PERSONAJES HISTÓRICOS DEL CAMPO DE GIBRALTAR (XIII) Cástor Rodríguez del Valle y el rompeolas de la Isla Verde

  • Rodríguez del Valle tuvo que hacer frente a varios problemas antes de que se iniciaran los trabajos de construcción del rompeolas de la Isla Verde en el año 1920, entre ellos el calado de la Bahía y el transporte desde la cantera de Los Guijos

Cástor Rodríguez del Valle y Quintanilla en su despacho en una fotografía realizada en torno a 1930 Cástor Rodríguez del Valle y Quintanilla en su despacho en una fotografía realizada en torno a 1930

Cástor Rodríguez del Valle y Quintanilla en su despacho en una fotografía realizada en torno a 1930 / Archivo Fotográfico de la APBA

Cástor Rodríguez del Valle y Quintanilla había nacido en Verín (Orense) en el año 1863. Fue Ingeniero Director de la Junta de Obras del Puerto de Algeciras entre los años 1915 y 1931. Nombrado para el cargo por el Ministro de Fomento el 6 de diciembre de 1915 y cesado el 23 de abril de 1931 a causa de la norma aprobada por el Gobierno de la República que estipulaba un adelanto de la edad de jubilación de los ingenieros al servicio de la Administración, con el evidente objetivo de desalojar de los diferentes ministerios a los altos funcionarios que habían sido nombrados por los anteriores gobiernos monárquicos.

A su tenacidad y buen hacer se debe la ejecución de la obra más importante y emblemática del puerto algecireño en la primera mitad del siglo XX: el rompeolas de la Isla Verde o Dique Norte, en la que se emplearon los medios técnicos más avanzados de la época. También fue el autor del proyecto y la ejecución del edificio de la Estación de Sanidad Exterior, del proyecto de terminación del muelle de la Galera, de la línea de ferrocarril de vía estrecha desde la Cantera de los Guijos a la playa del Saladillo para traer las piedras necesarias para la construcción del rompeolas, y del puente que, desde 1926, unió la playa del Chorruelo con la citada isla.

Recién nombrado y, una vez que ocupó el cargo en la Junta de Obras del Puerto, fue consciente del grave problema que afectaba a las obras que se ejecutaban, que eran, sobre todo, las del muelle de la Galera. Tuvo que continuar con dichas obras cuando, tanto él como los demás miembros de la Junta, habían mostrado su rechazo a acometer la construcción de dicho muelle antes que la de un rompeolas que lo dotara de aguas abrigadas y seguras. En 1912 se había dado prioridad al citado muelle, en detrimento del rompeolas de la Isla Verde debido a las presiones ejercidas, ante el Ministerio de Fomento, por el ministro de Guerra, que necesitaba contar con un buen muelle en la bahía para el embarque de tropas, material de guerra y vituallas con destino al Protectorado Español de Marruecos y para el sometimiento de las cabilas rebeldes en torno a Melilla.

Visita del Director General de Obras Públicas, señor Azqueta, al puerto. Entre las autoridades se encuentran, además del Director General, el Presidente de la Junta de Obras y el diputado José Luis de Torres, que reciben las explicaciones del proyecto del Rompeolas de la Isla Verde del Ingeniero Director, Cástor Rodríguez del Valle. Enero de 1919 Visita del Director General de Obras Públicas, señor Azqueta, al puerto. Entre las autoridades se encuentran, además del Director General, el Presidente de la Junta de Obras y el diputado José Luis de Torres, que reciben las explicaciones del proyecto del Rompeolas de la Isla Verde del Ingeniero Director, Cástor Rodríguez del Valle. Enero de 1919

Visita del Director General de Obras Públicas, señor Azqueta, al puerto. Entre las autoridades se encuentran, además del Director General, el Presidente de la Junta de Obras y el diputado José Luis de Torres, que reciben las explicaciones del proyecto del Rompeolas de la Isla Verde del Ingeniero Director, Cástor Rodríguez del Valle. Enero de 1919 / Archivo Fotográfico de la APBA

Aunque la construcción de un rompeolas en la Isla Verde, que habilitara una gran superficie de aguas abrigadas en torno al futuro muelle de la Galera, ya estaba prevista en los proyectos de un puerto para Algeciras -nunca acometidos- de Luis de la Orden, redactado en 1887, y de Enrique Martínez y Pérez de Rivera, de 1895, no sería hasta la aprobación del “Proyecto de un Puerto de Refugio en Algeciras” en 1908, del que sería autor el primer Ingeniero Director de la Junta de Obras, José Rodríguez de Rivera, el que serviría de base para las obras acometidas en el puerto entre los años 1912 y 1936, entre ellas el rompeolas de la Isla Verde o Dique Norte y el Dique Sur. Sería este proyecto general portuario el que utilizó Cástor Rodríguez del Valle para redactar el que posibilitaría la construcción de su famoso rompeolas.

Aunque el primer proyecto de rompeolas de la Isla Verde había sido redacto por el anterior Ingeniero Director de la Junta, José Rodríguez de Rivera, aprobado por Real Orden de 13 de septiembre de 1911 y reformado, a instancia de la Superioridad, en 1914, el que finalmente se ejecutó fue el reformado que realizó Cástor Rodríguez del Valle firmado el 2 de mayo de 1916.

Sin embargo, el inicio de las obras de tan importante infraestructura (no podemos olvidar que los temporales del sudeste asolaban cada invierno el desguarnecido muelle de la Galera) se fue retrasando, teniendo que intervenir en varias ocasiones el diputado por el distrito de Algeciras, José Luis de Torres y Beleña, cerca del Ministerio de Fomento, hasta conseguir que se incluyera en sus presupuestos una primera cantidad de 3.000.000 de pesetas y pudieran ser subastadas las obras. Pero estas continuaron demorándose hasta el mes de abril de 1918, cuando José Luis de Torres comunicó al Presidente de Junta de Obras el Puerto que el Ministerio había aprobado, por fin, la subasta de las obras del rompeolas. Aunque la subasta quedó desierta, porque nadie licitó por ellas, el Ministerio autorizó a la Junta para que pudiera acometer los trabajos por el sistema de administración, es decir, contratando directamente a la empresa elegida y abonando las certificaciones con el dinero enviado por el Ministerio de Fomento.

Las obras del Rompeolas de la Isla Verde en sus inicios. Año 1921. Las obras del Rompeolas de la Isla Verde en sus inicios. Año 1921.

Las obras del Rompeolas de la Isla Verde en sus inicios. Año 1921. / Archivo Fotográfico de la APBA

No obstante, Cástor Rodríguez del Valle tuvo que hacer frente a varios problemas antes de que se iniciaran los trabajos de construcción del rompeolas de la Isla Verde en el año 1920. El primero, el gran calado existente en la zona de la bahía en la que había que erigir el 2º Trozo del dique (hasta 14 metros de profundidad); el segundo, idear un medio para poder transportar las escolleras y rocas, procedentes de la Cantera de los Guijos, hasta la isla para la fabricación de los bloques de mampostería que se habían de emplear; y el tercero, poder contar con grandes máquinas (grúas-polipasto) capaces de elevar los bloques, algunos de ellos hasta de 90 toneladas, y trasladarlos por encima del dique hasta el morro en construcción para colocarlos en el fondo de la bahía.

El transporte del material pétreo lo solucionó construyendo, en 1919, una línea de ferrocarril de vía estrecha para vagonetas de obra entre la Cantera de los Guijos y la playa del Saladillo. Desde allí se embarcaban las vagonetas en barcazas y se trasladaban hasta la isla, donde se hallaba el Taller de Bloques. Pero como esa era una solución provisional porque los temporales invernales impedían, frecuentemente, la salida de las barcazas, tuvo que ordenar la construcción de un puente, para que el tren de obras pudiera acceder al Taller de Bloques, entre la playa del Chorruelo y la isla. Este puente estuvo operativo en 1926.

Las dos grandes grúas-polipasto -denominadas Titán y Goliat-, necesarias para poder trasladar los grandes bloques y depositarlos en el fondo de la bahía, logró atraerlos -mediante una intensa labor diplomática en la que intervinieron la Casa del Rey, la Alta Comisaría de España en Marruecos, la Subsecretaría de Estado y, como en tantas otras ocasiones, el diputado José Luis de Torres- del puerto de Larache. Estas dos grúas estuvieron instaladas, el Goliat en el Taller de Bloques, y el Titán, en el Dique Norte en construcción, en el mes de febrero de 1922.

Carta del Subsecretario de Estado a don Castor Rodríguez del Valle, fechada el 16 de abril de 1920, en relación con su petición de que el Puerto de Algeciras recibiera las dos grúas que se hallaban en el puerto de Larache para las obras del rompeolas. Carta del Subsecretario de Estado a don Castor Rodríguez del Valle, fechada el 16 de abril de 1920, en relación con su petición de que el Puerto de Algeciras recibiera las dos grúas que se hallaban en el puerto de Larache para las obras del rompeolas.

Carta del Subsecretario de Estado a don Castor Rodríguez del Valle, fechada el 16 de abril de 1920, en relación con su petición de que el Puerto de Algeciras recibiera las dos grúas que se hallaban en el puerto de Larache para las obras del rompeolas. / Archivo Fotográfico de la APBA

En 1933, una de las obras emblemáticas del Puerto de Algeciras, el rompeolas de la Isla Verde o Dique Norte, llevada a cabo merced al esfuerzo y la inteligencia del Ingeniero Director de la Junta, Cástor Rodríguez del Valle, estuvo finalizada.

En la sesión de la Junta de Obras del Puerto, celebrada el 27 de mayo de 1931, una vez cesado por el Ministro de Fomento, ésta solicitó para tan eximio personaje la concesión de la Medalla de Plata del Trabajo, petición a la que se adhirieron la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Algeciras. No consta que el Gobierno de la República accediera a la citada petición honorífica.

Cástor Rodríguez del Valle falleció en Madrid en 1940 a la edad de setenta y siete años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios