Algeciras

El TSJA absuelve a siete condenados por narcotráfico por la Audiencia de Cádiz

  • El tribunal se basa en la nulidad de las escuchas autorizadas sobre uno de los sospechosos

  • Las penas por delitos contra la salud pública se mantienen a otras cuatro personas, aunque se le retiran los cargos por pertenencia a organización criminal 

El edificio de la Audiencia Provincial en Algeciras. El edificio de la Audiencia Provincial en Algeciras.

El edificio de la Audiencia Provincial en Algeciras. / fotografías: europa sur

La Sección de Apelación de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha absuelto a siete personas que fueron detenidas en 2017 y condenadas en diciembre de 2019 por delitos contra la salud pública y pertenencia a organización criminal. La nulidad de las escuchas que determinaron la pena impuesta por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Cádiz, con sede en Algeciras, ha sido el principal motivo de la absolución de las penas de cinco años y tres meses de prisión por tráfico de drogas y de un año por pertenencia a organización criminal. A otros cuatro acusados que participaron en un alijo distinto se les mantienen las penas por delitos contra la salud publica, pero se les retira el año de cárcel por pertenencia a organización criminal. Dos de ellos, que contaban con antecedentes, deberán cumplir cinco años y nueve meses de privación de libertad y los otros dos, cuatro años y seis meses.

En la admisión de los recursos (los de los últimos cuatro solo en parte) ha sido clave la nulidad de la intervención del teléfono móvil de uno de los acusados, ya que se autorizó sobre el terminal de uno de ellos, pero de inmediato se comprobó que el poseedor era en realidad otra persona que hasta ese momento no estaba implicada en la investigación. Sin embargo, la escucha se mantuvo durante semanas. La Audiencia Provincial consideró que la falta de suficiente identificación previa del titular o usuario de la línea no constituía obstáculo para su validez.

La Sala de Apelación, sin embargo, considera que la interceptación de comunicaciones de esta persona no se hallaba cubierta por la debida autorización judicial, que infringió lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal y que, en consecuencia, vulneró el derecho a la privacidad de las comunicaciones telefónicas del acusado, establecido con rango de fundamental en el artículo 18.3 de la Constitución.

Ante estas consideraciones, el TSJA estima que son nulas todas las pruebas que se derivaron de forma directa o indirecta de estas escuchas, por lo que ha determinado la absolución de los siete implicados de los cargos contra la salud pública y por pertenencia a organización criminal. 

Los hechos probados han quedado redactados de una forma distinta a la sentencia original. Los que implicaron a los siete acusados que finalmente han sido absueltos tuvieron lugar en la tarde del 2 de abril de 2017, cuando una patrulla de la Guardia Civil del Puesto de San García-Pelayo, en Algeciras, alertada de que un senderista había avistado una embarcación intentando alijar en una cala, halló en la cala del Tolmo ocultos entre unos matorrales 16 fardos que resultaron contener 460,900 kilos de resina de hachís, cuyo valor en el mercado ilícito se estima en 739.228,205 euros. Tras el recurso presentado, y tras desechar las escuchas del móvil de uno de los supuestos implicados, "no consta que los acusados hubieran participado en la posesión o transporte de esta sustancia".

En los hechos probados de la sentencia original se les acusaba de formar una organización que fletó una lancha desde el Puerto de Sotogrande, que tras alijar en el Estrecho se dirigió a esta cala, donde fueron detenidos dos de ellos. En el posterior registro efectuado en una parcela situada en La Línea fueron intervenidas tres embarcaciones semirrígidas, una pastilla de 89 gramos de hachís, un Toyota Land Cruiser con matrícula extrajera, seis móviles, dos dispositivos GPS, 660 euros y diversa documentación.

El relato de los hechos de los cuatro acusados a los que no se han retirado los cargos por delitos contra la salud pública comienza en el mes de febrero de 2017, cuando B. A. L. M., M. A. A., H. B. H. y J. M. L. M. organizaron un transporte de hachís el día 14 de ese mes. M. A. A. se había encargado de la puesta a disposición de la sustancia, que fue recogida en un punto no determinado del Estrecho por B.A. L. M. y J. M. L. M. en una embarcación recreativa atracada en Palmones, a la que se subió a bordo H. B. H. junto a la mercancía.

Los tres regresaron al punto de atraque de Palmones. Tras tomar una serie de medidas de precaución, extrajeron unos bultos de la embarcación y los transportaron hasta hasta un vehículo, propiedad de la hermana del acusado B. A. L. M., que conducía el vehículo en compañía de los otros dos individuos, cuando fue interceptado por los efectivos policiales a la entrada de Algeciras. J. M. L. M. y H. B. H. fueron detenidos, mientras que B. A. L. M. logró escapar, pero pudo ser perfectamente identificado por los agentes.

Registrado el vehículo, los agentes comprobaron que en la parte delantera del habitáculo del copiloto había dos bultos de una sustancia que, después de ser debidamente analizada, resultó ser resina de hachís, con un peso neto de 12,696 kilos.

Acordada judicialmente la entrada y registro en las viviendas de los acusados, resultó que en la vivienda de B. A. L. M., en Algeciras, fueron intervenidos nueve bloques compactos, nueve pastillas y cuatro bellotas de una sustancia que después de ser debidamente analizada, resultó ser resina de hachís, con un peso neto de 1,850 kilogramos. También fue intervenida una báscula de precisión, cinco teléfonos móviles, un táser eléctrico, un vehículo todoterreno, una moto de agua, diversa documentación y 6.015 euros.

En el momento de la detención de M. A. A. se le intervino un vehículo y una embarcación de su propiedad. Los acusados poseían la sustancia intervenida con la finalidad de venderla y distribuirla a terceras personas.

B. A. L. M. había sido condenado con anterioridad en una sentencia del 7 de enero de 2015 dictada por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a la pena de dos años de prisión por la comisión de un delito de tráfico de drogas. H. B. H. también había sido condenado en sentencia del 12 de mayo de 2011 dictada por el Juzgado de lo Penal nº 1 de Algeciras a la pena de tres años y un día de prisión por la comisión de un delito de tráfico de drogas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios