Combustibles alternativos

Los puertos españoles se preparan para ofrecer gas natural licuado a los barcos

  • Algeciras acoge la tercera conferencia del proyecto 'CORE LNGas hive' impulsado por Enagás

  • Los expertos planifican el despliegue de la red de este combustible de bajo impacto

José Luis Hormaechea, Salvador de la Encina, Gerardo Landaluce y Claudio Rodríguez, este miércoles en la conferencia CORE LNGas hive. José Luis Hormaechea, Salvador de la Encina, Gerardo Landaluce y Claudio Rodríguez, este miércoles en la conferencia CORE LNGas hive.

José Luis Hormaechea, Salvador de la Encina, Gerardo Landaluce y Claudio Rodríguez, este miércoles en la conferencia CORE LNGas hive. / Jorge del Águila

El Puerto de Algeciras acoge este miércoles la celebración de la tercera conferencia del proyecto CORE LNGas hive que planifica la implantación y la logística del gas natural licuado (GNL, o LNG por sus siglas en inglés) en el ámbito de los puertos.

El presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, Gerardo Landaluce, y el director general de infraestructuras de Enagás, Claudio Rodríguez, han abierto la jornada técnica en la que expertos, representantes de empresas y otros ámbitos relacionados con la cadena logística portuaria analizan el estado de implantación y perspectivas de este combustible en el ámbito marítimo.

Según el directivo de Enagás, España estará adaptada en 2020 a los requerimientos de la Unión Europea para el suministro y demanda de este combustible en los puertos de la red CORE LNGas, cinco años antes del plazo previsto

El gas natural licuado llegó a España por primera vez hace 50 años en una planta en Barcelona y ahora afronta su utilización regular como combustible marino alternativo al fuel. Para ello resulta necesario establecer una infraestructura de suministro y transporte, de lo que se ocupa el proyecto CORE LNGas hive que está liderado por Enagás y Puertos del Estado, cofinanciado por la Comisión Europea y cuenta con 42 socios entre instituciones e industrias, entre ellas la Autoridad Portuaria de Algeciras (APBA).

Como adelantó recientemente durante la Conferencia Argus Bunker Fuels 2019 el coordinador del proyecto CORE LNGas, Fernando Impuesto, las previsiones apuntan a que en 2030 en el Estrecho de Gibraltar se suministrará a la flota aproximadamente 1,8 millones de metros cúbicos de GNL.

"El gas natural es la solución más competitiva, perfecta y factible. Las dos partes, la pública y la privada, entendimos que hay que impulsar esa competitividad del gas natural para demostrar a Europa que el liderazgo de España en el despliegue de una infraestructura de combustibles alternativos con un nivel de exigencia muy alto", ha resaltado Claudio Rodríguez.

Salvador de la Encina y Gerardo Landaluce han destacado el papel liderazgo de Algeciras en la implantación de este combustible. Actualmente se suministra a través de camiones cisterna pero el objetivo pasa, según Landaluce, por evaluar y habilitar recintos de almacenamiento de este gas. De la Encina ha agregado que hay comunicación permanente por parte de España con Gibraltar, que también tiene en proyecto instalaciones para suministrar este combustible.

También el director general de la Autoridad Portuaria de Algeciras (APBA), José Luis Hormaechea, avanzaba hace unos días durante la celebración del Congreso GASNAM en Madrid, el importante papel que jugará el Puerto de Algeciras en el nuevo escenario que afronta el sector ante la próxima entrada en vigor (1/1/2020) de los nuevos límites de azufre al 0,5% para los combustibles marinos y que convertirán al Estrecho en un lugar clave para el desarrollo de los combustibles alternativos y más respetuosos con el medio ambiente.

¿Qué es el GNL?

El GNL es un combustible producto de la licuefacción del gas natural. Tras eliminar las impurezas, se refrigera hasta una temperatura de -162ºC. Entonces, su principal componente, el metano, se licúa a presión atmosférica. Se obtiene un producto inodoro, incoloro, no tóxico, con una densidad de 450 kg/m3 que reduce el volumen del gas 600 veces y que sólo se quema si entra en contacto con el aire en concentraciones del 5-15%. Además, posee un poder calorífico por masa mayor que los combustibles pesados tradicionales. Los derrames de GNL se evaporan rápidamente donde la condensación del vapor de agua en el aire crea una neblina, por ello sus efectos sobre el medio ambiente en caso de vertido se reducen a los efectos locales de disminución de temperatura y careciendo de efectos nocivos sobre el medio marino.

Dada la alta relación hidrogeno-carbono del gas natural, el GNL es el combustible fósil de menor impacto ambiental al reducir las emisiones de CO2 un 20%, las de óxidos de nitrógeno (NOx) un 85% y eliminando prácticamente en su totalidad las emisiones de óxidos de azufre (SOx) y partículas finas. Por otra parte esta tecnología supone actualmente mayores inversiones iniciales en equipamiento y protocolos más estrictos de seguridad frente a los combustibles convencionales, lo cual se compensa a largo plazo con menores costes del producto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios