Algeciras

La Audiencia Provincial manda prisión para los Castañitas

  • La sala revoca la libertad bajo fianza dictaminada por el juzgado de La Línea

  • Francisco Tejón reingresa de inmediato en la cárcel, mientras Antonio permanecerá en Albolote

Francisco Tejón, llegando a la Sección de Algeciras de la Audiencia Provincial Francisco Tejón, llegando a la Sección de Algeciras de la Audiencia Provincial

Francisco Tejón, llegando a la Sección de Algeciras de la Audiencia Provincial / Jorge del Águila

Francisco y Antonio Tejón, los líderes del clan de los Castañitas, han visto revocada su libertad bajo fianza. En una vista celebrada esta mañana, la sección de Algeciras de la Audiencia Provincial de Cádiz ha decidido revocar el auto dictado el pasado mes por el juzgado de Primera Instancia número 2 de La Línea, que dejaba en libertad a los hermanos bajo una fianza de 120.000 euros para Francisco, que salió en el momento de prisión, y de 200.000 para Antonio, que sigue encarcelado no obstante en Albolote (Granada) por otra causa.

Tanto Francisco como Antonio (este por videoconferencia desde Albolote) han defendido su libertad ante la sala de la Audiencia. Ambos han defendido su inocencia de los hechos que les imputan y se han mostrado dispuestos a comparecer cada día ante el juzgado que se les asigne hasta que se produzca el juicio. "No voy a fallar al juez que me ha puesto la fianza", ha destacado Francisco en la sala. "Quiero que llegue el juicio y poder defenderme", ha asegurado a los magistrados. Su hermano Antonio ha pedido perdón y ha afirmado que “lo que quiero es terminar mi condena, salir y estar con mi familia. Todo el mundo tiene una oportunidad en la vida, por qué no me la van a dar a mí”.

La Audiencia ha dado más peso a los argumentos de la Fiscalía. La fiscal había reclamado que se revocase la decisión de dejarlos en libertad alegado la extrema gravedad de los hechos que se les imputan a ambos hermanos, investigados por presuntos delitos contra la salud pública y organización criminal, que "supondrían penas superiores a los 9 años". El Ministerio Público ha hecho una petición inicial de 15 años de prisión.

También ha destacado en la vista la existencia de conversaciones telefónicas que apuntan a ambos hermanos como jefes de una organización que ha mantenido un actividad delictiva continuada. Y ha remarcado que el "riesgo de fuga está más que constatado", después de que ambos hermanos se fugasen ya en 2016 y al contar estos con un patrimonio de 20 millones de euros según la investigación desarrollada en torno a ellos (un dato que las defensas de los investigados han negado).

Ambos letrados han criticado en su defensa que en las diligencias a las que ha hecho referencia la Fiscalía para argumentar la existencia de indicios contra los dos hermanos no existen tales indicios. La defensa de Antonio Tejón ha llegado a asegurar que "los indicios contra mi patrocinado son de risa, inexistentes, circunstanciales". "No se le ha visto salir de una casa, embarcación o vehículo investigado, no hay conversaciones, no hay droga. Los indicios se basan en la convicción policial, son sospechas. Entiendo que puede servir para iniciar una investigación, pero no basar una prisión provisional", ha alegado la abogada.

El letrado de Francisco Tejón ha llegado a advertir a la sala que en el caso de que revocase la libertad de los Castañitas significaría que “está contaminada” y habría un motivo de recusación.

En cuanto al riesgo de reiteración delictiva, el letrado de Francisco Tejón ha remarcado que este "no tiene antecedentes penales, los tiene cancelados". Y entre 2015 y 2019 no ha tenido “una requisitoria ni antecedente penal por tráfico de drogas. ¿Cuál es el dato objetivo en el que basa la fiscal el riesgo de reiteración delictiva?”.

Ambas defensas han coincidido también en remarcar el largo trámite que le queda por delante a un procedimiento que ha pasado a sumario ordinario con múltiples imputados. Ante esa previsible demora, no cabe mantener la prisión provisional a su juicio.

Y también han rechazado el riesgo de fuga. Tras su paso por prisión, los hermanos habrían cambiado la forma de ver la situación. En el caso de Antonio, ha remarcado su abogada, está el arraigo de sus siete hijos, pero también la experiencia de seis meses en aislamiento. Y en el de Francisco, “si quisiera irse al extranjero no hubiera comparecido en el juzgado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios