Operación Tuerca de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria Cae la red de tráfico de hachís de Agapito 'El Rubio', con su hijo menor de edad como lugarteniente

  • La trama empleaba a menores de edad para descargar la droga en Getares y Punta Carnero, en Algeciras, así como para la vigilancia costera

  • La investigación concluye con la intervención de 5,2 toneladas de hachís, una decena de lanchas y varios vehículos mientras que se han bloqueado otras 12 embarcaciones, 34 vehículos y cinco inmuebles

Presentación de la Operación Tuerca

Menores al servicio del narcotráfico e incluso con capacidad de mando y para reclutar a porteadores, también menores, para el trabajo más duro: alijar el hachís en las playas pero con la garantía de que no pisarán la prisión si son arrestados. 

Es lo que han encontrado la Policía Nacional y la Agencia Tributaria en la estructura del grupo dedicado al tráfico de drogas liderado por Agapito El Rubio, miembro del Clan del Chatarrero asentado en la barriada de El Saladillo de Algeciras que acaba de ser desmantelado. En total, 37 personas han sido detenidas en la Operación Tuerca, de las que 14 han ingresado en prisión, entre ellas su supuesto líder, si bien entre los arrestados se encuentran tres menores de edad cuyo destino ha sido la Fiscalía de Menores, como ya adelantó Europa Sur.

Las autoridades, no obstante, estiman que el peso de los adolescentes en la trama de El Rubio, elegidos mayoritariamente con edades de 14 a 16 años, sería mucho mayor porque uno de los tres menores arrestados es el hijo del líder del clan, de 17 años, quien ha ingresado en un centro de menores. El hijo de El Rubio haría las veces de lugarteniente de su padre (de 40 años), así como de captador de porteadores y de puntos, jóvenes dedicados a vigilar los movimientos de las autoridades y dar la voz de alarma en caso de riesgo para la entrega de los cargamentos, según los investigadores. 

En total, las autoridades han intervenido 5.264 kilogramos de hachís de gran pureza por su contenido en THC valorado en unos 12 millones de euros, ocho embarcaciones durante las aprehensiones, 18.000 euros en efectivo, joyas y efectos valorados en otros 50.000 euros y material de vigilancia y comunicaciones como visores térmicos o teléfonos satélite en una investigación que comenzó en octubre de 2020. 

Además, la investigación patrimonial inmediatamente posterior a las detenciones ha logrado bloquear cinco inmuebles, 34 vehículos y localizar otras 12 embarcaciones con un valor aproximado de 1 millón de euros en patrimonio. Los investigadores han tenido que pinchar 104 teléfonos para desmantelar toda la estructura. 

El comisario José Manuel Menacho Aparicio, jefe provincial de Operaciones, junto a Lisardo Capote González, jefe de la unidad combinada de Vigilancia Aduanera de Algeciras, y el comisario Antonio María Delgado de los Reyes, jefe de la Comisaría de La Línea de la Concepción, han explicado este miércoles todos los detalles del operativo coordinado desde la comisaría linense. 

La investigación

El clan de El Rubio alijaba el hachís en las playas algecireñas de Getares y el Faro de Punta Carnero y lo almacenaba en la ciudad. Las autoridades detectaron el pasado  otoño un repunte de los alijos en estos dos enclaves costeros de Algeciras que dieron pie a la investigación concluida la semana pasada, el 14 de abril.

El Rubio guardaba numerosas precauciones para no ser detenido porque, entre otras cuestiones, las autoridades le tenían fichado por numerosos antecedentes vinculados al tráfico de drogas. Le constaban varias órdenes de búsqueda y captura, una de ellas con ingreso directo en prisión. 

La primera aprehensión de hachís vinculada a este grupo se produjo en noviembre de 2020. Entonces, las autoridades detectaron una embarcación sin luces que transportaba 725 kilos de hachís en 36 fardos cerca de Cala Parra, en el entorno del Faro de Punta Carnero. La intervención policial fue un éxito pese a las difíciles condiciones meteorológicas y, además de intervenir la droga, los agentes lograron detener a cinco personas que se habían intentado esconder sin éxito. 

El 30 de noviembre del pasado año, en el mismo lugar, los investigadores lograron intervenir otra embarcación de la trama de El Rubio con otros 14 bultos que contenían 525 kilos de hachís. En este caso, los sospechosos lograron dar esquinazo a las autoridades, pero las investigaciones policiales lograron identificarles.

La intervención de estos dos alijos en menos de un mes en el mismo enclave permitió a la Policía Nacional y a Vigilancia Aduanera constatar que se trataba de una red con actividad casi diaria, por lo que se acordó establecer una vigilancia especial de esta zona de la costa algecireña.

Aquella decisión dio nuevos frutos. Varias intervenciones de droga se sumaron a las de noviembre. La tercera, con otros 1.500 kilos de hachís, tuvo lugar el 19 de febrero. La droga fue interceptada tras una persecución de la patrullera de Vigilancia Aduanera a la narcolancha que los transportaba.

La cuarta aprehensión, de nuevo en el mismo lugar, se produjo tras establecerse un dispositivo nocturno. En este caso fue intervenida una embarcación que había arribado a costa junto al Faro de Punta Carnero y que cargaba con otros 1.413 kilos de hachís distribuidos en 42 fardos. Los agentes detuvieron en esta ocasión a cinco personas.

Hubo dos intervenciones más antes de dar por descabezado el clan. Fueron detenidas otras cinco personas. En la quinta, se intervino un vehículo que portaba 385 kilos de droga, con tres arrestos. La sexta y última aprehensión se saldó con dos arrestados más que intentaban alijar 715 kilos de hachís.

En estas seis intervenciones había un patrón común: menores como porteadores o puntos de vigilancia, empleados cada vez más frecuentemente por las mafias por su doble ventaja. A un menor salario por su edad se le suma la imposibilidad de imputarles delitos si se encuentran por debajo de los 14 años. 

La explotación

Las entradas y registros para desmantelar toda la trama tuvieron lugar la semana pasada. El 14 de abril, más de 250 agentes de ambos cuerpos de seguridad efectuaron siete entradas y registros simultáneos para detener a los cabecillas de la red. 

Durante las investigaciones y en los registros se han practicado 37 detenciones, con otras nueve personas en búsqueda y captura de origen magrebí. Los investigadores consideran que estas personas buscadas serían los responsables del blanqueo del dinero obtenido por la trama y que esta práctica se estaría efectuando en Marruecos

No fue fácil detener a El Rubio. Cuando se vio cercado intentó huir por una azotea aunque los agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional lograron darle alcance. 

Operación Tuerca de la Policía Nacional y Aduanas

"Estamos satisfechos con el objetivo de la colaboración entre cuerpos de seguridad y con el restablecimiento de la autoridad", ha valorado el comisario José Manuel Menacho Aparicio, jefe provincial de Operaciones.

Para Antonio Delgado, jefe de la Comisaría de La Línea, la operación demuestra que el tráfico de drogas en el Campo de Gibraltar no está solo liderado por sus más conocidos narcotraficantes: el Messi del hachís y El Castaña. "Hay muchos grupos que en cualquier momento llenan las costas de droga", ha advertido. 

Lisardo Capote, jefe de la unidad combinada de Vigilancia Aduanera de Algeciras, ha destacado junto con la colaboración de las autoridades el hecho constatado de la presencia de menores en la trama desmontada. "Menores que una vez que entran en este mundo, es difícil que salgan", ha valorado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios