Vivir el sur

El legado de los Meriníes en Algeciras

El historiador Antonio Torremocha en las ruinas meriníes de Algeciras.

El historiador Antonio Torremocha en las ruinas meriníes de Algeciras. / Erasmo Fenoy

El origen de Algeciras se remonta, para algunos autores, en la ciudad púnica de Carteia que, tras la repoblación realizada por Augusto, pasaría a ser Iulia Traducta. Ha sido cuna de multitud de civilizaciones que han ido dejando su huella a lo largo de la historia, entre ellas, la del pueblo de los Meriníes, encargados de la construcción de una muralla medieval y los Baños Reales de al-Binya que aún pueden verse en la ciudad.

Un paseo por el centro del municipio nos lleva hasta el Parque Arqueológico de las Murallas Meriníes, un enclave en el que se encuentran los restos de cuatro torres de origen bajomedival y dos de origen desconocido a lo largo de 100 metros de muralla.

El foso, de unos nueve metros de profundidad, se encuentra bien conservado. Destaca el excelente estado de un puente de mampostería, la escarpa, contraescarpa y el arranque de la barbacana situado en la conocida como Puerta de Gibraltar.

En total, el conjunto abarca unos 6.000 metros cuadrados y se completa con un centro de interpretación en el que se exponen diversos elementos arquitectónicos singulares localizados en el lugar. El tramo de muralla medieval, situado en la prolongación de la avenida Blas Infante, está datado en el siglo XIII y fue restaurado y acondicionado para integrarse en el espacio urbano como Parque Arqueológico.

Las visitas pueden realizarse de lunes a viernes en dos tramos: de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Los sábados solo en horario de mañana. La entrada es gratuita.

Baños Reales de al-Binya

Entre las calles Rocha y Muñoz Cobos, en el verano de 1996 se localizaron los restos de los Baños Reales de al-Binya que fueron construidos por el emir Abu Yusuf Yaqub entre los años 1279 y 1285.

Este hallazgo de muros perimetrales, parte del sistema de canalización y un pavimento fue trasladado al Parque María Cristina. El pozo se completó con la construcción de una noria, réplica de una del siglo XIII.

En la sala IV del Museo Municipal pueden verse otros objetos y materiales relacionados con la higiene doméstica y cangilones de la noria, todo ello encontrado en dichos baños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios