Fitonovo El juez sentará en el banquillo a Sánchez Rull por el caso Body Factory

  • Le atribuye un delito de prevaricación y otro de cohecho por el concurso que adjudicó el gimnasio

  • Junto al ex concejal serán enjuiciados tres directivos que supuestamente le pagaron por ello

Diego Sánchez Rull en la puerta del Palacio de Justicia de Algeciras. Diego Sánchez Rull en la puerta del Palacio de Justicia de Algeciras.

Diego Sánchez Rull en la puerta del Palacio de Justicia de Algeciras. / José María Quiñones

El ex alcalde socialista de Algeciras Diego Sánchez Rull se sentará en el banquillo por el caso Body Factory. El juez José de la Mata ha dictado el auto de apertura de juicio oral, en el que le imputa los delitos de prevaricación y cohecho por el supuesto cobro de al menos 148.000 euros a cambio de la adjudicación a Body Factory Gestión del contrato de construcción y explotación del polideportivo El Calvario. Junto a él serán juzgados tres directivos de las empresas Fitonovo y Body Factory Franquicias, que habrían pagado esa cantidad.

El caso se remonta al año 2010, cuando salió a concurso la edificación del centro deportivo y su explotación por 45 años. Se presentaron tres entidades, pero finalmente la elegida fue Body Factory Gestión, participada en un 49% por Fitonovo y un 51% por Body Factory Franquicias. El juez considera en su escrito que para conseguir la adjudicación a esa empresa se habría producido “una valoración fraudulenta de los criterios de adjudicación expuestos en el pliego de condiciones, en virtud de los informes técnicos realizados y de la valoración realizada por la mesa de contratación”, órgano presidido por Sánchez Rull como teniente de alcalde delegado de Contratación en aquellos momentos.

Esa valoración fraudulenta tendría detrás una importante cantidad: 279.360 euros. Una cifra cuya entrega estaría acreditada por la documentación intervenida relativa a la caja B de Fitonovo, corroborada además con recibos de entrega de dinero. Según explica el magistrado, se han encontrado varios documentos y archivos informáticos en los registros realizados a la sede de las empresas implicadas que los justifican, entre ellos dos asientos contables de 130.000 y 18.000 euros que atribuye a pagos a Sánchez Rull. Pero además hay declaraciones del personal de Fitonovo que abundan en la veracidad de los apuntes contables y documentos encontrados referentes a la caja B.

Así, el director comercial de la empresa declaró que hubo que entregar una cantidad económica para conseguir el contrato, mientras que otro de los interrogados aseguró que Fitonovo había pagado 180.000 euros que suponía habían sido entregados al alcalde o persona encargada del proyecto. Uno de los imputados, comercial de Fitonovo, reconoce haber entregado en dos ocasiones una bolsa que creía llena de documentos al supuesto intermediario de Sánchez Rull.

El magistrado considera que hay indicios de que el ex alcalde recibió 148.000 euros a cambio de la adjudicación del contrato del polideportivo

Otras de las pruebas recabadas durante la instrucción son los correos enviados entre las diferentes personas implicadas. Uno de ellos lleva como asunto un expresivo “fondo de reptiles”. En otros dos se resumen las aportaciones y la supuesta liquidación de los pagos por la concesión del polideportivo. Llamadas telefónicas corroboran el tránsito de dinero y De la Mata concluye que “las evidencias disponibles permiten afirmar indiciariamente que las comisiones ilícitas fueron entregadas a Sánchez Rull” a través de un intermediario.

Con la aparición de esta figura surge una nueva rama en el caso: con él tenía vínculos societarios a través de la empresa El patio de mi casa, que licitó con el Ayuntamiento un contrato para la construcción y explotación de una escuela infantil mientras Sánchez Rull pertenecía al equipo de gobierno. En la creación participa una sociedad relacionada con el intermediario y su esposa, que posteriormente compra participaciones. Finalmente, la esposa de Sánchez Rull acaba siendo apoderada de la sociedad y directora del centro. Esa sociedad adquirió un vehículo Audi mediante renting que “pudiera haberse tratado del beneficio” que el intermediario habría recibido por su participación en los hechos.

El juez acaba acusando al ex alcalde de prevaricación por haber adjudicado ilícitamente el contrato de construcción y explotación del polideportivo, mediante “la emisión de informes técnicos que valoraron irregularmente la oferta de Fitonovo y Body Factory, asignándole mayor puntuación que a otras ofertas concurrentes”. También le imputa un delito de cohecho pasivo cometido por funcionario público, por haber recibido “al menos 148.000 euros de dádiva ilegal”. El magistrado también establece una fianza de 148.000 euros al acusado; en caso de no pagarla se le embargarán bienes por esa cantidad. Asimismo, marca una multa de 6.000 euros que requerirá otros 8.000 de fianza.

El juez también imputa un delito continuado de cohecho activo cometido por particular a tres directivos de Fitonovo y Body Factory franquicias, por existir “numerosos indicios” de que participaron en hacer llegar esa cantidad al ex alcalde. A ellos se les reclaman fianzas de 8.000 euros para una multa de 6.000.

Por otra parte, el juez acuerda el sobreseimiento provisional de las actuaciones en el caso del intermediario de Sánchez Rull y de otro directivo de Fitonovo a pesar de que considera que hay pruebas de su intervención activa en el caso. Los exonera de forma “obligada” al no existir acusación del fiscal, remarca. En cambio, la Fiscalía si pide una imposible apertura de juicio oral para tres técnicos municipales a pesar de que en noviembre de 2017 se dictó el sobreseimiento provisional de las actuaciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios