SERVICIOS MUNICIPALES

El Centro Documental José Luis Cano de Algeciras pasa de tener 9 a 3 trabajadores en diez años

Dos jóvenes intentan subir a la biblioteca a través del ascensor, que no funciona.

Dos jóvenes intentan subir a la biblioteca a través del ascensor, que no funciona. / Jorge del Águila

Fue en el otoño de 2014, hace casi una década, cuando el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, con su equipo de gobierno al completo, inauguró el Centro Documental José Luis Cano, un inmueble que albergaría la biblioteca central de la localidad, así como el archivo histórico y el archivo notarial, además de fondos fotográficos.

Con ese edificio de tres plantas ubicado en la calle Periodista José Vallecillo, unido al del Campus Tecnológico justo al lado y la presencia de la emblemática Escuela de Arte, la zona se convertiría en "un referente de la formación", según explicó en su momento el Ayuntamiento algecireño. Landaluce añadió que el nuevo centro documental contaría con “unas instalaciones de vanguardia a la altura de la capitalidad de Algeciras".

José Ignacio Landaluce y Pilar Pintor en la inauguración del Centro Documental José Luis Cano en 2014. José Ignacio Landaluce y Pilar Pintor en la inauguración del Centro Documental José Luis Cano en 2014.

José Ignacio Landaluce y Pilar Pintor en la inauguración del Centro Documental José Luis Cano en 2014. / E.S.

Cuando abrió sus puertas, había nueve trabajadores. Con el paso del tiempo, cinco de esos empleados se han jubilado, sin ser sustituidos. Actualmente, la plantilla está formada por cuatro personas, y una está de baja. Por tanto son tres los trabajadores en la actualidad para ocuparse a todas las plantas, en turnos de mañana y tarde, de 8:30 a 20:30.

En la práctica, el 33% de la plantilla tiene que gestionar el 100% del espacio. Esto provoca que el personal, bajo su responsabilidad, cierra cada día alguna de las plantas (generalmente la 2º) al no poder atender a los usuarios correctamente.

El escaso personal unido a la falta de mantenimiento está provocando una drástica disminución del número de visitantes que utiliza las instalaciones del Centro Documental José Luis Cano. Como ejemplo, media sala de lectura, en la tercera planta, está apagada desde que hace meses se fundieron las bombillas, las cuales no son reemplazadas a pesar de las repetidas peticiones de material que realizan los empleados. 

Como ya ha expuesto Europa Sur, la red de wifi pública también da problemas, hay puertas rotas y los ascensores están clausurados porque no cumplen con la nueva normativa de Inspección Técnica Complementaria (ITC). 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios