Algeciras

Aquí todos juegan a los 'meblis'

  • El inglés es una clara influencia en el habla de la comarca, al igual que el castellano en la colonia británica l palabras El léxico es el ámbito en el que más fácilmente se observa el peso del inglés, con vocablos como quequi o tipá.

Comentarios 1

La economía de la comarca giró durante muchos años en torno a Gibraltar. La colonia británica fue un enclave básico para la subsistencia de una gran parte de las familias de la zona, a donde acudían muchos ciudadanos españoles a trabajar -una situación que aún se produce, pero no de forma tan exagerada como durante los años 50 y 60 del siglo pasado-. Debido a esta coyuntura, en el habla castellana de los campogibraltareños empezó a calar numerosas expresiones y vocablos provenientes del Peñón; y, a su vez, en el inglés de los llanitos la influencia del español fue cada vez más evidente.

Una relación intensa entre ambas comunidades que tiene sus consecuencias más inmediatas en la lengua, como explica María Tadea Díez en un estudio publicado por el Instituto Valenciano de Lenguas, perteneciente a la Universidad de Valencia. "El comercio es la primera causa de que los gibraltareños hablen castellano, ya que dependen de España para todas las importaciones de alimentos frescos, absolutamente necesaria para su subsistencia. Y la segunda razón, la necesidad de comunicación con el exterior, con su área circundante", apunta Díez.

El léxico es el ámbito en el que más fácilmente se puede identificar la influencia del inglés en el habla del Campo de Gibraltar. Los ciudadanos de la comarca utilizan vocablos provenientes del segundo idioma más utilizado del mundo, aunque algunos ya prácticamente no se emplean de forma generalizada. Y es que el tránsito de trabajadores de la comarca al Peñón durante los años de la postguerra y su contacto con productos desconocidos en la península provocó que se adaptara la forma inglesa para el uso común. Entre las palabras más habituales se encuentra meblis -o lo que es lo mismo, canicas-: que proviene de la expresión británica marble. Otros términos también son quequi y tipá -que significan tarta y tetera respectivamente, derivados de las voces inglesas cake y tea-pot cada una-.

"Por su parte, los gibraltareños hacen uso de las lenguas de los dos pueblos que decisivamente determinaron su historia: el inglés, que se les impone oficialmente, y el español, por la realidad humana, sociológica, económica y geográfica que impera en la zona. Pero en el Peñón hablan dos variedades de estos idiomas: el inglés gibraltareño y el castellano llanito", señala Díez.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios