Algeciras

Alamillos levanta el freno

  • Una constructora trabaja en la zona para edificar 350 VPO · Los 168 pisos de renta libre tienen guardas que evitan que desvalijen las casas · Presentan una alegación a la formación de la junta de compensación

Comentarios 4

El colapso de la construcción de viviendas se ha notado en Algeciras, que no es una excepción a la regla que asola el país. Alamillos Oeste es un buen ejemplo aunque no el único. Este ambicioso proyecto urbanístico nació con la crisis como compañera de viaje e intenta a duras penas levantar el vuelo.

Hace un mes los camiones cargados de tierra van de una parcela a otra en Alamillos. Bigeco vendió su parcela a Hercesa, una empresa de Guadalajara que es ahora la encargada de construir las 350 viviendas protegidas. Gabriel Elipe, jefe de obra, explica a este diario que hace un año que adquirieron la promoción y que en dos años y medio aproximadamente la obra estará terminada.

Al lado de esta amplia parcela donde la tierra ya se mueve hay 168 pisos acabados y listos para ser estrenados. Un guarda y varios perros vigilan los edificios que están indemnes pese a los malos tiempos que corren. "El 20 de marzo hará tres años que trabajo aquí como guarda", revela Diego Blas.

Este vigilante reconoce que si a la constructora se le hubiera ocurrido dejar abandonados a su suerte los inmuebles ya no habría nada en ellos. "En 24 horas lo hubieran desvalijado todo. La gente viene muy rápido para llevarse puertas, ventanas, sanitarios y todo lo que encuentren a su paso. Eso si no deciden meterse a ocupar las viviendas", explica Blas desde un espacio donde divisa todo el terreno. Los perros que le acompañan ladran al mínimo ruido. Todo está bajo control.

Los 168 pisos que vigila durante el turno cuentan con piscina y pistas de paddle. Además cada casa tiene bañera de hidromasaje y suelos de mármol pulido. Diego Blas es de la zona y conoce muy bien a la gente, lo que es un punto a su favor para ejercer su trabajo con éxito. Comenta sonriendo que en verano le sorprendieron unos jóvenes con indumentaria deportiva y palas que querían aprovechar las pistas.

Para llegar a esta zona hay que subir por un camino de tierra que ahora los camiones han nivelado. No obstante, cuando llueve llegar arriba se complica porque la urbanización a estas alturas es cero. No hay calles ni alumbrado, ni aceras ni nada que haga la zona hospitalaria. Se trata de edificios acabados sin viales ni canalizaciones, un requisito imprescindible para irse a vivir a una casa.

Las personas que adquirieron estos pisos ya no están pagando ya que terminaron de abonar las 25 letras antes de la entrega de llaves. Los inmuebles además pasaron a manos de Caixanova. Un ejemplo más en Algeciras del parque inmobiliario que aglutinan los bancos y las cajas.

El retraso en la entrega de las viviendas prevista por última vez para junio del año pasado y la falta de conclusión de los accesos a la zona provocó que los compradores empezaran a ponerse nerviosos. Una persona que había abonado 36.000 euros para la adquisición de su piso llegó a un acuerdo con el banco y recibió el 85% de lo abonado para rescindir el contrato. Ella es de las que piensan que es David contra Goliat y que aunque ha perdido 6.000 euros ha recuperado una amplia parte de su inversión. Otros sin embargo han preferido ir a los tribunales y algunos han visto colmadas sus expectativas porque han recuperado el dinero y los intereses y además no han abonado las costas judiciales. Otra afectada explica que se encuentra a la espera de la vista previa y está animada porque los que recorrieron antes este camino han conseguido lo que querían.

Los que ya no están vinculados a esta promoción aseguran que la entidad bancaria lo que quiere es que pase el temporal, es decir la crisis, y empezar de nuevo a vender las viviendas. "Nos citaron en el hotel AC para darnos dos opciones, o aceptar el 85% de lo que invertimos o quedarnos con la casa con una rebaja del 5% y con la entrega de llaves prevista para finales de 2012", argumentaron.

No obstante, antes de estos derroteros cuando los que adquirieron estos pisos veían pasar el tiempo sin ver una carretera que les llevara hasta su futura casa se agarraron al Campus Tecnológico como la única puerta abierta a la esperanza. Sin embargo, el tren en este sentido también pasó de largo. Antes de finalizar este año el Ayuntamiento tenía que justificar el empleo de los 5,5 millones de euros que la administración central había aportado para el primer edificio universitario. Ante la falta de junta de compensación, responsable de urbanizar toda la zona, se cortó por lo sano y se buscó una alternativa para levantar el campus que irá en Capitán Ontañón.

En este sentido, ni la Universidad de Cádiz ni la Junta de Andalucía descartan que el Campus Tecnológico se construya en Alamillos como se propuso desde un principio. Un hecho que dependerá de si hay dinero o no para invertir en este proyecto.

Sobre la junta de compensación el concejal de Urbanismo, Diego González de la Torre, recordó que el Ayuntamiento de Algeciras, a través de un decreto, aprobó su constitución provisional y sus estatutos. Los propietarios de las parcelas presentaron a la administración local un proyecto que ya obtuvo el visto bueno del alcalde, José Ignacio Landaluce; y que ha estado en exposición pública. El concejal delegado explicó que en este plazo se ha presentado una alegación que sigue su curso antes de que el Consistorio dé luz verde de forma definitiva a la conformación de la junta.

Por su parte, el jefe de obras de Hercesa augura que en menos de un año "si se ponen de verdad" la urbanización debe estar lista. Elipe añade que jóvenes que salieron agraciados en el sorteo de VPO de Bigeco acudieron a Alamillos para conocer de primera mano en qué situación se encuentra su futuro. "Nosotros hemos comprado el proyecto y esto marcha adelante. No engañamos a nadie", asegura.

Hay gente que confió en empezar una nueva vida en Alamillos pero que en el transcurso de la difícil situación económica ha preferido abandonar el tren. Si bien es cierto que la falta de dinero no se va a arreglar de un día para otro también lo es que hace mucho que no había movimiento y que desde el 4 de octubre los camiones van de un lado para otro. Es una señal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios