Algeciras

Emalgesa presenta unas cuentas de 2019 con un saldo negativo de 128.000 euros

  • Vázquez Hueso destaca la necesidad de actualizar las tarifas de agua en Algeciras tras más de ocho años congeladas

El consejo de administración de Emalgesa, celebrado de forma telemática. El consejo de administración de Emalgesa, celebrado de forma telemática.

El consejo de administración de Emalgesa, celebrado de forma telemática. / E. S.

La empresa municipal de Aguas de Algeciras SA (Emalgesa) ha celebrado este miércoles su Consejo de Administración, en el que se han aprobado las cuentas de 2019, que arrojan un saldo negativo de 127.963 euros. Además, se ha nombrado oficialmente al nuevo gerente de la compañía, Justo Suárez Maldonado, quien hasta ahora ejercía su labor como gerente de Aguas y Servicios de la Costa Tropical de Granada. El nombramiento se ha realizado tras el cese de Manuel Ruiz Espejo, quien ha desempañado esta función durante los últimos cuatro años y que se ha embarcado en un nuevo proyecto internacional de FCC Aqualia. Suárez Maldonado viene realizando estas funciones de facto desde la segunda semana de marzo, pero el estado de alarma había impedido formalizar su nombramiento.

Cuentas generales y datos de gestión de 2019

El Consejo de Administración ha formulado las cuentas de la compañía en 2019, que han sido posteriormente aprobadas por la Junta General de Accionistas. Estas ofrecen un resultado de -127.963 euros. Este saldo negativo se ha alcanzado tras la renuncia del socio privado (FCC Aqualia) del incremento de su retribución anual en función del IPC por valor de 114.000 euros como medida incluida en el plan de viabilidad de la empresa.

El teniente de alcalde y consejero delegado de Emalgesa, Javier Vázquez Hueso, ha incidido en que “una vez más se pone de manifiesto lo que veníamos explicando desde hace varios meses, la necesidad de actualizar las tarifas tras mantener más de ocho años congelado el recibo, una actualización que, no obstante, no se ha querido aplicar durante el estado de alarma”.

Entre los datos más relevantes, se ha destacado la facturación de 7.600.404 metros cúbicos de agua, lo que supone un 3,84% más que el ejercicio anterior. Además, el periodo medio de pago a proveedores ha disminuido en 27 días y la deuda con el socio privado (Aqualia) se ha reducido en 1,37 millones de euros.

En la actualidad hay 2.392 clientes que cuentan con bonificaciones en sus consumos, entre los que se encuentran pensionistas, familias numerosas, personas en riesgo de exclusión social y desempleados. Esto supone un 1,23% que en 2018. Por otro lado, existen 413 convenios cerrados sobre aplazamiento de pagos. También se continuó con la campaña de detección de fraudes, levantando 230 actas.

En lo que respecta a la gestión de las redes de abastecimiento, fueron reparadas 407 averías en los 529 kilómetros de conducciones, y otras 565 incidencias en las más de 24.000 acometidas de agua potable existentes en la ciudad. Suárez Maldonado ha destacado el trabajo que realiza el equipo de detección de fugas y que el pasado año localizaron 372 pérdidas, recorriendo casi 625 kilómetros de la red. Además, destacan las intervenciones de renovación de redes en colaboración con el Ayuntamiento en San Isidro y las calles Araucaria y Rafael Argelés.

En el apartado de saneamiento, se ha continuado con el plan de mantenimiento correctivo preventivo tanto en colectores como imbornales, llevando a cabo la limpieza de 62 kilómetros lineales de red y de 10.657 rejillas de recogida de pluviales, al objeto de evitar que se produzcan incidencias si se registran lluvias intensas. Asimismo, se han reparado 400 incidencias y averías en este apartado, lo que supone un incremento del 3,62%. Entre las intervenciones más importantes, destacan las realizadas en las calles Cabo Sacratif, Cabo San Vicente y Gil de Albornoz y en San Isidro, así como la mejora del colector de impulsión de la EBAR Cabo Touriñana y la demolición de la EDAR La Concha.

En lo que respecta al agua en alta y servicio de producción, se han realizado mejoras destinadas a evitar posibles vertidos, realizando inversiones en las estaciones de bombeo de aguas residuales de San Bernabé y Cabo Touriñana, a las que se ha dotado de nuevos sistemas de telecontrol; sustituyendo varios equipos de bombeo en las de Cabo Touriñana, Colio y Bamboleo; incorporando un equipo de control de cloro en la zona del Faro para garantizar la calidad del agua suministrada y mejorando la potabilizadora de Los Alamillos.

Vázquez Hueso ha explicado que “estamos trabajando intensamente para conseguir que este año podamos cerrar las cuentas en positivo, pese a las dificultades económicas que ha generado la crisis sanitaria en la economía de la empresa, al tiempo que queremos estar más al servicio que nunca de las necesidades de todos los algecireños”.

Emalgesa durante el estado de alarma

El nuevo gerente ha hecho un balance del trabajo realizado durante la pandemia con varios planes de contingencia que han permitido garantizar unos servicios tan esenciales como el abastecimiento de agua potable y la conducción de las aguas residuales y pluviales. Por ello, Landaluce ha felicitado públicamente a todos los trabajadores municipales y de Aqualia que “han vuelto a demostrar su profesionalidad en los peores momentos”.

Entre los datos aportados, se organizaron retenes y servicios escalonados y alternos que han permitido continuar con la resolución de averías. Durante estos tres meses los equipos de redes de abastecimiento han solucionado 386 incidencias, mientras que los saneamientos han continuado con la limpieza preventiva de las rejillas de desbaste de las estaciones de bombeo y de 1.033 imbornales y han resuelto otros 219 avisos.

Además, se han implementado medidas como la mejora de la atención telefónica, el fomento del uso de la aplicación móvil Aqualia Contact, la supresión de todos los cortes de suministro, la aplicación en recibos de "consumo estimado cero" a todos los establecimientos obligados al cierre por la pandemia o la promoción y mejora de los aplazamientos y fraccionamientos de deudas a través de planes personalizados. La oficina presencial reabrió el pasado 26 de mayo tras la adaptación del espacio y la instalación de mamparas con la incorporación temporal de personal de seguridad que garantizase que no se superase el aforo en el interior con un horario de atención preferente a mayores de 65 años. Además, se ha incorporado un cajero automático 24 horas para agilizar los trámites de cobro. Ante su buena acogida, se está estudiando ya la instalación de un segundo cajero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios