Tarifa

El puente viejo sobre el río de la Vega

  • Es uno de los tres puentes antiguos, todos en desuso y más o menos arruinados, que salvaban los tres ríos de la vega tarifeña

  • Un frondoso matorral, poco menos que impenetrable, apenas dejar ver este bucólico puentecillo

El puente, casi oculto por una frondosa vegetación.

El puente, casi oculto por una frondosa vegetación.

Este es uno de los tres puentes antiguos, ahora todos en desuso y más o menos arruinados, que salvaban los tres ríos de la vega tarifeña, cuyas aguas se juntan en la playa de Los Lances antes de alcanzar la orilla del mar. 

Saliendo de Tarifa con rumbo a Cádiz, el río de la Vega es el primero que cruzamos, justo al dejar atrás la zona urbanizada; luego vienen los ríos Salado y Jara. El pequeño puente que nos ocupa se encuentra a escasos 50 metros más arriba del actualmente operativo. Existe desde tiempo inmemorial, y siendo antes de madera, sufría continuos destrozos por los habituales aluviones del invierno. También fue inutilizado intencionadamente al menos en una ocasión: en diciembre de 1811, como estrategia de defensa al aproximarse las tropas napoleónicas por la torre de la Peña en su intento de conquistar la plaza.

Ahora se cumplen los 200 años de su última y completa reconstrucción, llevada a cabo en el verano de 1821 tras haberlo destruido una fuerte avenida en el mes de enero precedente. El vecindario reclamó su pronta reparación, ya que faltando este paso en el llamado Camino Real quedaba el pueblo “sin auxilio y cortada enteramente la comunicación” a la amplia campiña de cultivos, así como con las poblaciones con las que se tenía más tráfico y comercio, como son Vejer, Medina o Cádiz.

Situación del puente viejo sobre el río de la Vega. Situación del puente viejo sobre el río de la Vega.

Situación del puente viejo sobre el río de la Vega.

El Ayuntamiento trató de solventar el asunto con toda la urgencia que requería en previsión de “sufrir los mayores clamores y alborotos públicos si prontamente no se principia a construir”. Para costear esta obra debió imponer un arbitrio de 20 reales en arroba de vino, aguardiente y otros licores que consumiesen los vecinos durante tres meses. La recaudación de este impuesto temporal no resultó fácil, llegando el alcalde a amenazar a los díscolos taberneros con apremiarles mediante la fuerza militar y cerrar sus tabernas si no lo pagaban.

Son bien visibles los sencillos materiales constructivos y su desgaste. Son bien visibles los sencillos materiales constructivos y su desgaste.

Son bien visibles los sencillos materiales constructivos y su desgaste.

El 20 de agosto de 1821, la obra fue adjudicada en pública subasta a los maestros albañiles Andrés de Barrios y Antonio Gómez, que la ejecutarían con un presupuesto de 11.000 reales. Los alarifes municipales realizaron un exhaustivo reconocimiento del terreno donde se debía construir, así como un informe declarando que el puente quedaría “firme, sólido y duradero” si se ajustaba a lo planteado en el proyecto presentado. Los trabajos de reconstrucción solo llevaron un mes, habiendo aumentado la anchura en unos 30 centímetros respecto del anterior puente; además, se le añadió una zapata de piedra para recibir y amortiguar el golpe de la corriente.

Lo que tenemos es un puente de un solo ojo, con arco de rosca de ladrillo, apoyado en pilares de cantería. Sus tres metros de ancho total comprenden el piso de ladrillos, que mide 2,30 m; y los dos pretiles, de 37 cm de grosor cada uno, de mortero con una mezcla de piedras y algunos ladrillos. En fin, una construcción de poco porte, pero de enorme utilidad en su momento, cuya simplicidad y solidez aún podemos apreciar.

Su restauración es posible y deseable

Un frondoso matorral, poco menos que impenetrable, apenas dejar ver este bucólico puentecillo, que ha resistido algo milagrosamente el paso del tiempo, los embates de las frecuentes riadas invernales y la dejadez al haberlo dado por inútil. Así que ni tan mal después de todo. Pero no es cosa de que sigamos abandonándolo a su suerte. Como patrimonio monumental tarifeño, su conservación es obligada, eliminándolo de la indeseada lista de construcciones históricas locales maltratadas. Esta actuación no supondría más que un exiguo coste para las arcas públicas. También conviene su conservación por constituir una muestra de los puentes existentes en el casco urbano hasta finales del siglo XIX.

Se aprecia el piso de ladrillo desnudo y los daños en los pretiles. Se aprecia el piso de ladrillo desnudo y los daños en los pretiles.

Se aprecia el piso de ladrillo desnudo y los daños en los pretiles.

Y ya puestos, la reparación podría acompañarse del acondicionamiento de sus inmediaciones como un pequeño parque o paseo fluvial, con lo que nuestra ciudad contaría con un nuevo e interesante atractivo paisajístico y cultural. Poniendo por caso que la restauración se ejecuta, imaginemos, por ejemplo, lo espectacular que resultaría contemplar la anual romería de la Virgen de la Luz cruzando por este viejo puente de la Vega, como lo hacía antiguamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios