Tribuna Pepe de Lucía, un andaluz de oro

  • La saga de los Lucía perdurará por siempre en la memoria colectiva de una ciudad que les vio crecer no solo como artistas, sino también como personas

Pepe de Lucía, con la La Medalla de Andalucía de las Artes .

Pepe de Lucía, con la La Medalla de Andalucía de las Artes . / Efe

El arte, una cuestión intangible pero que todos sabemos valorar, no conoce de fronteras. Esto posibilita que cualquier manifestación artística pueda llegar a cualquier rincón del mundo, de la mano de quien se dedica en cuerpo y alma a la creación o a la interpretación.

Algeciras, entre sus múltiples valores, cuenta con el de ser cuna de grandes artistas, que han destacado en sus respectivas áreas. Y en esta jornada en la que conmemoramos el Día de Andalucía podemos decir con sumo orgullo que otro de nuestros paisanos ha entrado, por méritos propios, por la puerta grande de la historia de nuestra tierra.

Que el Gobierno autonómico que preside Juan Manuel Moreno Bonilla haya decidido conceder una de las Medallas de Andalucía al algecireño Pepe de Lucía no hace sino poner más aún en valor una prolífica carrera como cantaor, compositor y productor, jalonada de éxitos, pero también de sacrificios, de esfuerzos y de una titánica dedicación.

José Sánchez Gómes creció en el seno de una familia en la que el arte se contaba por quintales. La saga de los Lucía perdurará por siempre en la memoria colectiva de una ciudad que les vio crecer no solo como artistas, sino también como personas. Esa forja humana le imprimió carácter, un carácter que siempre defendió sobre los escenarios, haciendo uso de una de las herramientas más privilegiadas con la que la naturaleza le dotó: su voz.

Pero no solo hablamos de su faceta como cantaor flamenco. Otra de las parcelas en las que Pepe se ha convertido por méritos propios en una referencia, tanto a nivel nacional como internacional, es en la de composición. Artistas de la talla de Alejandro Sanz, del genio inmortal que fue y sigue siendo Camarón de la Isla, el dúo Azúcar Moreno o Remedios Amaya han defendido en su repertorio letras y músicas cuya autoría ha firmado nuestro paisano, y a nadie se le escapa que con un más que notable éxito.

Por todo ello, esta Medalla de Andalucía de las Artes viene a hacer justicia y a refrendar una carrera, artística y vital, de la que aún esperamos mucho. Estoy plenamente convencido de que Pepe de Lucía, un auténtico andaluz de oro, aún tiene bastante que decir en el mundo del arte. En su momento fue un revolucionario del flamenco, junto a su hermano Paco y a Camarón, y los revolucionarios siempre están en la primera línea de la batalla por el arte.

Que nadie entienda esta Medalla de Andalucía de las Artes como un brillantísimo broche de oro a su andadura profesional, porque no lo es. A Pepe de Lucía le queda cuerda para rato, y desde el Ayuntamiento de la ciudad que le vio nacer el 25 de septiembre de 1945 vamos a seguir realizando gestiones y trámites para conseguir que el Gobierno de España, a través del Ministerio de Cultura, le conceda la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes. Creo que es una reivindicación tan justa como anhelada, y que un defensor a ultranza de este Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que es el flamenco se merece.

Quien fuese uno de sus grandes amigos, José Monge Cruz, Camarón de la Isla, dijo en una ocasión que “el flamenco no tiene más que una escuela: transmitir o no transmitir”. Y Pepe de Lucía ha sido un perfecto transmisor no solo de este arte, sino también de sentimientos, emociones y sobre todo, vivencias. Enhorabuena, paisano.

Ahora sí que eres un andaluz de oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios