigo antes de que yo tuviese que viajar a México para presidir la Comisión Binacional. Las dos partes vimos la posibilidad de encajarlo el pasado miércoles por la tarde y, en cuanto lo tuvimos confirmado por ambas partes, a la vez que mirábamos la previsión meteorológica que podría haber impedido el viaje de mí homólogo, lo incluimos en la agenda pública y convocamos a los medios.

"La propuesta española ha supuesto un revulsivo para dar un nuevo impulso a esta negociación, que no se puede prolongar indefinidamente"

-¿Fue útil? En la rueda de prensa conjunta ambos fueron optimistas, pero no dieron detalles de los “avances” que dijeron que se han logrado.

-Estamos más cerca de un acuerdo tras esta reunión y eso creo que ya es un gran avance respecto a otros momentos de la negociación. La propuesta española ha supuesto un revulsivo para dar un nuevo impulso a esta negociación, que no se puede prolongar indefinidamente, y que las dos partes abordamos con un espíritu constructivo. De hecho, el comisario Maroš Šefčovič también ha decidido acelerar la negociación por parte de la UE por esto mismo. Dicho esto, aunque hay avances muy concretos en materias concretas, no hay nada acordado hasta que no esté todo acordado.

-¿Antes del 31 de diciembre habrá consenso?

-España está preparada para alcanzar ese acuerdo mañana mismo. En lo referente a Gibraltar, la pelota está ahora en el tejado británico.

José Manuel Albares, durante la entrevista José Manuel Albares, durante la entrevista

José Manuel Albares, durante la entrevista

-Hay algunos puntos de fricción, por decirlo así, entre la UE y Reino Unido y también algunos otros entre España y Reino Unido. Uno de ellos son las pensiones, el llamado community care de los trabajadores transfronterizos españoles, quienes de media cobran 400 euros menos que los gibraltareños habiendo cotizado lo mismo el mismo número de años.

-Esa es una solicitud de España. El community care es un punto importante de la negociación porque si queremos llegar a una zona de prosperidad compartida tenemos que evitar desniveles, sobre todo cuando no son razonables. El aspecto social del futuro acuerdo al que llegue Reino Unido con la UE a través de España tiene que incluirlo. Quiero recordar que, ocurra lo que ocurra, los derechos de los trabajadores españoles transfronterizos están completamente garantizados.

-¿La equiparación de los pensiones es una línea roja para España en la negociación?

-Yo no hablaría de líneas rojas. España ha propuesto un acuerdo global y nada está acordado hasta que todo esté acordado. Y ese acuerdo global incluye el community care.

"No puede haber ni una distorsión a la competencia ni agujeros, por decirlo de alguna forma, que permitan tráficos ilícitos"

-Tampoco hay acuerdo en materia de equiparación fiscal, respecto al IVA y a los impuestos especiales.

-España quiere que haya una libre circulación de bienes y mercancías con toda normalidad. No tendría sentido un acuerdo entre la UE y Reino Unido relativo a Gibraltar a través de España y que hubiera un impedimento a ese respecto, pero eso no lo podemos hacer si no tenemos en cuenta que, al igual que ocurre en el conjunto del territorio aduanero de la UE, no puede haber ni una distorsión a la competencia ni agujeros, por decirlo de alguna forma, que permitan tráficos ilícitos. Esto es algo muy razonable y debe estar cubierto por el acuerdo. No puede ser que un territorio de integre en la unión aduanera europea y que produjera una distorsión que no se da en el resto.

-Gibraltar hace gala de su lucha contra el blanqueo de capitales. ¿Tiene usted constancia de que eso sea así, de que esa lucha tenga efectos positivos y prácticos, o tienen aún las autoridades del Peñón un largo recorrido por delante a ese respecto?

-No soy un experto en tema de hacienda y de blanqueo de capitales, pero sí me consta el deseo de las autoridades de Reino Unido y de las locales de Gibraltar de hacer todos los esfuerzos posibles a ese respecto.

-¿Y en materia de contrabando? ¿Tiene noticias sobre si se está luchando contra la entrada ilegal de tabaco en España desde el Peñón?

-Ese es precisamente otro de los asuntos que debe recoger el acuerdo de prosperidad compartida. Tiene que haber una cierta armonización de los precios del tabaco, por supuesto con plazos transitorios. Si no, no puede haber prosperidad compartida. Tiene que haber un equilibrio.

"Todos debemos acogernos a los estándares medioambientales más elevados"

-En materia de medio ambiente, las autoridades gibraltareñas rechazan la transposición de las directivas europeas, lo que afecta a la depuración de aguas, las emisiones atmosféricas o las condiciones en las que se realiza el bunkering en la bahía de Algeciras.

-En estos momentos de emergencia climática, donde verano tras verano vemos cómo las temperaturas se disparan, todos debemos acogernos a los estándares medioambientales más elevados. Porque nos preservan a todos y porque, al final, lo que queremos es que este acuerdo sea mutuamente beneficioso para el Campo de Gibraltar y Gibraltar. Si lo queremos así, tenemos que ser tan ambiciosos en materia medioambiental como podamos.

-Otra cuestión espinosa: los controles aduaneros y policiales en el puerto y aeropuerto de Gibraltar. Usted ha reiterado que, de haber acuerdo, habrá policías españoles en ambos puntos para controlarlos como fronteras exteriores de la UE. Sin embargo, Gibraltar ha dado un giro a esta cuestión y plantea ahora una solución a la irlandesa, un “espacio de movimiento común”. ¿Se ha expuesto así por Reino Unido en las reuniones? ¿Qué le parece a España?

-Sobre este tema, dos cosas importantes. Una, nada tiene que ver la situación de las irlandas, donde estamos hablando de cientos y cientos de kilómetros, con una pequeña porción de territorio, como el de Gibraltar. Las autoridades comunitarias así lo han entendido desde el primer momento y también las autoridades británicas. Estamos en dos negociaciones distintas sobre dos realidades que no tienen nada que ver. El segundo punto es que las fronteras exteriores de la UE, y sería el caso de Gibraltar si se pide la extensión de Schengen, del territorio aduanero de la UE, tienen que estar controladas por autoridades de la UE.

"Lo que se plantea es que funcione con normalidad la normativa Schengen"

-Con todas las consecuencias.

-Con todas las consecuencias, por supuesto. Y en este caso, serían las autoridades españolas las que ejercerían ese control. No se está pidiendo nada exorbitante o extravagante. Lo que se plantea es que funcione con normalidad la normativa Schengen, que funcione la normativa aduanera europea aplicada por las autoridades españolas.

-¿Cree que veremos algún día entrar uniformados en Gibraltar a la Guardia Civil, la Policía Nacional o a los agentes de Aduanas para controlar la llegada de personas y bienes al puerto y al aeropuerto de Gibraltar?

-Si son puntos de entrada Schengen, sí. No puede ser de otra manera.

-¿Con Frontex en papel auxiliar?

-El papel de Frontex está claramente determinado y yo lo he dicho públicamente: durante los cuatro primeros años, Frontex tendrá un papel de apoyo a las autoridades españolas. No puede ser de otra manera. La jurisdicción final será de las autoridades policiales y aduaneras españolas.

-En Gibraltar, al menos a su Gobierno, perturba la posible presencia física de los agentes españoles.

-No se puede hacer una extensión de Schengen ni aduanera sin la presencia de las autoridades competentes. No se busca otra cosa.

"Muchos de esos pequeños irritantes que se producen en la Bahía de Algeciras tienen que ver con la entrada de barcos"

-Otro motivo de fricción es el uso militar del puerto y del aeropuerto de Gibraltar.

-Los ministerios de Defensa español y británico tienen mucho qué decir a ese respecto y también el de Exteriores. Lo que le puedo decir es que muchos de esos pequeños irritantes que se producen en la Bahía de Algeciras tienen que ver con la entrada de barcos. Por lo tanto, si vamos hacia un modelo de entendimiento con espíritu constructivo, es importante también que entre dos aliados estrechos de la OTAN, en unos momentos tan complicados como la agresión ilegal e injusta de Rusia a Ucrania, lleguemos a un entendimiento.

-Usted habla de pequeños irritantes, pero entre 2000 y 2001 se reparó en Gibraltar un submarino nuclear británico, el Tireless, que generó una ola de protestas en todo el Campo de Gibraltar por el peligro que ese hecho supuso. ¿Tiene constancia el Gobierno español de que Gibraltar se haya convertido en un taller de reparaciones y mantenimiento de submarinos nucleares?

-No, no tengo constancia de ello.

-¿Podemos descartar hoy en día que pueda suceder un caso como aquel, un nuevo Tireless?

-Le insisto en que yo no tengo constancia de que Gibraltar sea un taller de reparaciones de submarinos nucleares.

José Manuel Albares. José Manuel Albares.

José Manuel Albares. / Julio González

-Pongámonos en que, al final, no hay acuerdo y el Brexit se aplica con todas las consecuencias. El hecho de que la Verja fuese menos permeable que ahora tendría graves consecuencias para el Campo de Gibraltar. ¿Cuál es el plan del Gobierno? En los últimos años se ha actuado mucho y bien en materia policial, pero poco más.

-El compromiso del Gobierno de España con el Campo de Gibraltar está fuera de toda duda. Este es el Gobierno que más ha incrementado la inversión directa en el Campo de Gibraltar y el último informe de ejecución de los compromisos previstos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) ofrece un porcentaje de inversión superior al 70%. Y los PGE de 2023 prevén un aumento considerable de la inversión, que ya ha sido importante en 2022. Por otro lado, hay una propuesta española para un acuerdo, con una actitud constructiva por parte de Reino Unido. Ese es el escenario, pero desde luego, si no hay acuerdo, no será por el Gobierno de España.

-Sé que no su competencia, pero le invito a venir al Campo de Gibraltar en tren. ¿Usted entiende que el primer puerto de España, segundo del Mediterráneo y cuarto de Europa esté conectado por tren con un trazado del S.XIX, con una sola vía y sin electrificar?

-Yo trabajo para que haya una zona de prosperidad compartida en el Campo de Gibraltar, que lo desarrolle de manera estructural y sólida.

-¿Cuándo veremos al ministro de Asuntos Exteriores en el Campo de Gibraltar?

-En 2023, seguro que voy.

-Le tomo la palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios